Con : Constance Allen, Sabine Banovic, Fabiana de Barros, Valérie Belin, Elodie Lesourd, Mila Mayer, Corinne Mercadier, Catherine Rebois et Viviane van Singer.
Crated por Carmen del Valle

Vernissage : Martes 25 de Marzo 2014, a las 18h00.

Sería posible situar el origen de esta breve cronología del silencio en 1958, cuando Yves Klein inaugura la exposición Le Vide (El Vacío) a la galería Iris Clert, en Paris. Klein vacía completamente la galería y no instala ninguna obra. La obra es justamente ese vacío, la ausencia de lo que debería ser, aparecer o molestar.
Podríamos continuar este relato retrocediendo de algunos años, hasta llegar a 1952. La escena se sitúa en Woodstock, Nueva York. El poreta, músico y compositor John Cage ejecuta por la primera vez su obra 4’33” Silencio. La partición da órdenes exactas a quien quieran seguirla e interpretarla: no ejecuta ningún sonido, ningún movimiento, en tres tiempos. El resultado son cuatro minutos y treinta y tres segundos de silencio, es decir, el paradigma de todos los silencios.
La pieza de Closed Gallery, de Barry, en 1969, consistía de un cartón de invitación a su exposición sobre el cual se podía leer: “La galería permanecerá cerrada durante toda la duración de la exposición”.
Todas esas acciones radicales prueban la existencia de ciertas contradicciones prueban la existencia de ciertas contradicciones de la que la actualidad – a pesar del tiempo pasado y las condiciones de antes – cuidado quiénes los rodeaban – no sabría dudar: la contradicción propia del mito de la obra imperceptible, inaudible, invisible. El silencio y el vacío solamente existen en relación a su contrario: el vacío no existe sin el objeto, así que el silencio sin el sonido. En estas obras, el silencio es el objeto final; es la respuesta a un mundo según el cual todo, o más o menos equivalen a la ausencia de comunicación, salvo tal vez, ser un exceso de palabras.
NOUVEAU DEPART: 4’33” (O comenzar de nuevo 4’33”) se propone a analizar la relación entre el silencio y el arte de otro punto de vista: el silencio no se refiere al resultado, como la negación de la obra, sino como haciendo parte integral y fundamental del preceso que la constituye. ( Muerte a la obra, viva el proceso)                                                                                                                                                                                                                          

L AssinaturaEmail