Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas saludó la memoria del antiguo Alto comisario a los Derechos Humanos muerto en un atentado en Irak hace y a diez años.

Ban Ki-moon, antes de dejar Ginebra, en donde estuve algunas horas, presidió la ceremonia de entrega del Premio Sergio Vieira de Mello al Obispo sudanés Paride Taban. Ban Ki-moon deseaba, con su presencia, homenajear la memoria del antiguo comisario muerto en el ataque suicida contra el QG de la ONU en Irak el 19 de Agosto de 2003.

“Nunca me encontré con él. Sin embargo inspira mi acción cada día que pasa”, declaró Ban Ki-moon en la tribuna del Centro Internacional de Congreso de Ginebra, en donde se desarrollaba la ceremonia organizada por la Fundación Sergio Vieira de Mello.

“Sabía motivar a los que trabajaban con él, porque creía en sus ideas. Era Fallen-UN-official-should-inspire-action-to-transform-our-world NGArticleFull-400uno de los más brillantes cerebros de la ONU”, recordó el Secretario General. “No solamente hablaba de la necesidad de realizar cosas. Las hizo”.

En la época, el anuncio de la muerte del antiguo alto comisario a los Derechos Humanos, nombrado representante especial del secretario general de las naciones Unidas en Irak y de sus 22 colegas, había causado un tremendo impacto en el mundo diplomático y en los corredores de la ONU ,  New York y Ginebra en donde era conocido y sumamente apreciado.

El Premio Sergio de Vieira de Mello es otorgado cada año en reconocimiento a los esfuerzos excepcionales cumplidos por un individuo, una comunidad o una institución para reconciliar comunidades, o partidos en conflicto, y cuyas actividades puedan servir de ejemplo para aliviar los sufrimientos de otras víctimas de conflictos en el mundo. Este año el premio fue otorgado al Obispo emérito de la diócesis de Torit en el Sudán del Sur.

bishop-paride-taban-400“El hecho de que esta aldea sea percibida como un ejemplo típico de la reconciliación y de la paz puedo incentivar otras comunidades a adoptar una visión parecida a la del Sudan del Sur, como en otros lugares en el mundo”, declaró la Presidenta de la Fundación, Laurentz Vieira de Mello. “Esta particularidad ha sido un factor importante en la dedición de los miembros del jurado”, precisó.

Paride Taban es considerado como un héroe en el Sudan del Sur. Fue colocado en residencia vigilada durante años y consiguió escapar de una emboscada de rebeldes en 1994 mientras acompañaba un convoy de ayuda alimentaria hacia una zona de guerra en donde la población moría de hambre.

Aldea de la Paz.

Al final de la guerra civil en 2005, fundó y animó una Aldea de la Paz como modelo de coexistencia pacífica. Esta aldea contiene, entre otras cosas, una granja pedagógica para mejorar la seguridad alimentaria, un centro de salud y la escuela.

El Obispo afirma que sin condiciones dignas de vida es imposible laBishop-Emeritus-Paride-Taban-PS-400 existencia de la Paz. “Soñé con una comunidad en donde personas de diferentes etnias, de diferentes religiones vivían juntas en harmonía y amistad. Me gustaría hacer del Sudan una nación en donde las personas vivan como hermanos y hermanas”, declaró el Obispo Paride Taban. Porque ese sueño de fraternidad era el de Vieira de Mello que la decisión de recompensarlo fue tomada a la unanimidad.

La aldea de la Paz

peace-village-400El Obispo Paride Taban ( http://es.wikipedia.org/wiki/Paride_Taban) creó en 2005 lo que llama un “pequeño oasis de paz” en Kuron, una aldea situada al oeste del Sudan del Sur, en donde poblaciones originarias de tribus diferentes, que en un pasado reciente se disputaron rebaños de ganado con violencia, viven ahora en paz.

“Consagré numerosos años a la búsqueda de la paz”, declaró el obispo Paride Taban a propósito de su país desgarrado por décadas de violencia étnica y religiosa.

“Las personas venía de lejos, de la frontera con Etiopia, Kenya, Uganda,102875 178643 para robar ganado. Se trataban como enemigos”, recuerda el obispo. “Ahora se dicen hermanos. Había un hospital en la ruta entre Kenya y Juba en donde los enfermos no podían ir a causa de los robos de ganado. No podían pasar de una región controlada por una de la tribus, a otra. La tribu adversa los habría matado. Hoy en día, todo eso pertenece al pasado”.

Sergio Vieira de Mello (15 de marzo de 1948 – 19 de agosto de 2003) .

sergio-400De nacionalidad brasileña, funcionario de Naciones Unidas (ONU). Hablaba fluidamente en inglés, español y francés, además de portugués (su lengua materna).

Hijo de diplomático de carrera, nacido en Río de Janeiro, Vieira de Mello estudió Filosofía en la Universidad de París (Sorbona), la Universidad en que ha obtenido la licenciatura en Filosofía en 1969 y el doctorado en Ciencias Humanas y Letras en 1985.

Vieira de Mello trabajó con Naciones Unidas durante 34 años. Su incorporación se produjo en 1969, en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra, siendo posteriormente destinado a Bangladesh durante su independencia en 1971. Trabajó con refugiados durante la invasión de Chipre, en 1974, por Turquía, tres años en Mozambique durante la guerra civil que siguió a la independencia de este país de Portugal en 1975, y tres más en el Perú. Fue consejero político de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano entre 1981 y 1983. Vieira de Mello volvió al ACNUR, trabajando en su oficina principal en Ginebra durante una década. A principios de los 90 se encuentra involucrado en la limpieza de minas en Camboya y, posteriormente, en Yugoslavia. Tras trabajar en la crisis de los refugiados en África central, fue nombrado asistente del alto comisionado para los refugiados en 1996 y, dos años después, vicesecretario general de Naciones Unidas. Fue enviado especial de Naciones Unidas en Kosovo tras el fin del control serbio de esta ex-provincia yugoslava en 1999.

Antes de ser nombrado Alto Comisionado de Naciones Unidas para los vieira 03derechos humanos en 2002, fue el administrador provisional de Naciones Unidas en Timor Oriental desde diciembre de 1999 a mayo de 2002, asistiendo a la ex-colonia portuguesa, hasta entonces ocupada por Indonesia, en su independencia. También fue representante especial en Kosovo durante un periodo de dos meses y coordinador de las operaciones humanitarias en el cuartel general de las Naciones Unidas.

En mayo de 2003, Vieira de Mello fue designado como Representante Especial de Naciones Unidas en Irak, un destino asignado inicialmente para cuatro meses. Estaba trabajando en su despacho cuando fue asesinado por una bomba en el Hotel Canal, con sus 21 colegas, en el atentado contra las oficinas de la ONU en Bagdad, en Iraq, en el 19 de agosto de 2003.

Había sido mencionado como posible candidato a la sucesión de Kofi Annan. Su muerte ha sido declarada como de luto oficial en Brasil (tres días), Timor Oriental, Portugal y Camboya además de en otros lugares, donde sus actuaciones y su actividad pacifista le hicieron merecededor de una reputación de gran eficacia y de pacifista. Fue sepultado en el Cementerio de los Reyes en Ginebra, cementerio reservado a personalidades de la ciudad que hicieron historia internacionalmente o en Suiza.

Vieira de Mello estuvo casado y deja dos hijos adultos.

( Fuente: Tribune de Genève, Wikipedia)