La inauguración del Teatro Colón en Buenos Aires ha sido un gran momento en las fiestas del bicentenario de la Revolución del 25 de Mayo de 1810 en Argentina.

El magnífico Teatro inaugurado en 1908, es considerado como una de las mejores scenas líricas del mundo. Luciano Pavarotti, Richard Strauss, Igor Stravinsky, Herbert von Karajan y  Daniel Barenboim se han presentado con una de las mejores acústicas del mundo.

Estaba cerrado desde 2006  por reformas. La restauración del edificio de 60.000 metros

cuadrados  costó casi 80 millones de Euros, o sea cuatro veces el presupuesto inicial.

Junto con la Scala de Milán, el Maître de New York, el Palais Garnier en Paris, las operas de Berlín y de Moscu, el Colón es una de las mejores cenas líricas del mundo, que ofrece una de las mejores acústicas del planeta.

“Yo creo que incluso los arquitectos que construyeron el Colon no podrían explicar como esta sala mezcla los sonidos de manera a producir esta acústica extraordinaria”, dice Pedro Pablo García Caffi, director del Colón. “En realidad esto se explica por los materiales utilizados para construir el Teatro. La manera en que el Teatro fue construido es un milagro”.

El Colón estuvo cerrado durante cuatro años, una minuciosa restauración le devolvió sus características de los primeros tiempos, en total fidelidad a lo que era en sus orígenes en 1908, afín de conservar su legendaria acústica. Pero estos trabajos que costaron 100 millones de dólares, incluyeron también una indispensable renovación tecnológica.

“No se trata solo de innovar, pero si de integrar las tecnologías las más avanzadas”, afirma su director Pedro Pablo García Caffi.