El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, anunció el martes que se ha suspendido el contrato para la compra de la vacuna india Covaxin contra el Covid-19, tras las denuncias de presuntas irregularidades en el proceso de adquisición.

En concreto, el gobierno del presidente de Jair Bolsonaro tenía en marcha un contrato con Need Medicines, representante en el país del laboratorio indio Bharat Biotech, para la compra de 20 millones de dosis del inmunizador.

“Bajo la dirección de la Contraloría General Federal, por conveniencia y oportunidad, decidimos suspender el contrato para que se puedan realizar análisis más profundos”, dijo al respecto Queiroga, frente a los medios de comunicación, junto al ministro de la Contraloría, Wagner Rosario.

Rosario ha precisado que la suspensión se mantendrá mientras se realiza una auditoría al proceso, con el objetivo de identificar las presuntas irregularidades. “Esperamos en no más de diez días tener respuesta a este análisis”, ha indicado, para añadir que está “seguro” de que no se hallará nada.

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que ahonda en la gestión de la pandemia por parte del gobierno ha señalado a posible corrupción en el proceso, después de una denuncia del diputado federal Luis Miranda y su hermano, Luis Ricardo Miranda, sobre las negociaciones para la compra de Covaxin, un proceso que habría conllevado “presiones atípicas”.

En el marco de estas denuncias, tres senadores de la oposición han solicitado formalmente al Tribunal Supremo Federal de Brasil la apertura de una investigación por prevaricación contra el presidente, Jair Bolsonaro, quien presuntamente ignoró las alertas sobre las supuestas irregularidades en la compra.

Según los hermanos, advirtieron a Bolsonaro de las sospechas de corrupción en la compra, un encuentro que el presidente confirmó pero en el que ha negado que se le transmitiesen dichas denuncias.

Además, varios documentos del Ministerio de Exteriores de Brasil señalan que estas dosis se habrían comprado por un precio once veces superior al estipulado por el fabricante, si bien el Ministerio de Salud ha negado estas informaciones y el gobierno ha ofrecido ya distintas versiones sobre lo sucedido.

Destitución

El Ministerio de Salud anunció la noche del martes la destitución del director de Logística de la cartera, Roberto Darias, después de que el representante de la empresa Davati Medical Supply en Brasil, Luiz Paulo Dominguetti, dijese que este le había pedido un soborno de un dólar por cada dosis de vacuna para firmar el contrato.

Dominguetti, que se presenta con este cargo, realizó esta afirmación al diario brasileño ‘Folha de Sao Paulo’, al que ha detallado que buscaba negociar con el Ministerio la compra de 400 millones de dosis del inmunizador de AstraZeneca.

“El Ministerio de Salud informa que la renuncia de Roberto Dias al cargo de director de Logística en la cartera será publicada en el Diario Oficial de la Unión este miércoles. La decisión fue tomada este martes por la mañana”, ha indicado el departamento.

Los miembros de la CPI se han manifestado al respecto y el vicepresidente, Randolfe Rodriguez, ha calificado esta denuncia como un hecho “grave”, por lo que se ha demandado la convocatoria del representante de Davati Medical Supply en la comisión.

La Tercera

El gobierno suspende el contrato de Covaxin tras las denuncias por irregularidades en la compra

El Gobierno brasileño anunció la suspensión del contrato de compra de la vacuna india Covaxin contra el COVID-19, después de que en los últimos días salieran a la luz irregularidades que podrían suponer un caso de corrupción.

El ministro de la Contraloría General de la Unión, Wagner del Rosario, anunció en rueda de prensa que la suspensión del contrato se mantendrá “solamente lo que dure la investigación” interna, que confió que no sea de más de diez días, según recoge el portal G1.

En un comunicado, el Ministerio de Salud informó que en un primer análisis preliminar no se detectaron irregularidades en el contrato, pero optó por suspenderlo para analizarlo en profundidad.

“Hay que resaltar que el Gobierno federal no pagó ningún centavo por la vacuna Covaxin”, añade la nota oficial.

La semana pasada, un exfuncionario del Ministerio de Salud citó irregularidades en las condiciones de compra de la vacuna india, que no se negoció directamente con el fabricante (Bharat Biotech) sino con una farmacéutica brasileña intermediaria (Precisa).

Sputnik