Durante su discurso anual a la conferencia dedica a la memoria de Sergio Vieira de Mello, que, en este año, se cumple el décimo aniversario del atentado de Bagdad, el Secretario General de las Naciones Unidas hizo un llamado a los dirigentes del mundo para seguir el ejemplo de Vieira de Mello por el compromiso a favor de las personas víctimas de los conflictos.

«Que su ejemplo, y el de todos nuestros colegas caídos, continúe a inspirarnos a actuar, sabiendo que la capacidad de transformar nuestro mundo está entre nuestras manos, si tenemos el coraje», subrayó Ban Ki-moon, recordando que numerosas situaciones actuales en el mundo son causas de sufrimientos y deben ser resueltas.

Una ataque dirigido contra los escritorios de la ONU en Bagdad en 2003 26706-canal-hotel-400mató 22 empleados de la ONU, de los cuales el enviado especial Sergio de Vieira de Mello, y herido más de 150 personas.

«Como lo mostraron Sergio y los otros colegas muertos al servicio de la ONU, y como lo muestra el personal de la ONU y de nuestros socios comprometidos en los contextos de guerra y de catástrofes, la ONU está dedicada a cumplir su misión humanitaria», subrayó Ban Ki-moon.

«Es posible cambiar situaciones desesperadas. No hay que, jamás, abandonar», declaró Ban Ki-moon recordando el mensaje de Vieira de Mello.

Un ejemplo actual de este tipo de situación es Siria, en donde la ONU aporta una asistencia humanitaria y trata de ayudar a los civiles.

siria-400Sin embargo, » aquellos que detienen el poder político y que son capaces de cambiar las cosas son responsables frente a cada madre y cada niño y deben explicar por qué no paran con las masacres»., explico el Secretario General, recordando que la búsqueda de una solución militar en ese país lo está llevando a su fin.

Numerosas situaciones, mediatizadas, continúan a producir sufrimientos enormes para los civiles, como en Mali, Republica Democrática del Congo o en Gaza, Palestina. Solamente la atención no resuelve los problemas.

Ban Ki-moon hizo un llamado sobre lo que llamó; «las crisis olvidadas», como la situación en República centroafricana, en donde centenas de miles de personas necesita ayudan urgentemente y en donde niños son obligados a hacer la guerra.

La ONU mandó un mensaje a los donadores para obtener los 129 millonesles refugies congolais de dólares necesarios para encaminar ayuda humanitaria que permitiría reducir el sufrimiento de civiles en ese país, pero hasta ahora» ni un centavo ha sido recibido», lamentó el Secretario General.

Sin embargo, también hay éxitos. El Timor-este, en donde Vieira de Mello sirvió a la ONU como administrador de transición, emergió de una lucha por la independencia y varias crisis de seguridad pública con éxito, lo que demuestra que hasta las crisis más profundas pueden acabar.

Vieira de Mello nunca le dio las espaldas a un desafío, y el constituye un ejemplo que todo debemos seguir, según Ban Ki-moon.» Nuestro desafío es de transformar nuestro imperativo humanitario en acción».