Bolivia | El Gobierno declara desastre nacional por los incendios forestales y la sequía

El Gobierno declaró este jueves desastre nacional por los incendios forestales y la sequía que afectaron ya más de un millón de hectáreas en el país. El fuego incesante no pudo ser controlado aún, por lo que con esta declaratoria se viabilizará la ayuda internacional.

«Pido unidad para enfrentar el fuego, ayudar a los posibles damnificados, al medio ambiente y los animales; el decreto está a disposición de todos los medios, estamos declarando desastre nacional por sequías e incendios, es una necesidad, tenemos fuertes amenazas, no quisiéramos que suceda lo del año pasado, por lo tanto creo que ahora todavía estamos a tiempo», anunció la presidenta transitoria, Jeanine Áñez.

Las autoridades tuvieron una reunión de emergencia este jueves para analizar la situación que atraviesan las regiones afectadas, que se encuentran sobre todo en Santa Cruz y Tarija, que ya se declararon en desastre departamental. Tras una evaluación, se vio pertinente esta decisión para dar lugar a la llegada de más ayuda.

«Estuvimos en casi todos los focos de incendio tratando de apoyar a las Fuerzas Armadas, a los bomberos de la Policía Nacional y voluntarios, pero ya no podemos seguir solos (…) el gran valor de este decreto es fundamentalmente pedir ayuda internacional, tener las puertas abiertas para que manos amigas del exterior se fijen en nuestra patria y nos den la mayor colaboración posible», indicó el ministro de Defensa, Luis Fernando López.

Indicó que todos los ministerios deberán tener participación en el comando de incidencia nacional, para generar estrategias conjuntas con los comunarios y autoridades locales.

«Otro de los beneficios de declarar desastre nacional es que los gobiernos locales y departamentales podrán coordinar con el Gobierno central para solicitar y que conozcamos sus necesidades en cuanto a los incendios y de ahí, serán los Ministerios de Economía, de Planificación y de Relaciones Exteriores los que nos permitan traer recursos a Bolivia en enseres, dinero o lo que fuere», afirmó López.

La Razón


Suben de 3.237 a 5.430 los focos de calor en Bolivia

En la última jornada, los focos de calor en Bolivia aumentaron de 3.237 a 5.430, según el reporte del Ministerio de Medio Ambiente, en medio de voces que piden al Estado la declaratoria de desastre nacional. Del total de focos, 1.542 se encuentran dentro de reservas forestales.

El departamento de Santa Cruz es el más afectado por esta situación, al concentrar el 75% de los focos de calor en el país, es decir, la cifra asciende a 4.086 focos de calor, de los cuales 603 corresponden al municipio de Urubichá, 568 a Concepción, 482 a San Ignacio de Velasco, 465 a San Matías y 407 a Ascensión de Guarayos. Estos también son los cinco municipios con mayor incidencia a escala nacional.

En lo que va del mes de octubre se reportaron 36.315 focos de calor en Bolivia, según el Ministerio de Medio Ambiente.

A esto se suma que, en Santa Cruz, hay 44 incendios forestales activos, de acuerdo al reporte de la secretaria de Medio Ambiente, Cinthia Asin, quien dijo que el aumento de focos e incendios solo responde a que detrás de estos hechos está la actividad humana.

“Aquellos que inician una quema están atentando contra la vida y bienes de sus vecinos y también contra el patrimonio nacional del Estado, por lo tanto, la reflexión va para aquellos que imparten justicia, que sean implacables”, señaló Asin.

Las regiones de Beni, Chuquisaca y Cochabamba también se ven afectadas por el fuego, pues concentran 635, 299 y 214 focos de calor, respectivamente.

Alerta naranja

Para este 8 de octubre, hay condiciones propensas para la propagación de incendios en la zona este de Pando; en el norte, el centro y el sur de Beni; en el Norte Integrado, en la Chiquitania y en el Chaco de Santa Cruz; así como en el Chaco de Tarija; en los Valles y el Chaco de Chuquisaca; y en el Trópico de Cochabamba.

La alerta se determina solo tomando en cuenta los parámetros meteorológicos de temperatura máxima en grados centígrados (°C), humedad relativa (porcentaje), vientos y precipitaciones. La situación más complicada es la de las temperaturas, que podrían alcanzar hasta los 42ºC en Santa Cruz.

EL Deber


Brasil | Incêndios já devastaram área de quase 4 milhões de hectares do Pantanal em 2020

O fogo incontrolável que atinge o Pantanal brasileiro já devastou área de 3.9 milhões de hectares do bioma, área pouco menor que o estado do Rio de Janeiro. Desse total, 1,8 milhão na parte que fica em Mato Grosso do Sul. Os dados são do Lasa (Laboratório de Aplicações de Satélites Ambientais do Departamento de Meteorologia da UFRJ – Universidade Federal do Rio de Janeiro). A área destruída representa 26% do bioma até o momento.

Conforme os dados, 1 milhão de hectares foram devastados em menos de um mês. No relatório do dia 16 de setembro, três semanas atrás, o total devastado era de 2,9 milhões de hectares, sendo 1,1 milhão em MS.

Em uma semana, o total devastado foi de 516 mil hectares, ou seja, média diária de 73,6 mil hectares. É como se uma área comparável ao tamanho de Salvador queimasse por dia.

Pantanal em chamas

Com o avanço do fogo e o grande número de queimadas florestais, os bombeiros de Mato Grosso do Sul receberam reforço esta semana de homens da Força Nacional.

Além disso, militares do Paraná e Santa Catarina já estão no Estado auxiliando as equipes locais no combate aos incêndios. De acordo com as Força Armadas, já atuam na região pantaneira: sete aeronaves na Marinha, Polícia Militar de Minas Gerais e de mato Grosso do Sul e Ibama (Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Naturais), que ajudam no reconhecimento e transporte de água aos focos de queimada de difícil acesso.

Desde o início da semana, mais 150 combatentes entre fuzileiros navais, bombeiros, brigadistas e voluntários atuam nas regiões da Br-262, Serra do Amolar, Jatobazinho, Serra Negra, Fazenda Bodoquena, Fazenda Santa Tereza e Fazenda Santa Clara.

Midia Max


Paraguay | Tras retorno de las altas temperaturas, reportan nuevos focos de incendio

En el transcurso de la jornada se reportaron nuevos focos de incendio en distintos puntos del país. Esta situación se dio en coincidencia con el regreso de las altas temperaturas y la falta de precipitaciones.

Uno de los siniestros de los que se tuvo conocimiento este jueves tuvo lugar en un predio ubicado hacia la ciudad de San Bernardino.

Videos compartidos por usuarios en redes sociales muestran una densa humareda hacia la zona del desvío a la ciudad veraniega, colindante con la localidad de Ypacaraí.

Igualmente, se reportó otro principio de incendio en un pastizal de la zona de Mbokajaty, el cual pudo ser controlad por la Compañía de Bomberos Voluntarios de Lima.

Un sitio donde también volvieron a reportarse focos de calor fue en el cerro Aquino de la ciudad de Caacupé, en el departamento de Cordillera.

Cabe recordar que días atrás ya se había registrado un incendio de considerables proporciones en este sitio, el cual pudo ser controlado tras una ardua labor de los bomberos.

Fue así como, tras varios días de relativa tregua, se tuvieron reportes de nuevos incendios forestales y quemas de pastizales en nuestro país, en coincidencia con el retorno de las altas temperaturas.

HOY


Persisten “focos activos” en seis provincias del norte y centro del país

Las provincias de Córdoba, Salta, Tucuman, Jujuy, Catamarca y La Rioja continuaban registrando focos de incendios “activos”, informó el Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF) en su reporte diario.

En Córdoba, los incendios se situaban en La Paz, Villa de Soto, Alpa Corral y Villa Amancay, precisó el organismo y agregó que se lograron contener las llamas en la localidad de Luyaba y en la ciudad de La Cumbre.

En tanto, fueron extinguidas las llamas en la ciudad de Santa Rosa, del departamento cordobés de Calamuchita, así como en la localidad Papagayos, de la provincia de San Luis.

Por otra parte, el SNMF detalló que se registran “focos activos” en los departamentos tucumanos de Sierra de la Escaba, Yánima y Sierras de Narváez, así como en la zona de Ledesma (La Unión Seca), Cerro Plaza y Santa Clara, de Jujuy.

Lo mismo sucede en Salta, donde son cinco los focos activos localizados en Pocitos (San Martín), Aguaray, Santa Rosa, La Viña y San Lorenzo.

En Catamarca, se mantienen activos los incendios en la ciudad de Las Lajitas (Paclin), mientras fueron “extinguidas” las llamas en la localidad de Caspinchango y “contenidas”, en Ambato.

En tanto, en la localidad riojana de Tama los incendios se mantienen activos, informó el organismo que precisó que en la localidad de Cholila, departamento chubutense de Cushamen, el fuego está controlado.

Télam


“10 veces el tamaño de Buenos Aires”: así son los masivos incendios que han causado un “ecocidio” en Argentina

En Argentina lo llaman un “ecocidio” porque es una destrucción extensa del medio ambiente que comenzó de forma deliberada.

En la provincia de Córdoba, en el centro de Argentina, fuegos iniciados intencionalmente ya han destruido más de 2 mil kilómetros cuadrados de bosques, el equivalente a 10 veces el tamaño de la ciudad de la Buenos Aires.

Si bien se lograron controlar los focos más grandes, después de dos semanas ininterrumpidas de incendios aún continúan ardiendo algunos bosques en las sierras y Defensa Civil advirtió que el fuego podría reiniciarse en algunos “puntos calientes”.

“No vamos a bajar los brazos hasta apagar los incendios y que los responsables paguen por el ecocidio. Basta de quemas”, señaló a través de Twitter el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, Juan Cabandié.

Además de Córdoba, otras 13 provincias argentinas han sufrido grandes incendios de bosques y pastizales en las últimas semanas.

El funcionario, quien aseguró que el 95% de estos incendios “son intencionales”, apuntó contra el sector ganadero, al que se acusa de comenzar los siniestros a través de una práctica muy establecida en Argentina: las quemas.

El experto en manejo del fuego Nicolás Mari, investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y coordinador de la Red Latinoamericana de Teledetección e Incendios Forestales (RedLatif), con sede en Córdoba, le explicó a BBC Mundo que esta técnica se utiliza con dos fines.

La primera es renovar las pasturas. “Se quema el pasto seco de un campo para buscar el llamado rebrote verde”, señaló.

La mayoría de los incendios forestales en Córdoba comienzan de forma intencional.

“En zonas llanas se utiliza ampliamente y si uno lo planifica y lo hace en condiciones controladas es una técnica efectiva y segura”, aclaró.

No obstante, dijo que muchas veces se hace de forma irresponsable, sin tomar en cuenta factores como el viento o el clima, que hacen que los fuegos se extiendan a otras áreas.

El segundo objetivo de las quemas intencionales es lo que se conoce como “avanzar la frontera agropecuaria”.

“Son desmontes, pero en vez de usar topadoras (tractores con palas frontales) queman los árboles. Lo suelen hacer grupos económicos grandes que compran bosques a un precio más barato y los queman para poder plantar soja y hacer que sus terrenos valgan más”.

El experto señala que a pesar de que Argentina tiene una Ley de Bosques que supuestamente debería proteger estas zonas, la legislación no se aplica.

Vecinos contra el fuego
Una particularidad de los incendios en Córdoba es que a pesar de que ocurren “todos los años, desde hace muchas décadas”, la provincia no cuenta con una brigada de bomberos forestales.

Cada año, entre junio y diciembre, cuando se realizan las quemas y empiezan los incendios, la provincia debe pedir ayuda al gobierno nacional y a las otras provincias.

“El sistema de bomberos de Córdoba, que funciona con voluntarios, trabaja para salvar vidas humanas y casas. Si hay un incendio forestal detectan la casa más cercana y se concentran en protegerla de los fuegos”, explica Mari.

“Recién cuando no hay casas en riesgo se despliegan en los bosques”.

Los bomberos de Córdoba lograron proteger las zonas residenciales.

El experto destaca la efectividad de esta fuerza: a pesar de la dimensión de los últimos incendios, hubo dos víctimas mortales y unas 20 casas destruidas.

Mientras los bomberos locales se concentran principalmente en proteger a la gente, son los vecinos quienes forman la primera línea defensa de los bosques.

En muchos pueblos de Córdoba, la sociedad civil forma grupos autoconvocados para luchar contra los incendios forestales.

Armados de camionetas con tanques de agua y mochilas hidrantes que cargan hasta 25 litros y tienen mangueras que disparan el agua, cientos de vecinos acuden año tras año a apagar las llamas.

Muchos ya son expertos en dar “chicotazos”, como se conoce a una técnica que consiste en sofocar las llamas utilizando un palo de madera que tiene tela de jean atado en la punta, un elemento apodado “chicote”.

Mari cuenta que en las últimas dos semanas, cerca de mil civiles participaron apagando los fuegos en tres ciudades cercanas a La Cumbre, donde vive, junto con unos 300 bomberos y 80 brigadistas forestales.

Sequía histórica
Además de la responsabilidad humana —que llevó a que 13 personas hayan sido imputadas y tres detenidas por los incendio— otro factor que ha avivado los fuegos en Córdoba es la sequía histórica atribuída al cambio climático.

2020 ha sido hasta ahora el año con menos lluvias en esta provincia desde que comenzaron los registros en 1955.

“Es una desconfiguración de los regímenes de lluvia que también afecta a muchos otros países y ha provocado una sequía sistémica”, explica Mari.

Estas sequías están detrás de los enormes incendios que hubo en California, en Estados Unidos, y antes en lugares tan dispares como Australia y Grecia.

La acción humana, tanto directa a través de las quemas y los desmontes, como indirecta a través del cambio climático, ha hecho que Córdoba tenga una de las tasas de deforestación más altas del planeta.

Los investigadores Marcelo Zak y Marcelo Cabido de la Universidad Nacional de Córdoba estimaron en 2009 que queda cerca del 5% de los 120 mil km2 de bosques nativos que había a comienzos del siglo pasado.

En tanto, solo hay unos 10 mil 600 km2 de nuevos bosques de sustitución.

“Por estar siempre detrás de lo urgente, que es producir comida y hacer dinero, relegamos lo importante, que es la biodiversidad”, resume Mari.

El Universal