BLACK MOVIE 2013

                                    POST TENEBRAS LUX

                                    CARLOS REYGADAS (1)

                    Premio Mejor Director Festival de Cannes 2012.

                        Entrevista realizada por Claudia Anchique.

                   

Después de haber ejercido el Derecho Internacional, Carlos Reygadas empezó a hacer sus primeros cortometrajes en Bélgica en 1998. Su primera película Japón (2000), fue presentada en el Festival Internacional de Cine de Roterdam y en el Festival de Cannes, donde recibió el premio especial de Cámara de Oro. Su segundo largometraje fue presentado de nuevo en el Festival de Cannes. Desde entonces este joven mexicano no ha dejado de producir: Batalla en el cielo, estrenada en el Festival de Cannes, 2005. De nuevo en Cannes (2007), ganó el Premio del Jurado con su tercer largometraje: Luz Silenciosa. Su cuarto largometraje: Post Tenebras Lux, ganó el Premio al Mejor Director en Cannes 2012.

El Festival Black Movie (2) invitó este año a Carlos Reygadas a presentar su última película que se estrenará en febrero en las salas en Ginebra.

                     carlos 2

Master Class El Amor por la radicalidad y por la libertad. Con Carlos Reygadas. Moderación: Jaime Rosales. Función Cinéma, Grütli 25 de enero 2013. Festival Black Movie.

                                    POST TENEBRAS LUX (3)

  9wnozEzOmQ8Mtqnk6NdxD6sLlKx3P-HP6wvM0Rx1Eq4Bram4PuSKstTs k fkKKpNqll-j78fgkChh1KUm2GcoOzm8OZqfpaTYuJmcGoa99OdP9km2FeSKNVHNb4Afgn0               

C.A.- (4) La película comienza en el campo, con los animales, vacas, perros, caballos corriendo de un lado a otro, enloquecidos…amantes del instante. De pronto aparece una pequeña niña que juega con ellos, en medio de este baile loco. Un momento de inocencia al sumergirse en el juego de los animales y de repente, el crepúsculo se anuncia húmedo, salvaje. Animales enloquecidos por la lluvia. La luz crepuscular anuncia algo. Al final de la película, el Siete -personaje enigmático-, se arranca la cabeza. ¿Existe alguna conexión entre estos dos momentos?

C.R.- (5) En la película los únicos que son felices -libres si quieres-, son la naturaleza (plantas, animales) y los niños. Están las vacas, los árboles, los niños, pero no en calidad de seres humanos dominadores de la naturaleza, o violadores de ésta, sino como parte de ella, en unicidad, en unidad con la vida. Y el resto de los personajes de la película, sean mexicanos occidentales o mexicanos no occidentales -sabes a lo que me refiero, imagino que en Colombia debe ser parecido-, no están en paz. Están los occidentales que no están satisfechos, como casi todos los occidentales, como en Suiza-. Y están los no occidentales que están jodidos, porque su cultura fue destruída hace mucho y porque los sistemas de recuperación a lo largo de estos últimos cinco siglos no han sido suficientemente fuertes para cubrir el nivel de destrucción que vivieron. Los campesinos no respetan la naturaleza, cortan árboles…casi siempre abusan de los animales. Viven una vida muy salvaje cuando justamente para los pueblos prehispánicos (en México en concreto estaban conectados y en armonía con la naturaleza, factor que no se ha recuperado), era sagrado, ahora es una destrucción de las culturas occidentales. Al principio de la película, es la vida y luego viene una desolación. La expiación de la culpa de este hombre que se autodecapita. Un momento de soledad acompañado por la lluvia de sangre. Es lo que está pasando en México, como pasó en Colombia. Pero aún así es bella la vida y así continúa…

-C.A.- Si salvaje y siempre amanece de nuevo.

-C.R.- Sí…amanece de nuevo.

-C.A.- Otro ejemplo de la inocencia, es cuando después de la muerte Juan -el protagonista-, el Siete viene a disculparse, a arreglar cuentas y pregunta a los niños: ¿Dónde está papa? Y el niño le responde: “Papa se murió, ven a jugar con nosotros…”. Evento paradójico, cuando fue él (el Siete), quien disparó contra el padre (Juan). Es el asesino del padre, pero el niño en su inocencia, lo invita a jugar. Un instante único que sólo se tiene en la infancia, sin rencor, sin bien ni mal.

-C.R.- Qué bueno que te conectaste con esto, hay gente que no lo entiende.

-C.A.- Me impactó igual la crueldad de los campesinos con los animales, similar en Colombia.

-C.R.- Sí en México es igual, pero aquí en Europa es lo mismo, ya acabaron con casi todo. Esto es el ser humano…lo que nos enseñan las religiones cristianas.

-C.A.- Sí, a domesticar, a dominar.

C.R.- No obstante la domesticación puede generar algo hermoso entre los hombres y animales cuando es en armonía. Por ejemplo los perros, eran lobos…en el sentido de ataque…y esta amistad, esta domesticación generó que podamos vivir juntos, en armonía. (Yo duermo con mis perros una vez por semana, cosa que a mi mujer no le gusta mucho). Como viste en la película, todos los perros que aparecen son míos y todos los días, me digo: “Qué maravilla que el ser humano haya domesticado a estos lobos”. La domesticación no siempre debe implicar abuso.

-C.A.- Sí, lo decía en el sentido de los instintos humanos, somos animales y nos hemos “domesticado” demasiado y hemos perdido nuestros instintos.

-C.R.- Ah entiendo, sí, estoy de acuerdo contigo. Con mi mujer, fue cuando íbamos a tener hijos. Ahora hasta las mujeres y los hombres necesitan ir a cursos…y tienen que hacer ruidos y tonterías. Desde niño he tenido muchos animales y le conté a mi mujer, cómo hacíamos para hacer parir yeguas, perras. Y luego tuvimos a nuestros hijos en casa, sin partera, sin hospital. Y ella dice que es lo mejor que le ha pasado. Vi el vídeo de una africana que iba caminando y parió en la calle, algo así como dos horas y luego se levantó y empezó a caminar con su hijo. Somos capaces de eso perfectamente y más.

– C.A.- Una pregunta que tiene que ver con tu trabajo de diplomático. ¿Qué hizo que cambiaras totalmente?

– C.R.- Bueno fue una diplomacia de seis meses. Soy abogado, de conflicto armado. Trabajé en el derecho público europeo un tiempo. Siempre me gustó el cine, pero pensaba que algún día iba a tener la inspiración y hacer películas. No quería hacer cine por hacer cine; cuando tenía veintisiete años y era abogado en ese momento, me dije que si quería hacer cine, había que tomarlo en serio y dejar este trabajo. Tenía que hacerlo.

-C.A.- Tarkosvki te ha influenciado?

-C.R.- No sé si me ha influenciado, pero Tarkovski y sus películas fueron de la primeras películas que comencé a ver. No eran de entretenimiento. Fue la primera vez que me di cuenta que las películas pueden ser otra cosa.

-C.A.- Y la nouvelle vague?

-C.R.- Todo me interesa, todo tiene un sentido, el expresionismo alemán, el neorrealismo italiano, los japoneses, todo, todo me interesa!

-C.A.- Es una mezcla, como los libros…que te pueden tocar sin necesariamente tener un matrimonio con ellos…

-C.R.- Sí, exactamente, como tu lo has dicho. Para mí la fuente de inspiración es la vida misma. No son otras las películas. El campo, la vida y la realidad. La realidad también, la ciudad, las relaciones humanas. Los periodistas creen que la fuente de inspiración tiene que ser un cineasta y no es cierto. Para mí no son las películas, es la vida misma.

– C.A.- Volviendo a la película, es muy impactante cuando entra el diablo. Es una animación, pero a la vez es una imagen supra real. El color es muy fuerte, contrasta con la primera parte que es azul crepuscular, como la llegada de la noche. La primera vez que aparece, él penetra la habitación de los padres mientras supuestamente todos duermen. La segunda vez que lo vemos, el niño está despierto. ¿Qué vínculo, qué hilo podemos encontrar entre estas dos apariciones?

– C.R.- El diablo interviene con los padres. El diablo no es un “tipo” malo. No creo en el mal. Creo en acciones constructivas y en acciones destructivas. Si alguien mata veinte personas, no creo que exista el mal, creo que él (el asesino), tiene un problema. Cuando el diablo entra (como mucha gente lo ha interpretado que es el “mal”) -si observas bien-, el diablo mira al niño, lo respeta y se pone a trabajar con los padres, con su caja de herramientas. El diablo es una construcción cultural de los adultos. Es allí mismo que comienza el fin de la inocencia. Cuando aparece el miedo. La niña que está en el campo, no tiene ningún miedo (principio de la película). Pero el niño que ve el diablo, tiene cinco años y es la edad en que comienza a tener pesadillas, empieza a entrar en el mundo de los adultos, del perdón, el mal, la separación con la vida.

– C.A.- Otra escena que me impactó fue el baño turco. La liberación de la pareja (Natalia-Juan). Alucinante que lo hayas mostrado de esta manera.

– C.R.- Sí, porque el sexo es algo que está reglamentado de una manera…judeo-cristiana… El sexo es una de las cosas más impulsivas para el ser humano, que se quiere controlar. Y quienes quieren romper estas reglas, pueden pasar o parecer por pervertidos o locos. Cuando no le hagas daño a los demás, es una de las cosas más libres, como el humor. Si se quiere tener placer cogiendo un vaso de plástico…es un asunto personal. A mí me gusta mucho en la película, la complicidad femenina. Y a veces, como el hombre tiene más imaginación sexual que la mujer, es él quien quiere ir a esos lugares y en este caso, es la mujer quien más disfruta. Ella es quien entra en el juego.

– C.A.- El punto, es que existe una complicidad entre ambos. Es interesante ya que viniendo de una sociedad católica, es justamente ella quien impone el ritmo. En Europa son más abiertos.

– C.R.- Sí, hasta cierto punto. Totalmente de acuerdo. Pero en la película, son los burgueses que quieren transcender esos términos impuestos por su cultura.

– C.A.- Otro punto interesante en la película, es cuando hay una reunión de campesinos que tienen problemas de alcohol, droga, etc. Y el protagonista Juan, revela que es adicto al porno en internet.

– C.R.- Esto no se analiza, pero tu no sabes la cantidad de adictos que existen ahora. Impresionante, más hombres, pero también mujeres.

– C.A.- Sí, pero es a nivel mundial.

– C.R.- Sí, hay gente que si no ve porno, no puede hacer el amor. Conozco mucha gente adicta, que dicen no serlo, lo toman como un entretenimiento. No digo que esté mal.

– C.A.- Es como una droga

– C.R.- Sí, vamos a ver los verdaderos efectos de todo este show… Tengo amigos que tienen hijos de 7, 8, 9 años y que varias veces los han descubierto viendo porno. Imagínate cómo va a ser! La primera vez que yo ví porno, fue a los 16. Pero imagínate lo que ven estos niños en internet. No sé si necesariamente va a ser perjudicial, no lo sé. El erotismo va a cambiar: el erotismo de tus abuelos, no es el mismo que en siglo XIV, o en el siglo XVII. No creo que sea tan malo, pero tampoco creo que sea bueno que un niño de 8 años vea porno todo el día…

– C.A.- Bueno, pero podemos ver el ejemplo del Marqués de Sade…

– C.R.- Sí, pero era más creativo, por lo menos tenía que amarrarlas. Quiero decir que por internet, hay ciertas cosas que se están estandarizando. Por ejemplo, felación de mujer a hombre para empezar, luego, eyaculación en la cara. Es un modelo, mucha gente tiene ahora el sexo de esta manera.

– C.A.- Como tomar el café en la mañana

– C.R.- Sí, y todo el mundo cree que es así que se debe tener sexo, es curioso.

– C.A.- Pero es también patético que nos dejemos “domesticar” de esta manera. Asumir que el sexo sea sólo lo que te brinda internet.

– C.R.- Somos como los borregos…

– C.A.- Otro punto que subrayo en tu película, son los actores. Son ellos. Es otra práctica de dirección, a la tradicional, donde siempre hay que cambiar la identidad de los actores. Y en Post Tenebras Lux, son ellos mismos. Fuiste tú quien escribió el guion y quien eligió los actores?.

– C.R.- Sí, exacto. Para mí los actores, es algo así como la fotografía. Es un retrato de tí. No te voy a vestir de no sé qué para hacerte el retrato. Entendiste perfectamente, es así. Sobre esto hay toda una teoría y la sintetizaste de una manera increíble.

– C.A.- ¿Qué planes vienen? ¿Vas a continuar haciendo cine?

– C.R.- Sí. Voy a hacer películas toda mi vida. Trabajo en el campo. Siembro. Viví muchos años en Europa y la sociedad está muy estructurada. Y no lo aguanto, además es muy homogénea y siempre vas a ver un paternalismo. Es un periodo patético

(1)http://www.slantmagazine.com/film/feature/interview-carlos-reygadas/316

(2)http://blackmovie.ch/2013/eng/films/fiche_film.php?id=892

(3)https://www.youtube.com/watch?v=bvQEmM919iE

(4) Claudia Anchique.

(5) Carlos Reygadas.