Valparaíso, a 14 de agosto del 2013.

Señor

Ueli MAURER

Presidente Confederación Helvética

Presente

Su Excelencia:

Junto con saludar, le escribo para expresar mi preocupación por la orden de expulsión de la Apo-Werken (embajadora) mapuche ante la Organización de las Naciones Unidas, Flor CALFUNAO PAILLALEF. Esta orden de expulsión constituye una afrenta para el pueblo mapuche, que la designó como representante de sus intereses en Ginebra y además, pone en riesgo su seguridad, pues ha sido amenazada, en nuestro país. Por lo anterior, solicito a Usted reconsiderar dicha orden de expulsión y permitir que siga ejerciendo su valiosa labor como representante del Pueblo Mapuche.

Creo importante señalar que el día 20 de septiembre del 2011, las autoridades de la Nación Mapuche designaron a Flor CALFUNAO y a Reynaldo MARIQUEO, para organizar una Misión permanente Mapuche ante las Naciones Unidas. Esta decisión fue ratificada el 21 de julio del 2012 en una asamblea general de autoridades mapuches en la ciudad de Temuco, IX región de la Araucanía, Wallmapu (Chile).

El propósito de esta misión diplomática fue indagar formas de participación en las deliberaciones, relacionadas con los derechos humanos y las libertades fundamentales, tanto individuales, como colectivas, relativas con los derechos de los pueblos indígenas y en especial con los derechos que asisten al Pueblo Mapuche a decidir sobre las políticas que los afectan.

Flor CALFUNAO, pertenece a una familia que ha sufrido la represión por parte del Estado de Chile y el trabajo de difusión a nivel internacional que realiza sobre la situación del pueblo mapuche en la zona de la Araucanía, tanto en la ONU como en otros organismos internacionales y de derechos humanos, es de máxima importancia.

Apelo a su responsabilidad y solicito muy respetuosamente que la medida de expulsión que pesa sobre la embajadora del pueblo mapuche sea reconsiderada.

Atentamente,

HUGO GUTIERREZ GALVEZ

Diputado de la República de Chile