La feroz represión policial y militar dejó un saldo de diez muertos y 65 heridos 

Luis Fernando Valverde estaba al frente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y en el momento de mayor tensión posterior al golpe de Estado fue quien decidió el destino del operativo.

La Fiscalía de Bolivia imputó al general retirado Luis Fernando Valverde por homicidio y lesiones graves durante la feroz represión desplegada en la planta de gas de Senkata el 19 de noviembre de 2019. Valverde estaba al frente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y en los días posteriores al golpe de Estado fue quien decidió el destino del operativo militar y policial que culminó con 10 manifestantes muertos y al menos 65 heridos. “Ahora queda esperar que la autoridad jurisdiccional fije fecha y hora para la audiencia de medidas cautelares donde pediremos la detención preventiva del sospechoso”, sostuvo Marco Antonio Cossío, fiscal departamental de La Paz.

Cossío dijo que reunió testimonios de testigos que implican a Valverde al dar órdenes militares que no le correspondían, y agregó que la investigación será ampliada a los entonces ministros de Gobierno y de Defensa, Arturo Murillo y Luis Fernando López, piezas centrales del gobierno de facto de Jeanine Áñez. “Seguiremos en la lucha hasta conocer a nuestros verdugos, sabemos de dónde vinieron las balas y llegaremos a la verdad. Nuestro pedido de justicia es inclaudicable”, aseguró en diálogo con PáginaI12Iván Hidalgo Mejía, herido en Senkata.

PUBLICITÉEl 19 de noviembre de 2019 fuerzas militares y policiales buscaban abrir el paso para llevar combustibles desde una refinería de la petrolera estatal YPFB situada en el barrio alteño de Senkata hasta La Paz, que estaba cercada y desabastecida por bloqueos desatados tras el golpe de Estado contra el expresidente Evo Morales. Ese día se registraron violentos enfrentamientos entre las fuerzas represivas y los manifestantes leales a Morales

En el momento de mayor tensión, Valverde dio la orden para que seis tanquetas que escoltaban a los camiones cisternas con combustible retornen a la refinería donde se producía la manifestación. Estos vehículos llevaban cada uno a una decena de militares que reforzaron al contingente que ya estaba dentro de la planta. “Posteriormente se presume que los efectivos militares, bajo orden jerárquica y aquiescencia de sus superiores habrían reprimido a la población civil con armamento y munición letal”, asegura el comunicado de la Fiscalía de La Paz.

El fiscal Cossío relató que en un principio se había logrado hacer el operativo de forma exitosa, logrando salir los convoys de la planta de Senkata. Frente a esa situación, algunos manifestantes tumbaron muros perimetrales y las protestas se volvieron más enérgicas. “Lo curioso de este general de las fuerzas armadas es que en ese momento simplemente ejercía el cargo de Director de la ANH. Sin embargo, cuando llegan al regimiento Ingavi, ante el conocimiento de que se estaría intentando ingresar a la planta de Senkata, toma contacto con el exministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, y dispone ponérselo nuevamente en el grado de general”, relató el fiscal departamental de La Paz. 

https://iframely.pagina12.com.ar/api/iframe?url=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3D5aNLNHeZAyk&v=1&app=1&key=68ad19d170f26a7756ad0a90caf18fc1&playerjs=1