La comunidad Latinoamericana en Ginebra es una de las más importantes en su cantidad y diversidad. Miles de niños de origen latino americano viven en Ginebra, en familias de emigrantes de primera y segunda generación. Muchos nacidos aquí, bilingües por necesidad, hablan español en la casa, pero pocos tienen conocimientos de su lugar de origen o de la gramática de la lengua de sus padres.

Para remediar a este problema, varios habitantes de Onex crearon La Escuelita, una asociación con objetivos educativos. “Muchas familias sud americanas trataron de inscribir sus hijos en los cursos de español que propone la Embajada española. Pero estos son reservados a los españoles, explica Iréne Toro, presidenta fundadora de La Escuelita. Queremos ofrecer la posibilidad a los niños latino-americanos de restablecer un contacto con sus raíces, enseñando el español que se habla en sus países”.

Es a través del “contrato de barrio de la ciudad” (contrat de quartier de la943543 189211391244582 38868481 n-400 cité), que es un encuentro de habitantes para elaborar proyectos de proximidad, que La Escuelita encontró apoyo para lanzar su proyecto. “Desde el comienzo de septiembre, pudimos organizar dos horas de cursos los miércoles por la tarde, a la Maison onésienne, explica la presidenta, de origen chileno. Estos cursos están destinados a todos los niños de origen latinoamericano. Tres profesores voluntarios

Se ocupan de los niños de 7 a 12 años, según sus niveles de conocimiento”. La segunda parte de los cursos se realizan en forma de juegos. ” Queremos, en el futuro, introducir la música, la dansa y la copsina para dar un aspecto más lúdico a la segunda parte de la tarde, explica esta enfermera ya jubilada. Pensabamos comenzar con unos 15 alumnos, pero ya tenemos 17 niños y varios están en lista de espera. La alse no puede acoger demasiados alumnos”.

IMG 2912-400El contrato de barrio cedió la suma de 6970 francos por el año escolar 2013-2014, o sea la integridad del presupuesto de la asociación, y los padres pagan una cotización de 100 CHF por año. “Por el momento, funcionamos con voluntarios, explica la presidente. Nuestros gastos fueron dirigidos hacia la promoción del proyecto y la adquisición de material escolar”.

En el futuro, La Escuelita tiene como objetivo de aumentar y profesionalizar sus actividades. ” “Esperamos que el suceso encontrado nos permitirá a obtener ayudas, principalmente de la parte de las representaciones diplomáticas de los países de América Latina, detalle Iréne Toro. Esto nos permitiría de contratar nuevos profesores y diversificar nuestras actividades”.

Guillermo Chicaiza, músico ecuatoriano, la idea que los niños conserven, o reanuden, con sus orígenes es favorable a la integración. “Es muy importante tener raíces, ayuda a vivir mejor en el lugar que se esté”.

La idea de la Escuelita ya tiene un año, y el grupo fundador cuenta conIMG 2913-400 representantes de varios países de América Latina, como Guillermo Chicaiza, músico, que pertenece al grupo Siembra, ecuatoriano y trabajador social. Irene Toro, Chilena y presidenta de la asociación; Oneida Gonzales, colombiana, Elizabeth Sepúlveda, Educadora de niños especiales, colombiana, profesora de español; Liliana Higuera, peruana, profesora de danza latinoamericana; Oneida Gonzales, talleres de cocina, Adair Stevenson, chilena, profesora de español, jubilada de la Escuela Interncional ; Lus marina Camillo, colombiana, profesora de español, Mónica Rodriguez, colombiana, artes manuales.

https://www.facebook.com/pages/La-escuelita-Onex/153665091465879

https://www.youtube.com/watch?v=u5T98yKS_3Q