La tercera es la vencida: Elisa Loncon cita a los constituyentes a retomar la frustrada sesión inicial este miércoles en el Excongreso

Luego de una ardua jornada de negociaciones entre el Gobierno y la mesa de la Convención Constitucional, finalmente salió humo blanco. La primera sesión del organismo encargado de redactar una nueva Constitución tendrá lugar el miércoles a las 10:00 de la mañana, donde se debatirá la propuesta de creación de comisiones y protocolos COVID-19, además de la ampliación de la mesa. El jueves también se realizará una sesión, en la que se discutirá, a partir de la misma hora, la declaración sobre los presos del estallido social.

Las partes estuvieron reunidas desde 15:00 horas, en una jornada marcada por la fallida sesión de instalación de la Convención el lunes pasado, debido a problemas operacionales y de falta de protocolos sanitarios, por los que el Gobierno asumió la responsabilidad. Más temprano, la mesa de la Convención compuesta por Elisa Loncon y Jaime Bassa visitó el ex Congreso Nacional para verificar el avance de los pendientes, señalando que todo estaba igual que ayer.

Ante ese panorama, activaron un Plan B y acudieron a la Casa Central de la Universidad de Chile, plantel que –junto con otras casas de estudios estatales– ofreció sus dependencias para poder sesionar. Y no se descartó que la primera reunión de los 155 constituyentes sea en la universidad más antigua del país. “Tenemos toda la voluntad de sesionar en la sede del Congreso, pero si no están las condiciones para ello, mañana vamos a sesionar en la Universidad de Chile”, anunció en ese momento Jaime Bassa.

Pero lo cierto es que, luego de cinco horas de reunión, es oficial que la primera sesión de la Convención Constitucional ya tiene fecha y hora. De hecho, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, aseguró más temprano que “a partir de mañana está todo listo para partir”.

De acuerdo a Pavez, “los errores de ayer, que fueron técnicos, fueron solucionados en menos de 24 horas”, dijo al término de la reunión con la mesa de la Convención.

Es más, de acuerdo a su versión, tanto Loncon como Bassa se dieron por satisfechos: “A nombre del Gobierno queremos anunciar que, a juicio nuestro, todas las situaciones que estaban pendientes fueron dadas por buenas por la mesa de la Convención y respaldado por un informe técnico de la Universidad de Chile”, aludiendo a una visita de expertos de la Casa de Bello para verificar el estado de las instalaciones.

Asimismo, sobre la continuidad de Francisco Encina, que puso su cargo a disposición tal como informó El Mostrador, Pavez comentó que “cada día tiene su afán”, sin dilucidar el futuro del cuestionado secretario ejecutivo de la Convención.

En cuanto a los dardos hacia el Gobierno, el cual ha sido acusado de obstruccionismo ante el proceso constituyente, el número dos de la Segpres comentó que “descartamos absolutamente cualquier tesis que se aleje de lo obvio, que es que el Gobierno es el mayor interesado en que la Convención salga bien”.

Durante la jornada la mesa también se reunió en forma telemática con el Colegio Médico y recibió la visita del ministro de Salud, Enrique Paris, quien anunció una serie de medidas para ayudar a la Convención Constitucional a mantener un protocolo sanitario de altos estándares para evitar contagios de COVID-19, con test de antígenos a los convencionales (hoy ya se tomaron más de 80), además de instalar sensores automáticos de temperatura y dispensadores de alcohol gel.

La invitación a los convencionales está firmada por la presidenta de la mesa, Elisa Loncon, y John Smok Kazazian, secretario provisional.

El Mostrador

Tras suspensión de primera sesión por problemas técnicos: Gobierno asegura que “están todas las condiciones dadas para que la Convención empiece a funcionar mañana”

Por Carlos Reyes P. y Rosario Gallardo

Luego de que el lunes se suspendiera la primera sesión de la Convención Constituyente por una serie de fallas técnicas en dependencias del exCongreso Nacional, en Santiago, tanto el gobierno como la mesa directiva del órgano adoptaron una serie de medidas para no atrasar más el trabajo de los 155 convencionales.

Gestiones y reuniones con diversos actores que concluyeron en que la Convención retome sus funciones este miércoles durante la mañana en las dependencias dispuestas originalmente para dicha labor, ya que según el gobierno “están todas las condiciones” para que ello ocurra.

Resolución que se dio después de un largo día de revisión en terreno de las dependencias cuestionadas y en medio de las críticas de la mesa directiva al gobierno acusando responsabilidad “política”, así como también las peticiones de salida del cargo del ministro de la Segpres, Juan José Ossa y de la presentación de la renuncia del secretario ejecutivo de la convención, Francisco Encina

Temprano la presidenta de la Constituyente, Elisa Loncon (constituyente mapuche) y su vicepresidente, Jaime Bassa (distrito 7) se reunieron con el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi para ver la posibilidad de que el organismo pudiese sesionar en dependencias de dicha casa de estudio o de cualquier otra universidad del Estado.

En la víspera, través de Twitter, Vivaldi había señalado que “las y los rectores de las Universidades públicas hemos puesto a disposición de la Convención Constitucional todas nuestras sedes e infraestructura de Arica a Puerto Williams”.

Bajo esta premisa se llevó a cabo la cita de Loncon y Bassa con Vivaldi durante la jornada de este martes y con el fin de que la Constituyente puede sesionar el miércoles.

“Hicimos una buena conversación de tener una colaboración permanente, no solo para el caso puntual que tenemos, sino también para que la universidad, a través de su equipo de comunicaciones y a través de su gestión pública, colabore en esta gran tarea que es comunicar el trabajo de la Convención a todos los sectores de Chile. Este es un momento muy fortalecedor para nuestras gestiones”, dijo la presidenta de la Convención.

Mientras que Bassa complementó que “estamos en una situación muy compleja, no solo desde una perspectiva técnico-administrativa, sino que desde una perspectiva también política. Aquí hay un poder del Estado que está tratando de instalarse, hay una manifestación de poder constituyente que está tratando de empezar a trabajar con normalidad y hemos encontrado obstáculos, técnicos, pero también políticos”.

Bassa agregó que “tenemos toda la disposición a que las cosas funcionen para que la Constituyente sesione en el exCongreso mañana miércoles, pero si las condiciones no están, sanitarias, tecnológicas, vamos a sesionar en la Universidad de Chile, pero no vamos a permitir es que por errores “técnicos” la Constituyente no pueda empezar sus trabajos (…) No podemos permitirnos un bochorno como el de ayer nuevamente”.

“Estaba todo listo, el día de ayer nosotros tuvimos una causal de fuerza mayor, que fue simplemente que no pudimos conectar todas las conexiones y probarlas. Eso nosotros ayer dimos una explicación, mantenemos esa explicación que se la dimos a la presidenta, se la dimos al vicepresidente y lo importante ahora es que vamos a tener a las 15.00 todas las condiciones para poder sesionar”, sostuvo el subsecretario.

Agregó que “se sesiona mañana (miércoles), eso acordamos. Llegamos a un acuerdo con la mesa para poder darnos todo el día de hoy para que estuviera todo impecable. Para la mesa era muy importante, para el gobierno también, que funcione todo bien y acá ustedes podrán ver que la posibilidad de que se funcione con aforos limitados, con interconexión telemática, con pruebas de sonido que ustedes han presenciado, ha funcionado bien”.

Vivaldi, por su parte, aseguraba: “encantados si se requiere de la Casa Central o de cualquier otra instalación de cualquier universidad pública de Chile, y la mesa de la Convención puede contar 100% con eso. Todos nuestros medios de infraestructura, informáticos y comunicacionales están al servicio de esta Convención”.

En paralelo, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, recorría personalmente las dependencias del exCongreso constatando que todos los elementos técnicos y sanitarios estuviesen funcionando correctamente.

“Están las condiciones”
Finalmente, tras una larga jornada, Pavez se reunió durante la tarde con Loncon y Bassa para hacer la revisión de las dependencias del exCongreso. Edificio que finalmente habría pasado la prueba y recibirá este miércoles a los 155 convencionales.

“A nombre del gobierno queremos anunciar que, a juicio nuestro, todas las situaciones que estaban pendientes y los requerimientos para reforzar algunos aspectos fueron dados por buenos por la presidenta y el vicepresidente”, sostuvo el subsecretario tras la cita con la directiva.

Según agrego, “esto fue respaldado por un informe de la Universidad de Chile, que estamos muy contentos que hayan podido declarar que, sin perjuicio de algunos, ajustes menores que nos han pedido reforzar para subir más aún el estándar en materia sanitaria, la conexión digital, la situación sanitaria, reúnen las condiciones para poder sesionar mañana acá”.

“Como Ejecutivo agradecemos y celebramos ese trabajo de una casa de estudios tan importante, que en el fondo lo que da cuenta es que, en un informe de siete puntos, que el Congreso, tal como lo había dicho el gobierno, tiene las condiciones mínimas para poder sesionar seguramente al nivel de la convención. Y creemos nosotros, y también se lo comunicamos a la mesa, que están todas las condiciones dadas para que la Convención empiece a funcionar mañana”, cerró la autoridad de gobierno.

El informe al que aludió el subsecretario, y al que accedió La Tercera establece que, entre las medidas, “estas incluyen uso de mascarillas, mayor ventilación, monitoreo de la calidad del aire, mejor señalética”. Se agrega que “de la información recopilada y traspasada por el equipo técnico compartimos que es necesario realizar una jornada de inducción, donde las y los miembros de la Convención Constitucional puedan interiorizarse con el sistema de microfonía y de votación respectivo, así como principalmente realizar el proceso de enrolamiento requerido para que estos sistemas funcionen”.

Protocolo sanitario y Senado

Durante esta mañana Loncon y Bassa también sostuvieron un encuentro con la directiva del Colegio Médico para trabajar en un protocolo sanitario para el mejor funcionamiento del órgano constituyente.

El presidente (s) del Colmed, Patricio Meza, aseguró que la institución “se ha puesto a disposición de la Convención para poder ayudarlos en el sentido de que ellos puedan dedicar el mayor tiempo posible a las acciones para los que fueron convocados. Nos ponemos a disposición de la Convención y de los funcionarios de la salud que son parte del órgano (…) Existen algunas propuestas y se están trabajando todo y se va a discutir todos los protocolos que existen para poder elegir y determinar, con aprobación de la Constituyente, el mejor protocolo para resguardar la salud de todos sus integrantes”.

Por otro lado, se espera que este miércoles la presidenta del Senado, Yasna Provoste, se reúna con la directiva de la Convención Constitucional. “Nos reuniremos como mesa con ellos, para garantizar que al menos desde el Senado, vamos a contribuir en todo lo que podamos. Pero eso no implica que se desconozca que la Constitución es clara y mandata al Presidente a garantizar el funcionamiento adecuado de la convención”, dijo la senadora.

La Tercera

Francisco Encina pone su cargo a disposición tras bochornoso inicio fallido de la Convención Constitucional

Luego que diferentes sectores pidieran su renuncia, este martes el secretario ejecutivo de la Convención Constitucional, Francisco Encina, puso su cargo a disposición tras el bochorno vivido en el fallido inicio del órgano encargado de escribir la nueva Carta Magna.

Tras el fallido y bochornoso inicio de la Convención Constitucional, órgano que no pudo sesionar por falta de tecnología en las dependencias del ex Congreso, el secretario ejecutivo de la instancia, Francisco Encina, puso su cargo a disposición.

Así lo informó La Red, noticia que se da luego que desde diferentes sectores pidieran la salida del personero de gobierno, luego de acusarlo de tener bastantes meses para tener todo preparado.

Sin embargo, la mesa de la Convención, dirigida por Elisa Loncon y Jaime Bassa, acusaron una serie de falencias que impidieron la realización de la primera y segunda sesión, debido a ausencia de tecnología como micrófonos, monitores y salas interconectadas.

Además, ambos acusaron este martes que sus oficinas personales no contaban con computador, impresora e incluso ni siquiera tenían teléfono, por lo que se decidió suspender la sesión de este martes, que debía haber sido la segunda.

Cabe recordar que, Francisco Encina, quien recibía un salario de $7 millones por sus funciones, no quiso hablar con la prensa y este martes reaccionó con molestia ante las consultas de los periodistas.

En tanto, el Gobierno se comprometió a solucionar las fallas técnicas que obligaron a suspender la primera sesión de la Convención Constitucional, que se debía realizar ayer en el Congreso Nacional en Santiago.

La situación provocó la reacción inmediata de la mayoría de los constituyentes, que apuntaron a Encina y al ministro de la Segpres, Juan José Ossa, pidiendo incluso sus renuncias.

Por su parte, esta jornada la mesa directiva de la Convención Constituyente informó que si las condiciones no están para sesionar en el Congreso Nacional en Santiago aceptarán el ofrecimiento de la Universidad de Chile.

El Desconcierto

Fiasco de la primera sesión de la Convención Constitucional llega a Contraloría: piden indagar millonario contrato de productora de hijo de exdiputada UDI

Una nueva arista de la fallida primera sesión de la Convención Constitucional se dio a conocer este martes. La empresa Street Machine Corp S.A. era la encargada de organizar la primera jornada del organismo encargado de redactar una nueva Carta Fundamental, siendo contrata vía trato directo para este fin, y para lo cual se le realizó un pago de 450 millones de pesos.

Lo anterior no es baladí, no solamente porque la sesión inicial de la Convención fue un fracaso rotundo debido a problemas técnicos y sanitarios, sino además porque Street Machine Corp es una empresa cercana a la UDI. De acuerdo a Interferencia, es de propiedad de Paul Morrison Cristi, hijo de la exdiputada UDI, María Angelica Cristi. A su vez, Morrison fue socio del diputado UDI, Joaquín Lavín León, hijo del actual precandidato presidencial UDI, en la discoteca Aeropuerto.

Ante esto, la bancada de diputados de la Democracia Cristiana (DC) ingresó un requerimiento a la Contraloría General de la República por “eventuales irregularidades” en el contrato de 450 millones de pesos.

Sin embargo, el constituyente Luis Mayol (RN) le bajó el perfil a esta situación, considerando que “yo creo que se está yendo a un nivel que no corresponde. A nosotros nos eligieron para hacer una Constitución y no una revolución, para eso nos están pagando”.

El convencional del pacto Vamos por Chile señaló a El Mostrador que “me llama la atención que quienes están preocupados por ese tipo de temas, son los que están pidiendo mayores presupuestos para más asesores. Yo no entiendo que tengamos que tener tantos asesores por cada constituyente”.

Mayol no solo bajó el perfil a la situación, fue más allá y apuntó a la mesa por la fallida sesión de instalación de la Convención: “Yo creo que la mesa debió haber sido más acuciosa y haberse juntado en la mañana para ver si estaba todo adecuado antes de habernos citado, porque nos citaron y ahí se dieron cuenta que las cosas no funcionaban, y estuvimos más de una hora encerrados, violando todas las normas de confinamiento y aforo”.

“También es falta de experiencia. Se debieron haber juntado, 2, 3, 4, 5 horas antes para ver si estaba todo disponible, haber hecho una pequeña prueba y habernos evitado el bochorno”, agregó.

Sin embargo, manifestó que “siempre que es plata del Estado tiene que haber transparencia, todo tiene que estar informado”.

“Cada vez que uno firma un contrato con alguien y ese servicio no se entrega en la forma adecuada, uno tiene que pedir las explicaciones (…) pero estos servicios tecnológicos siempre tienen fallas”, cerró.

Los descargos de la empresa

Desde la empresa se defendieron. La gerente general de Street Machine, Andronike Diuana, dijo a La Segunda que ellos no organizaron la parte que falló. “Lo que falló fue la parte técnica y de comunicaciones: los micrófonos, poner las pantallas, el streaming, internet, etc, algo que nosotros no vimos, no estaba en nuestro contrato, por lo que las críticas son injustas”. Diuana es también socia del dueño, Paul Morrison Cristi, hijo de la ex diputada de la UDI, María Angélica Cristi.

De acuerdo al citado medio, entre las empresas que se adjudicaron la licitación de los elementos técnicos, se encuentran Tecsistem, que se encargó de arriendo de los monitores. Alfacom estuvo a cargo de los computadores y equipos audiovisuales. Los equipos tecnológicos para las salas de reuniones fueron responsabilidad de Netdatabio, mientras que la instalación de los circuitos cerrados de televisión fueron parte de Mediastream.

Respecto a la millonaria suma de 450 millones de pesos, Diuana respondió que el contrato fue licitado y la empresa corrió “con todos los gastos de logística, de traslado de varios constituyentes de regiones a Santiago, alojamiento para cada uno en Santiago por una semana, todos los traslados internos, generadores de energía del evento, audio, calefacción, recursos humanos, etc. No es correcto lo que se publicó en redes sociales, donde solo se mostraron dos páginas de un contrato de 12 páginas”.

El Mostrador