Trece de los 33 mineros bloqueados bajo tierra desde hace 68 días en la mina de San José en Copiapó, han sido izados a la superficie este miércoles por la mañana. Las operaciones de salvamiento  continúan para sacar a los mineros restantes de la mina.
Bajo las cámaras del mundo entero, continúa el salvamento de los mineros. El primero en salir fue Florencio Ávalos, 31 años, que recorrió 622 mts. dentro de la cápsula antes de poder ver la luz del día.  Conmovedoras fueron las imágenes de Ávalos abrazando a su hijo, Byron de siete años, y a su mujer Mónica.

El Presidente de Chile, Sebastian Piñera, declaró que esta operación de salvamento “no tenía comparación en la historia de la humanidad”.

Recordemos que durante los 17 primeros días, no se tenían noticias de los mineros presos en el fondo de la mina, con lo que significa de angustia y desesperación de parte de las familias.

Abajo, los mineros no perdían las esperanzas y comenzaban a organizarse, mientras las familias ignoraban que estaban vivos, hasta que la sonda F838695_piera619-400consiguió, el 22 de Agosto, llegar hasta en donde estaban y pudieron mandar el famoso mensaje: “Estamos bien, los 33, en el refugio”.

Después de ser rescatados por la cápsula Fénix, los mineros serán llevados a un compartimiento especial en donde podrán  darse un baño y ver a las familias. Luego, serán llevados en helicóptero, si el tiempo lo permite, o en ambulancia en el caso contrario, hasta un hospital de Copiapó, a 50 Kms., para exámenes más completos.

Los cuatro primeros mineros salieron en cuatro horas, un poco más rápido de lo que se había previsto, ya que se calculaba una hora para cada subida, contando con la preparación y la ascensión de 15 minutos.

Después de los cuatro primeros, juzgados los más hábiles, le toca  a los más “débiles” físicamente, o psicológicamente, y finalmente a los más fuertes, capaces de soportar una larga espera.

mineros-fuera-400

Edison Pena recuperó  la libertad, y el aire libre, este miércoles a las 15h12 minutos. Es el 12° minero que pudo salir gracias a la operación de rescate.

Mario Sepúlveda, electricista de 39 años, fue el segundo minero en ser rescatado, justo una hora después que su camarada Florencio Ávalos. Con los ojos cubiertos por lentes oscuros especiales para protegerse de la luz del sol, después de dos meses en la oscuridad, agradeció calurosamente a los hombres que lo habían rescatado con grandes abrazos. “Estuve con Dios y el Diablo”, declaró delante de las cámaras de la TV pública e internacional, rodeado de su mujer y de sus dos hijos. Sin dar más detalles, hizo un llamado para que se efectúen “cambios en el mundo del trabajo, que no puede continuar como está actualmente”.

Morales agradece

Desde la mina, a donde fue a encontrarse con el único minero de nacionalidad boliviana, Evo Morales, después de salud

ar a su compatriota Carlos Mamani, agradeció por el trato y el apoyo al minero boliviano: “Es histórico, inédito e inolvidable para el pueblo boliviano de ver el rescate de tantos mineros, de verlos sanos y a salvo, y entre ellos nuestro hermano Carlos”, declaró el Jefe del Estado en el aeropuerto de Copiapó. “En nombre del pueblo boliviano, no sé como pagar nuestra deuda por los esfuerzos de todos”.DIRE070910EVO-400

El minero boliviano

A la salida de la mina lo estaban esperando su esposa, su mamá y amigos. Pudieron hablar con él durante una media hora, y después fue llevado al hospital de Copiapó para hacer exámenes médicos. Carlos Mamami también pudo encontrarse con el Presidente chileno Sebastian Piñera y el Presidente de Bolivia, Evo Morales, que hizo el viaje desde La Paz exclusivamente para estar presente en el momento del rescate.