A cuatro años de la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador se reunió  con los familiares de los estudiantes en la Ciudad de México.

Frente a ellos, se comprometió a esclarecer el caso de Iguala, y a tal efecto, anunció la creación a partir de diciembre próximo de una Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia.

En la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014, fueron 43 los normalistas que desaparecieron en Iguala, una ciudad del estado de Guerrero. Desde entonces, nunca más aparecieron y hasta la fecha se desconoce su paradero. Las indagatorias conducidas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto determinaron que los estudiantes fueron incinerados en un basurero. Pero los padres de los desaparecidos nunca aceptaron estas conclusiones que fueron rechazadas por expertos internacionales.

De ahí la necesidad de retomar las investigaciones en busca de la verdad y de la justicia. Es lo que se propone hacer el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Por eso, este miércoles, se reunió en privado con los familiares de los estudiantes, con los cuales se comprometió a crear una comisión especial.

Con este anuncio, López Obrador trae a los padres de los desaparecidos una luz de esperanza, después de cuatro años de pocos avances, resalta Epifanio Álvarez quien busca a su hijo: “Siento una gran rabia por tanto tiempo perdido, esa impotencia, esa rabia de ver al gobierno que obstaculizó y nunca, en ningún momento, nos dio esperanza”.

Esta comisión reunirá a diversos actores, incluso a organismos internacionales, como lo precisa Alejandro Encinas quien será el subsecretario de Derechos Humanos en el próximo gobierno de López Obrador: “Estarán los padres y madres de las víctimas, los organismos de Derechos Humanos que los han apoyado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos y las instituciones del Estado mexicano que sea necesario que participen”.

Con este cambio de rumbo, se abren nuevas perspectivas para los familiares de los 43 estudiantes que van a poder participar a la búsqueda de sus hijos, a quienes aún tienen la esperanza de encontrar con vida, como lo reconoce Blanca Luz Nava: “En estos cuatro años, es el primer día en que salimos con la esperanza de encontrar a nuestros hijos, volver a abrazarlos, tenerlos a nuestro lado, decirles que los amamos y que nunca hemos dejado de luchar por ellos”.

Creación de una Comisión de la Verdad sobre el caso Ayotzinapa

Este miércoles, Andrés Manuel López Obrador anunciará la creación de una Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia sobre el caso Ayotzinapa. El presidente electo de México lo dará a conocer durante una reunión con los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014.

Este 26 de septiembre se cumplen cuatro años de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa. Las autoridades mexicanas dicen que los jóvenes fueron asesinados y sus cuerpos incinerados en un basurero de la zona por un grupo criminal que opera en el estado de Guerrero.

Sin embargo, múltiples voces, entre ellas las de los familiares de las víctimas, rechazan las conclusiones de la investigación oficial. Después de cuatro años de búsqueda incansable, de dolor y desesperación, por fin se abre une luz de esperanza para los padres de los 43 normalistas desaparecidos, gracias a la creación de una Comisión de la Verdad.

Eso significa que a partir de diciembre próximo se va a reabrir la investigación que se estancó desde que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto estableció lo que llamó la “verdad histórica”, o sea que los estudiantes habían sido incinerados por narcotraficantes en un basurero cerca de Iguala.

Esas conclusiones han sido desmontadas por expertos internacionales. Además, la investigación ha sido plagada de irregularidades, y no hay ni una sola sentencia condenatoria para los presuntos responsables.

Por lo tanto, el próximo gobierno de López Obrador quiere ir a fondo en la investigación para conocer el paradero de los estudiantes. También pretende abrir procesos penales en contra de funcionarios que cometieron abusos, alteraron la escena del delito u obtuvieron testimonios bajo tortura.

Por Patrick John Buffe

http://es.rfi.fr