Llamada la “Dama de Fierro”, la ex – guerrillera, presa y torturada por la dictadura (1964-1985) durante tres años, fue escogida por Lula como sucesora, y podría ser electa ya en el primer turno de las elecciones, según los sondeos de opinión. Cerca de 136 millones de brasileros votarán este domingo -el voto siendo obligatorio- antes de un eventual segundo turno el 31 de octubre.

 

A pesar de una pequeña baja en estas últimas semanas, Dilma tenía 54,7% de los votos, según un sondeo de opinión publicado el miércoles.

Este margen de 4,7% equivale a 6,3 millones de electores. “Es poco probable que ella pierda este margen en cuatro días”, estimó Ricardo Guedes, director del Instituto Sensus, que realizó el censo.

Su principal adversario es el social demócrata José Serra, 68 años, antiguo gobernador de Sao Paulo, el estado más rico de Brasil, que tiene 28% de las intenciones de voto.

La otra adversaria de Dilma es Marina Silva (52), del Partido Verde, a quien que se le adjudican 14% de las intenciones de voto, y podría, tal vez, impedir que Dilma sea elegida en el primer turno este domingo.

La campaña oficial terminó este jueves con un debate entre los candidatos transmitido por la TV Globo. En este debate los candidatos trataron de conquistar el electorado todavía indeciso que son más o menos 7 % del cuerpo electoral.

Pero para los analistas, las elecciones ya están definidas. “La elección de Dilma es una cuestión de fechas; domingo 3 de octubre, o el domingo 31 de octubre”, explica Carlos Lópes del Instituto SantaFe Ideias.

“La mayoría del electorado votará por la continuidad representada en la candidata de Lula, y no creo que Serra o Marina da Silva puedan cambiar esto”, completó López.

El país vive un fuerte crecimiento (más de 7%  previsto para 2010) y 30 millones de brasileros salieron de la miseria estos últimos años, gracias a la creación de millones de empleos y de ayudas sociales como la ” Bolsa Familia”, que paga a las familias para mandar a los niños a la escuela, y para que tenga su carnet de vacunas al día.

Este domingo no será solamente la elección para presidente, sino que también se renovarán la Asamblea Nacional (531 diputados), y los dos tercios del Senado (54 sobre 81) y escogerán los gobernadores y los diputados estaduales de 27 estados federados.

El Partido de los Trabajadores de Lula ( PT) debería conservar su mayoría en el Congreso, gracias a la alianza con el partido de centro izquierda PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasilero), partido histórico que estuvo a la cabeza del movimiento popular que exigió, en la década de 80, el regreso a la democracia, y único partido permitido de oposición durante la dictadura militar, en donde existían dos partidos que dividían el Parlamento: la ARENA, oficialista, y el PMDB, de oposición, que reagrupaba todas las tendencias, del centro a la izquierda.