Después del pasaje de la tempestad Agatha, inundaciones y deslizamientos de tierra ya mataron por lo menos 150 personas y dejaron centenas de desabrigados por toda América Central. Decenas de personas continúan desaparecidas, solamente en Guatemala murieron 123.

Mientras que lo equipos de salvamento tratan llegar a las comunidades aisladas por líneas ferroviarias destruidas y puentes destruidos, decenas de personas continúan desaparecidas.

 

En Guatemala, 123 murieron y por lo menos 90 están desaparecidos. En el departamento de Chimeltenango, deslizamientos enterraron decenas de indígenas de comunidades rurales y mataron por lo menos a 60 personas, según el gobernador Erick de León. «El departamento está destruido. Hay muchos muertos, las rutas están bloqueadas, los refugios llenos. Necesitamos de agua, comida ropas y  frazadas, pero sobre todo, de dinero», dijo el gobernador.

En total, cerca de 110.000 personas fueron evacuadas de sus casas en Guatemala. También hubo evacuaciones en Honduras, en donde 17 personas murieron y las previsiones indican más lluvias.