En Colombia, un avalancha de barro mató 17  personas y 123 están desaparecidas. Los socorros tienen dudas de encontrar sobrevivientes.

 

Fue en Medellín que ocurrió la avalancha de barro sepultando más de 35 casas, matando a 17 personas y dejando a  123 desaparecidas, por causa de una estación de lluvias sin precedentes en el país.

 

El alcalde de Bello, en las afueras de Medellín, indicó que siete personas fueron encontradas en vida. Fueron decretados tres días de duelo nacional, y todas las fiestas suspendidas.

221541-medellin-compte-plusieurs-quartiers-banlieues-400

Cerca de 700 personas han participado a los socorros, pero el general Alberto Mejías, quien comanda las operaciones, previno que podrían ser suspendidas, dependiendo de la evolución del tiempo, y en razón de la inestabilidad del terreno por causa de las lluvias.

Según un responsable de la Cruz Roja, las búsquedas se hacen a manos desnudas. Pero la esperanza de encontrar sobrevivientes son casi nulas.

El sector fue sobrevolado por helicópteros para determinar si otras áreas deberían ser evacuadas. Según expertos, se necesitarán por lo menos dos semanas para evacuar los 50.000 metros cúbicos de tierra que cayeron sobre la ciudad.