El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este lunes que pretende afiliarse al derechista Partido Liberal (PL), una de las fuerzas de la llamada vieja política y eje del escándalo de corrupción del “Mensalao”, para tener una plataforma de cara a la búsqueda de su reelección en los comicios de octubre próximo.

“Ya está todo acordado en un 99%, la chance de que salga mal es casi cero. Está yendo todo bien. El miércoles me reúno con la directiva del Partido Liberal”, dijo Bolsonaro a CNN Brasil.

El presidente del PL, Valdemar Costa Neto, un político condenado por corrupción en el escádalo del Mensalao durante la gestión de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), confirmó al sitio Metropoles que Bolsonaro disputará su reelección por esa fuerza.

Según Bolsonaro, el objetivo es tener una fuerza para poder elegir diputdos y senadores en la primera vuelta de los comicios generales de 2022.

El mandatario está sin afiliación desde que rompió en 2019 con el Partido Social Liberal (PSL), por el cual fue electo en 2018.

Bolsonaro estuvo afiliado a cinco partidos y fracasó en 2020 en reunir las firmas suficientes para fundar Alianza por Brasil, como había impulsado junto con sus hijos.

El jefe de Estado marcha segundo en las encuestas para los comicios de 2022 detrás del favorito, el expresidente Lula, del Partido de los Trabajadores.

En el gobierno de Lula, el PL había sido de la base oficialista y sus titulares fueron condenados por supuestamente recibir dinero ilegal para cubrir parte de la campaña por parte de una ingeniería financiera que según la Justicia montó el exjefe de gabinete José Dirceu.

Télam

El Tribunal Supremo suspende “presupuesto secreto” de Bolsonaro destinado para la campaña electoral

El Tribunal Superior de Justicia de Brasil, una corte de apelación, anuló el martes todas las decisiones tomadas por la Justicia de Río de Janeiro (sureste) desde el inicio de las investigaciones del caso de las llamadas «rachadinhas» de desvío de dinero público por parte del ahora senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente.

Por cuatro votos a uno, los jueces del Tribunal Superior acogieron el recurso de la defensa de Flávio Bolsonaro y anularon todas las decisiones y pruebas recopiladas por el juez Flávio Itabaiana, de la Justicia de Río, adelantó el portal de noticias local UOL.

Cuando ocurrieron los hechos, Flávio Bolsonaro era diputado estatal en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj), por lo que la defensa sostiene que como era aforado su caso no podía estar en manos de un juez de primera instancia.

La llamada «rachadinha» se da cuando parlamentarios confiscan parte del salario que reciben sus asesores, a los que nombran a dedo ya pensando en que se llevarán una parte de su salario, pagado con dinero público.

El caso del hijo del presidente se remonta a 2020, cuando la Fiscalía de Río lo denunció por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, peculato y blanqueo de dinero.

El proceso ahora no queda anulado, sino que vuelve al punto de partida y deberá instruirse en otro ámbito judicial.

El País

Protesta contra Bolsonaro: 21 científicos rechazan medallas del gobierno brasileño

Veintiún científicos galardonados con una de las mayores distinciones de Brasil, la Orden Nacional del Mérito Científico, rechazaron recibir las medallas el sábado luego de que el presidente Jair Bolsonaro retirara de la lista a dos de sus colegas cuyo trabajo aparentemente incomoda al gobierno.

El presidente de derecha nombró a 25 personas para recibir la medalla que Brasil creó en 1992 en homenaje a las más importantes contribuciones a la ciencia y la tecnología. Sin embargo, dos días después, retiró a dos eminentes científicos de la lista. Uno es el doctor Marcus Lacerda, autor de uno de los primeros estudios sobre la ineficiencia de la cloroquina contra el COVID-19, lo que rebatió la estrategia elegida por Bolsonaro para luchar contra la pandemia.

La otra fue la doctora Adele Benzaken, despedida de la dirección del departamento de VIH/sida del ministerio brasileño de Salud cuando Bolsonaro asumió la presidencia 2019, luego de que su departamento publicara un panfleto dirigido a los hombres transgénero. En protesta, los 20 científicos y uno de los tres “personajes nacionales” nombrados por Bolsonaro para recibir el honor rechazaron sus medallas en una carta abierta.

“Es otra clara demostración de la persecución a los científicos y el más reciente paso del gobierno en una estrategia de ataque sistemático a la ciencia y la tecnología”, escribieron. “Este acto de protesta, que nos entristece, expresa nuestra indignación con la destrucción del sistema universitario de Brasil y de la ciencia y la tecnología en general”.

Bolsonaro ha enfrentado duras críticas de la comunidad científica por los recortes que realizó al presupuesto de investigación y tecnología, su constante rechazo de los hallazgos científicos y propagación de información falsa, en particular relacionada con el COVID-19.

El presidente defendió durante mucho tiempo la cloroquina como tratamiento para el coronavirus, a pesar de las evidencias sobre su inefectividad, e ignoró las recomendaciones de expertos sobre el uso de mascarillas o el confinamiento para contener la pandemia.

Benzaken, directora del destacado instituto de salud Fiocruz en la región amazónica, dijo que estaba “extremadamente honrada” por la decisión de sus colegas de rechazar sus medallas ante lo que llamó un trato “poco elegante” del gobierno hacia ella y Lacerda.

“Fue el mayor honor de todos”, dijo a la AFP, criticando la actitud del gobierno de Bolsonaro hacia la ciencia. “Ha habido recortes importantes de los presupuestos de ciencia en todo Brasil, un desprecio total por las (…) pruebas científicas” y “poco valor atribuido a la ciencia” en general, dijo.

La Nación