Brasil anunció, el sábado 25 de mayo, a Addis Abeba, la anulación de 900 millones de dólares de deuda de 12 países africanos, en margen de las celebraciones de la Unidad africana. “Tener relaciones especiales con África, es estratégico para la política extranjera brasilera”, explicó el porta voz de la presidenta Dilma Rousseff, Thomas Traumann.

Los dos principales beneficiarios de esta medida son la República del Congo (Brazzaville) y la Tanzania, aclaró. Entre los otros países figuran particularmente la Costa de Marfil, Gabón, Guinea Conakry, Guinea Bissau, la República democrática del Congo, así como Santo Tomé y Principe.

Dinamizar las relaciones económicas.

Trauman explicó que la medida apuntaba a dinamizar las relaciones 1503324-455542-jpg 1385820 434x276económicas entre Brasil y África, continente que se encuentra entre los crecimientos económicos más fuerte en el mundo. Según el gobierno brasileño, los intercambios comerciales entre Brasil y el continente africano alcanzaron 25 millares de dólares en 2012.

La participación de Dila Rousseff o cincuentenario de la creación de la Organización de la unidad africana (OUAS), remplazada después por la Unión africana y basada en Addis Abeba, constituye su tercer desplazamiento sobre el continente en tres meses.

Presencia de Brasil en África.

angola brasilLas relaciones entre Brasil y Angola están fuertemente marcadas por el aspecto económico. Brasil fue el primer país en reconocer la independencia de Angola, en 1975. Apenas cuatro años después se instaló Petrobras en aquel país africano y es hoy el tercer mayor productor de petróleo del continente.

Pero, según el sitio internet de la empresa petrolera, fue recién a partir de noviembre 2006 que la Petrobras comenzó a actuar de manera más agresiva en Angola, operando en tres bloques de explotación de petróleo.

Otra empresa fuerte en Angola es la Constructora Norberto Odebrecht, que está en el país desde 1984, cuando inició la construcción del sistema hidroeléctrico de Capanda, capaz de generar 520 megawatts.

Hoy la empresa actúa en diversos sectores, como la construcción de carreteras y en proyectos de pavimentación, saneamiento y urbanización, empleando a más de 24 mil personas.

“Las relaciones de Brasil con Angola son mucho más intensas y mucho más antiguas”, afirma el sociólogo alemán Gerhard Seibert, del Centro de Estudios Africanos de Lisboa. “Pero Mozambique también desempeña un papel económico cada vez mayor”.

En la provincia de Tet, en el centro de Mozambique, la empresa minera 47bd68813fc2b1d6637bc9060e380e0a-400brasileña Vale está invirtiendo 1,3 billones de dólares para extraer carbón de una de las mayores minas del mundo. La producción anual deberá llegar a 11 millones de toneladas a partir de diciembre de 2010 y emplear a 1,5 millones de personas. El contrato correspondiente fue firmado en el año 2007.

Según Seibert la política brasileña hacia África ha cambiado claramente a partir de la asunción de Luiz Inácio Lula da Silva como presidente, en enero del 2003.

Lula fue el presidente brasileño que realizó la mayor cantidad de viajes a África – diez en total, hasta finales del 2009, incluyendo todos los países de habla portuguesa, algunos de los cuales visitó más de una vez. También dentro de su período de gobierno el número de países africanos en los cuales Brasil posee una representación diplomática pasó de 18 a 34.

Seibert opina que esa valorización de África en la política exterior brasileña persigue objetivos económicos: la búsqueda de mercados para productos y empresas brasileñas y la garantía de materias primas.

imagesPero también apunta a objetivos políticos: “Las relaciones con África forman parte de una política externa que intenta dar un papel mayor a Brasil en el contexto internacional. Esto incluye también la ambición de tener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.”

Para el especialista África es sólo una parte de una política exterior “más expansiva” adoptada por el gobierno de Lula. La misma incluye además una mayor presencia del país en foros internacionales como el G20 o las reuniones con los otros países BRIC (Rusia, China e India).

Lula presenta su política africana como el pago de una deuda, afirmando que el Brasil tiene un compromiso moral y ético con el continente, haciendo referencia así al pasado esclavista brasileño. El presidente menciona orgulloso que Brasil es el país con la mayor población negra fuera de África.