Antes de aterrizar en Suiza, los pasajeros de los vuelos internacionales tienen que rellenar un formulario de salud debido a la pandemia de coronavirus. Keystone / Detlev Munz

Después de imponer restricciones sin precedentes en la vida pública para contener la pandemia, Suiza ha suavizado las medidas y ha reabierto sus fronteras terrestres. Sin embargo, desde mediados de junio, se observa un preocupante aumento de nuevos casos de contagio.

Las últimas novedades sobre la situación en Suiza y las medidas que siguen en vigor.

– Desde  el 6 de julio, es obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público. En algunos cantones, como Vaud y Jura, los clientes tienen que llevar mascarillas en las tiendas. Los estudiantes de educación secundaria superior en Lucerna tendrán que utilizarlas después de las vacaciones de verano. Otros cantones estudian adoptar medidas similares. A partir del 1 de agosto, la Universidad de Friburgo exigirá el uso de mascarillas cuando no se pueda mantener la distancia mínima de seguridad de 1,5 metros.

– Todas las personas que llegan a Suiza procedentes de uno de los 29 países considerados “de alto riesgo”, entre ellos Estados Unidos, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, República Dominicana, Honduras, Panamá, Perú y Brasil, deben guardar cuarentena durante un periodo de diez días. A partir del 23 de julio esta lista se amplía a 42 países e incluye a Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala y México. La lista de países cambia, puede consultarla aquí (portal del Gobierno suizo).

– Desde el 20 de julio se han levantado las restricciones de entrada para 21 países: Argelia, Australia, Canadá, Georgia, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Tailandia, Túnez y Uruguay.

– Ya está permitido viajar entre Suiza y la Unión Europea, los países miembros de la EFTA (Noruega, Islandia, Liechtenstein) y Reino Unido.

– Se han registrado alrededor de 1,6 millones de descargas de la app de rastreo SwissCovid, pero solamente alrededor de 950 000  dispositivos la están utilizando. Las pruebas de COVID-19 son gratuitas para los residentes en Suiza.

– Desde el 22 de junio están permitidos de nuevo los eventos públicos y privados que concentran hasta 1 000 personas, siempre y cuando esté garantizada la distancia de seguridad. Los eventos de mayor afluencia siguen prohibidos. La distancia de seguridad recomendada se ha reducido de 2 a 1,5 metros. Algunos cantones, entre ellos Basilea y el Tesino, tienen medidas más estrictas respecto a las concentraciones de personas que el resto del país.

Si usted viene a Suiza desde alguno de estos países, tiene que guardar una cuarentena de 10 días antes de ingresar

 

Actualmente, el Gobierno de Suiza recomienda el uso de mascarillas cuando no se puede mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros.

La aplicación de rastreo SwissCovid lanzada el 25 de junio es una herramienta para seguir la cadena de contagios e  informar a los usuarios si han estado en contacto con alguna persona infectada. 

El Gobierno Federal asume los costos de todas las pruebas para determinar la presencia de COVID-19. “No podemos permitir que algunas personas declinen hacerse un test por cuestiones económicas”, subrayó el ministro de Salud, Alain Berset, al dar a conocer la disposición.

Las autoridades sanitarias recomiendan a toda la población someterse a una prueba de diagnóstico en caso de síntomas.

El 6 de julio quedaron anuladas las restricciones temporales de admisión dirigidas a los trabajadores de Estados terceros, es decir, de aquellos con pasaportes de Estados fuera de la Unión Europea y la EFTA. Sin embargo, los viajeros extraeuropeos no podrán vacacionar en Suiza. 

El viernes 19 de junio, Suiza puso  fin a la “situación extraordinaria” decretada el 16 de marzo para contener la epidemia del coronavirus y bajo la cual el Gobierno federal asumió el poder de decisión en todo el país. 

Dicho de otro modo, al concluir la “situación extraordinaria” el país recupera su federalismo luego de más de tres meses de medidas extraordinarias sin precedentes que afectaron profundamente la vida los ciudadanos.

Suiza se encuentra ahora en “situación particular” de acuerdo a la legislación sobre epidemias. Eso significa que el Gobierno federal podrá decretar aún ciertas medidas, pero tendrá que consultar primero a las autoridades cantonales.

“Necesitamos una reacción fuerte y la necesitamos ahora”, enfatizó la presidenta de la Confederación, Simonetta Sommaruga, al explicar la decisión de proclamar una “situación extraordinaria” en Suiza de conformidad con la Ley de Epidemias. Era el 16 de marzo y los casos de contagios y muertes en el país aumentaban de manera alarmante.

Bajo la nueva situación, el Gobierno federal pudo ordenar medidas inmediatas y unificadas en los 26 cantones. En particular, el cierre de escuelas, tiendas, mercados, restaurantes, bares, e instalaciones recreativas como cines, museos y centros deportivos, así como la prohibición de eventos multitudinarios.

Las restricciones se incrementaron conforme lo exigió la evolución de la pandemia e, inversamente, se han ido relajando en el camino de vuelta a la normalidad.

covid-19

El 15 de junio Suiza abrió sus fronteras con los Estados miembros de la UE/AELE y desde el 6 de junio, entró en la tercera etapa del desconfinamiento, lo que significó el reinicio de todas las actividades en el país, pero con limitaciones de distancia interpersonal (metro y medio  a partir del 20 de junio).

Las autoridades sanitarias permanecen atentas a la evolución de los contagios de la COVID-19 y mediante el rastreo de contactos buscarán evitar la multiplicación de casos de infección.

 Suiza dice adiós al peor periodo de contagios

Estas son las últimas cifras sobre el curso de la pandemia en Suiza. Los gráficos se mantienen actualizados automáticamente día con día. (Una comparación internacional en este artículo)

El Gobierno suizo adoptó la base jurídica para una aplicación de rastreo de personas afectadas con el coronavirus, aprobada por el Parlamento. La aplicación  “SwissCovid” se puede descargar y su uso es voluntario. Con ella se puede identificar  rápida y eficientemente a las personas que entraron en contacto c
on alguien infectado por la COVID-19. 

 Retorno gradual a la normalidad

El Ejecutivo helvético no impuso un confinamiento obligatorio, pero insistió en la pertinencia de quedarse en casa lo más posible el 16 de marzo, fecha en la que inició el semiconfinamiento en Suiza.

El 27 de abril inició la primera etapa de la estrategia de desconfinamiento, con la apertura de ciertos comercios y servicios médicos. La segunda etapa comenzó el 11 de mayo con el reinicio de la clase en el aula en la enseñanza obligatoria y fue abierto todo el comercio minorista, además de museos, bibliotecas. 

En el proceso de desescalada, las autoridades sugieren continuar con el teletrabajo en los casos en que sea posible.

 Apoyo a la economía 

El crecimiento de la economía suiza podría caer un 6,7% en 2020, la desaceleración más marcada desde 1975, según las previsiones de la Secretaría de Estado de Economía (SECO).  Incluso en 2021, se espera que la economía se recupere lentamente.

Los hospitales suizos estiman pérdidas por hasta 300 mil millones de francos a causa de la crisis sanitaria.

Más de 180 000 empresas han solicitado desempleo parcial para 1 900 millones de trabajadores; es decir, una tercera parte de la población activa en Suiza. La tasa de desempleo también aumentó al pasar a 3,3% en abril de 2,5% en febrero.

En total, los fondos de emergencia liberados por el Gobierno para mitigar las consecuencias de la pandemia y ayudar a ciertos sectores ascienden a más de 65 000 millones de francos. 

 El Gobierno ha extendido la posibilidad de recibir subsidios por pérdida de ganancias a los trabajadores independientes afectados indirectamente por las restricciones. También decidió incluir nuevas empresas emergentes en su sistema de caución disponible para las PYME.

La SECO adoptó el 15 de mayo un plan de vigilancia para combatir y castigar eventuales abusos en la demanda de créditos de transición. Unas 122 000 empresas han recurrido a esos empréstitos.

 Sectores más desfavorecidos y solidaridad

La pandemia del coronavirus ha golpeado severamente a diversos sectores de la población en Suiza, en particular a aquellos que ya se encontraban en situación precaria antes de la emergencia sanitaria como los llamados “sin papeles”, los “sin techo”, las personas con dependencia a las drogas y aquellas que ejercen la prostitución. 

Algunas personas extranjeras con permiso de vivir en Suiza temen que solicitar ayuda social sea un elemento que pueda afectar su futuro en este país. Entrevista: 

 Ayuda de Suiza a países en desarrollo

El Gobierno suizo anunció un paquete de ayuda de 400 millones para aliviar la situación de emergencia en países en desarrollo.

Además, la Confederación destinó otros 18 millones de francos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias (CEPI), con sede en Oslo, para acelerar la búsqueda de medicamentos.

  Aquí encontrará información de la OMS, y aquí los reportes diarios sobre la situación mundial (en inglés). 

Entre tanto, en Suiza, como en otros países, se busca una vacuna o un tratamiento efectivo para contrarrestar los efectos de la COVID-19.

 https://www.swissinfo.ch/