Chico Buarque y otros referentes de Brasil piden juicio político a Bolsonaro

El cantante Chico Buarque y otras figuras famosas del mundo del arte, del deporte y hasta de la religión en Brasil van a pedir oficialmente la apertura de un juicio político al presidente Jair Bolsonaro, lo que se suma a una abultada pila de solicitudes similares en el Congreso, según informó hoy la prensa.

El nuevo pedido de juicio político que será entregado al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, está firmado por entidades y asociaciones sindicales, y tiene firmas de celebridades como el cantante Chico Buarque, el exjugador Walter Casagrande, el humorista Gregório Duvivier, el economista Bresser-Pereira y el padre Júlio Lancellotti, junto con entidades como la Central Única dos Trabalhadores (CUT), el Sindicato Nacional de Estudiantes (UNE), el Instituto Socioambiental (ISA) y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST).
En la solicitud de 133 páginas, los firmantes acusan a Bolsonaro de ataques contra la prensa, ataques ideológicos a recursos en el sector audiovisual, mala conducta en el área ambiental y acciones fallidas del gobierno durante la pandemia del coronavirus, que convirtieron a Brasil en el segundo país con más números de infectados y muertos, con más de 1,8 millones y casi 73.000, respectivamente.
Los cuestionamientos

“Las políticas de salud se han visto gravemente afectadas por la actividad criminal de Jair Bolsonaro. Además de la desarticulación del Sistema Único de Salud, que ya se había puesto en práctica en el primer año de gestión, la pandemia de Covid-19 abrió el desprecio del gobierno actual por proteger la salud de la población”, denunciaron los firmantes, según publicó el diario Folha de Sao Paulo.

La iniciativa exige la suspensión de las funciones presidenciales de Bolsonaro y que sea sometido a un juicio de destitución para sacarlo de su cargo y que pierda el derecho a ejercer funciones públicas.

https://www.eltribuno.com

Bolsonaro es denunciado ante la ONU por negligencia en la protección de los pueblos indígenas 

El senador brasileño Fabiano Contarato denunció al presidente ultraderechista Jair Bolsonaro ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos por su negligencia en la protección de los pueblos indígenas.

La oficina del congresista del partido Red de Sustentabilidad (REDE) citó en su demanda los vetos de Bolsonaro que liberan al gobierno de Brasil de su obligación de proporcionar agua potable, higiene y camas de hospital a las comunidades originarias, indica la periodista Mônica Bergamo en su columna en el diario Folha de Sao Paulo.

El exmilitar fue denunciado en noviembre por organizaciones no gubernamentales ante el Tribunal Penal Internacional por el descuido con el que trata a los nativos.

La pasada semana siete frentes parlamentarios de Brasil calificaron de política genocida del gobierno de Bolsonaro el veto a partes de una ley para brindar acceso de servicios básicos, médicos y económicos a las comunidades indígenas ante la pandemia de Covid-19.

Aprobado por el Congreso, el texto establece que los pueblos tradicionales, indígenas y quilombos (comunidades afrobrasileños) deben ser considerados “grupos en situación de extrema vulnerabilidad”.

Sin embargo, el excapitán del Ejército para defender sus 16 vetos argumentó que los beneficios incluidos por los legisladores generaban gastos adicionales y eran “contrarios al interés público”.

Ante este escenario, varios frentes parlamentarios, relacionados con la defensa de las comunidades originarias y la educación, denunciaron que los impedimentos del gobernante constituyen una “nueva demostración de falta de respeto e irresponsabilidad hacia el pueblo brasileño”.

Para los congresistas, los “vetos niegan derechos y garantías fundamentales para la vida de los pueblos tradicionales, como el acceso al agua potable, a las camas de la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), los productos de higiene y la distribución de alimentos”. Al respecto, el Instituto Socioambiental también calificó de criminales los vetos presidenciales.

Hasta el momento, la Articulación de Pueblos Indígenas registra 12 mil 48 contagios y 445 víctimas mortales de la Covid-19 en ciudades y regiones no urbanas del gigante suramericano.

Según el último censo nacional, unos 900 mil brasileños se reconocen como indígenas. Sin embargo, en las últimas décadas, los expertos aseguran que aumentó este número. Se trata de familias mixtas expulsadas de sus territorios a lo largo del tiempo y que ahora buscan recuperar su identidad colectiva.

http://www.cubadebate.cu

https://www.nodal.am/