Las autoridades fiscales americanas exigen medidas contra los bancos suizos que durante años ayudaron a miles de ciudadanos norte americanos a fraudar el fisco, organizando un sistema absolutamente criminal digno de la mejor época de Al Capone, que de echo cayó por no tramites-para-visas-americana 1 large-400pagar los impuestos y no por los innumerables crímenes que cometió- que exige del Parlamento la aceptación de una ley de la cual prácticamente nada se sabe, o si no el fisco americano se atacará a cada uno de los bancos implicados en la fraude, con consecuencias catastróficas, principalmente porque hay dos bancos cantonales, o sea con aval del Estado, en el paquete.

El sistema suizo está basado en la confianza entre el pueblo y sus gobernantes, y fraudar el fisco no está dentro de los costumbres helvéticos, por esto en los años treinta se inventa el secreto bancario para proteger la esfera privada de las personas, ya que el gobierno no tenía Parlement-suisse-400ningún motivo para desconfiar de los ciudadanos de la Confederación. Cuando los banqueros suizos vieron que esta característica cultural no era la misma del otro lado del atlántico, organizaron un sistema sofisticado para ayudar a ricos americanos a esconder su dinero, ya que en los EEUU, en donde el culto al dinero es la primera religión de Estado, esconder el dinero es una de las actividades implícitas del ultra liberalismo, que combate la invasión del Estado en la vida de las personas, en una especie de anarquismo de derecha ultraconservador, sintetizado en el movimiento Tea Party, que justamente nace por la negativa de los colonos de pagar impuestos sobre el té a la corona británica.

Volviendo a la Suiza, vemos un país, un gobierno a rodillas, humillado, obligados a aceptar una ley de la que no conocen los detalles, a ciegas, para intenta salvar algunos bancos de la quiebra y preservar el sistema financiero suizos de una de las peores crisis – que ellos mismos provocaron- desde su existencia.

No hay que engañarse, la importancia de los bancos en la economía2009 08 26 secret Bancaire UBS-400 helvética no es tan importante cuantos muchos piensan. En el país de los bancos y de la finanzas, el sistema bancario pesa 4% de la economía, tanto cuanto el turismo, pero el déficit de imagen ha sido absolutamente catastrófico, ya que la imagen positiva de la Suiza como un país neutro, amante de la paz, sede de los organismos internacionales, campeona de la solidaridad internacional, sede de la Cruz Roja Internacional, una de las democracias más exitosas del planeta, ha sido reemplazada por la imagen de un país que acepta el dinero sucio del mundo entero; de traficantes, dictadores, criminales y defraudadores del planeta. La imagen del suizo ordenado, trabajador, buen ciudadano ha sido reemplazada por la imagen del banquero criminal, dispuesto a todo para obtener beneficios, y sin escrúpulos en violar la ley tanto del país como del extranjero, peor aún, de entregar sus empleados como carne de cañón a la voracidad de la justicia americana.

Así en 2008, junto con la crisis financiera, se revelan los comportamientos absolutamente criminales de la UBS (Unión de bancos suizos) y del Crédit Suisse, dos de los mayores bancos del país, en los Estados Unidos y otros países europeos.

Fruto de la crisis internacional, y la necesidad absoluta de los gobiernos de liquidez, comienza una caza sin respiro contra los defraudadores.

118034257-400Porque siempre son los mismos. El ciudadano común – aquel que trabaja por un salario, aquel que lucha para pagar las cuenta a fin de mes, el pequeño empresario que lucha por la sobrevivencia de su empresa-, es la primera víctima de los corruptos y criminales. Porque estos ciudadanos no tienen nada que esconder, pero ven sus impuestos utilizados para cubrir las consecuencias de irresponsables.

Pero los que esconde el dinero son aquellos que no resisten a la necesidad compulsiva de acumular cada vez más. Personas enfermas de codicia que hacen pagar a la sociedad sus desequilibrios, y sin el más mínimo remordimiento ni arrepentimiento. Así pueblos como el griego, el español, el portugués, están pagando el duro tributo a la corrupción, la incompetencia, al egoísmo.

El sistema ultra liberal ha demostrado largamente que para lo único queimages sirve es para incentivar el acaparamiento de las riquezas, la corrupción, la mentira, el engaño, la codicia. Así en España, después de haber sido expulsados de su casas, las personas deben continuar pagando la deuda al banco, sin importarles a los ejecutivos si esta medida es absolutamente indecente, y que ha llevado a centenas de ciudadanos ibéricos al desespero, incluso al suicidio.

Así, después del escándalo de la UBS en 2008 en los EEUU, en donde las actividades criminales del banco fueron reveladas, otros diez bancos suizos, de los cuales algunos cantonales, o sea con participación del Estado, retomaron los clientes que habían huido de la UBS y continuaron con sus planos delictuosos, como si nada hubiera pasado, revelando hasta qué punto puede llegar la estupidez de la codicia. Por esto, las medidas del gobierno americano dividen las sanciones en dos, antes de 2008 y después de 2008, en donde los bancos continuaron con las actividades ilegales consientes de las consecuencias y arriesgando la reputación de una nación entera. Y para el puritanismo norte americano, el crimen es peor después del 2008, ya que deliberado.

De esta vez se nota un cansancio de la sociedad. Muchos senadores declararon “No querer salvar los bancos” votando una ley que teóricamente evitaría una catástrofe mayor. Otras voces colocaron en primer plano el riesgo por el empleo en el caso de la ley no ser votada.

1305618 pic 970x641300Pero en el fondo, los senadores están en un callejón sin salida, y lo saben. Por más que protesten y griten no existe otra alternativa. De hecho existe sí, no votar la ley y dejar los bancos en las manos de la justicia americana, que sería el peor de los escenarios, porque muchos bancos no resistirían al peso de las multas y se verían en la obligación de cerrar sus puertas. Y de esta vez la sociedad no está dispuesta a gastar dinero de los impuestos para salvarlos. Entonces, en el Parlamento pesa la pregunta, ¿qué es lo que importa más? ¿El estado de derecho o el empleo? Es evidente que el consejo de Estado escogió la segunda opción, con un dolor terrible en el corazón, porque en el fondo nadie, todas las corriente políticas confundidas, quería votar esa ley humillante ni aceptar la imposición de los EEUU.

No hay alternativa al desastre y finalmente fue votada en la Camara alta (Senado) la salvación de los bancos y la Lex Americana 24 voces contra 15, que suspende – impensable hace algunos meses en donde todavía había sectores que tentaban histéricamente de salvar el secreto bancario – la legislación suiza por un año. Esta ley permitirá a los bancos de entrar en un programa de sanciones financieras, evitando las persecuciones judiciales.

Esta ley fue aceptada por el senado para evitar las consecuencias sobre la 158866335 news624-400economía y los puestos de trabajo. This Jenny (UDC/GL) resumió la situación de una forma simple y cruda: “Un presidente de partido dijo que aceptar una ley como esa equivale a bajarse los pantalones. Pues bien, yo estoy dispuesto a hacerlo si la existencia de mi empresa está en juego”.

De lado de la izquierda es también la desolación. Luc Recordon (Verdes/VD), que defendía el no votar la ley, paso al lado del sí en nombre de la defensa de la economía nacional. Va tentar de mejorar la ley para finalmente cerrar este capítulo “que pudre la vida política suiza desde hace lustros”.

4dbb546a-bfbb-4043-9752-c8229c433d99-400Anita Fetz, socialista, grita su rabia de deber aceptar esta ley para salvar los bancos de su cantón: “es una pesadilla. Si no actuamos será el incendio generalizado. Los bancos se acusarán entre ellos para salvar la piel”.

Como chacales, están dispuestos a devorarse entre ellos si esto significa salvar los muebles. Inmorales, ausentes de autocrítica, los bancos se colocan como víctimas del sistema americano que quisieron engañar. Así como lo hicieron con los ricos alemanes, italianos, etc, etc….

Durante toda la mañana las acusaciones contra los bancos, principalmente aquellos que recuperaron los clientes que desertaron en masa la UBS debido a las presiones del gobierno americano, fueron legión: “La4979479.image ganancia, la ganancia, el gusto del lucro, es lo único que contaba, desgraciadamente “, se exclama Peter Foehn (UDC/SZ). “Los bonos eran demasiado seductores y llevaron a acciones criminales”.

Christian Levrat del Partido socialista se indigna: “Esos banqueros son unos delincuentes y deben, como los otros, asumir sus actos”.

Los partisanos de la aprobación de la ley no defienden los actos de los bancos, al contrario, afirman que la ley de urgencia permitirá castigarlos, pero fuera de una denuncia judiciaria, que evitaría de colocar en peligro la reputación, o la existencia de los establecimientos bancarios.

La BNS ( Banco Nacional Suizo), la FINMA y los ministros cantonales se pronunciaron a favor de esta ley de excepción, porque según ellos, ” no existe otra alternativa”.

2984638.imageDe otro lado, Karin Keller-Sutter (PLR/SG) afirma que no existe ninguna garantía que la guerra fiscal acabará adoptando la Lex americana. Tanto la derecha cuanto la izquierda se indignan que se pueda votar una ley de excepción sin saber prácticamente nada de su contenido, y estando completamente en la neblina en lo que concierne la cantidad de las multas del programa americano, información mantenida secreta por el Ministerio de las Finanzas.

Colocada en el paredón, la ministra de las finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, que no tiene ninguna responsabilidad en este asunto, porque en la época -2008- todavía no era ministra, el ministro de la época eraEveline-Widmer-Schlumpf-400 Hans Rudolf Merz (1), se interroga: “¿Por qué la FINMA no prohibió en 2009 los bancos de recuperar los clientes UBS? Según el derecho suizo, la evasión fiscal es ilícita”.

La Ministra pidió a los senadores de votar esta ley que va permitir a los bancos de asumir sus responsabilidades. Finalmente los senadores votaron la ley y la ministra gana el primer round, pero el segundo se anuncia mucho más complicado. El texto debe pasar por la Comisión de economía del Nacional (Cámara de diputados) quien estatuirá en completo el próximo martes.

Alfonso Vásquez Unternahrer.

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Hans-Rudolf_Merz