El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, pidió  en Davos este jueves que la seguridad alimentaria sea una de las  prioridades del G20, preocupado con los niveles alcanzados por los precios de los alimentos, comparables a aquellos de 2008, en el momento de las «revueltas del hambre».

 

«Indonesia apoya totalmente la idea que la seguridad alimentaria sea inscrita como prioridad a la orden del día del G20», declaró delante del Forum Económico Mundial (WEF), expresándose antes que el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

«El elevado precio de los alimentos tiene un impacto sobre la inflación, pero también sobre la pobreza y el hambre, que puede conducir a problemas políticos y sociales», advirtió.

«Tenemos todavía mucho camino a recorrer antes de llegar a un crecimiento durable», declaró.

«La próxima guerra o conflicto económico podrá  efectuarse alrededor de la escasez de los recursos, si no administramos el problema juntos», dijo.

Evocó una «resurgencia» del continente asiático en la relación de fuerza mundial que, subrayó, no es solamente debido a China, India o Japón.

Citó las grandes pandemias, como el paludismo, los desastres naturales y el terrorismo, como desafíos comunes que hay que levantar por los países del G20.