El arte como arma contra la intolerancia y el extremismo

¿A qué responden los movimientos sociales? ¿Son fruto de  manipulaciones externas, como afirman aquellos que preconizan la “teoría del complot”, o son movimientos, como las ondas del mar, que crecen hasta convertirse en verdaderos Tsunamis? ¿Hasta dónde llega la espontaneidad y la manipulación?
En la revolución Egipcia de 2011, fueron cientos de años de opresión y de represión que se acumularon en las gargantas. 1607043 835817356435240 954677739 nUna oligarquía corrupta a niveles indecibles, un Hosni Mubarak que creía poder mantenerse en el poder a perpetuidad, como lo hacían los antiguos Faraones. Pero la sociedad evoluciona lentamente y la educación es el motor principal. Actualmente, los medios de comunicación como Internet, Facebook, Twitter, permiten una comunicación instantánea y son capaces de crear movimientos de masa en algunos minutos, siendo la representación del terror absoluto para los dictadores.
Art War nos cuenta la historia de varios artistas durante dos años que abarca desde el comienzo de la revolución hasta el día de hoy. Desde el Egipto pre revolucionario hasta las elecciones parlamentarias de 2013.
Después de la destitución de Mubarak, y a pesar de la censura, músicos, pintores, grafiteros bajan a las calles para representar, a través de sus trabajos, el período revolucionario y las esperanzas de una sociedad dividida entre la religión y la laicidad.

Las lágrimas de Bosaina.

Bosaina, cantora y compositora comprometida, enfrenta y provoca los sectores islámicos con su música Electro-Punk.
Desafía la intolerancia y los insultos con coraje pero su malestar es evidente. Su sentimiento de no pertenecer a ese lugar, ni 7734260propertyimageDatav4CmPartcom.arte-tv.www-400a esos dogmas, crea un desequilibrio de identidad que solamente encuentra alivio en el trabajo junto con otros artistas, en donde se siente una creadora, lejos de la amenaza de los extremistas que no la aceptan en su verdadera identidad. En un momento, se indigna contra la injusticia del pre-determinación religiosa, en donde se revela contra el hecho de que en los países musulmanes se debe adoptar automáticamente la religión de los padres que jamás podrán abandonar ya que la apostasía es condenada a muerte en el Islam.
La religión de Bosaina es la música, el arte y es a través de su expresión artística que nos cuenta su visión de la revolución egipcia y de sus esperanzas.

Ammar y los ángeles mártires.

Ammar dice en un momento que la revolución pertenece a los mártires, a todos aquellos que murieron en la plaza Tahrir,y en 1293046 321380391338541 1677431433 o-400otras plazas de Egipto, luchando contra la tiranía y por el derecho a la libertad.
Ammar pinta en los muros alrededor de la plaza Tahrir (epicentro de la revolución), los rostros de aquellos que fueron asesinados, de los que luchan por los derechos humanos y contra la intolerancia, así como Aliaa, una web-activista conocida por haberse expuesta desnuda en el Web para denunciar la condición femenina en el Islam.3e1bd13d24deea5b5ef91a29a2a67008-400
A través de su trabajo podemos seguir las diferentes etapas de la revolución: La expulsión de Mubarak, la elección de Mohamed Morsi, el movimiento popular contra los Hermanos musulmanes y finalmente, la revuelta popular contra el gobierno que quería islamizar la sociedad y que está totalmente en contradicción con los principios del movimiento revolucionario Egipcio que aspira a un gobierno civil y laico.
Ammar y sus compañeros nos llevan a las calles del Cairo, a sus muros, en donde inmortalizan – siguiendo la tradición egipcia- , la historia a través de pinturas que nos dicen más que todas las páginas de los libros de historias escritas y por escribir, mostrando que el arte es una arma contra la intolerancia y contra la tiranía.
Los dictadores jamás pudieron hacer callar a los artistas. Estos son los verdaderos héroes de las luchas contemporáneas, 1486131 351910908285489 1934785215 o-400los únicos a enfrentar un sistema cínico y cruel con palabras y pinceles, a denunciar, con sus trabajos, una sociedad resignada a ser vampirizada por la sed insaciable del liberalismo en búsqueda cada vez más, beneficios y privilegios que les permita eternizarse en el poder.
Siempre son los artistas, los intelectuales y los periodistas los primeros que sufren la represión de los Estado totalitarios, porque para estos, la libertad de expresión es el peor enemigo, y es lo que afirma Amman, que la mayor conquista de la revolución egipcia es la recuperación de la libertad de expresión, que a partir de ahora, el pueblo egipcio no se callará más frente a las injusticias, y así como el pueblo en la calle acabó con la tiranía de Mubarak y los esfuerzos de los hermanos Musulmanes de islamizar la sociedad, acabarán con cualquier que tente de nuevo tiranizar el país.

Ramy y la fuerza de la música

La música ha sido un instrumento de paz y un arma contra las tiranías a través de toda la historia de la humanidad.
ramy essamRamy, joven músico, hace cantar miles de personas al ritmo de canciones compuestas a partir de los eslóganes de los manifestantes. Palabras gritadas con rabia, odio y desesperación, Ramy las transforma en canciones que canta en las calles del Cairo, haciendo bailar y reír a las personas que con las mismas palabras gritaban y lloraban en la plaza Tahrir, viendo a su hermanos siendo asesinados bajo las balas y los golpes de la policía de Mubarak, y después, bajo los golpes de los islamistas que no podían creer que Dios los había abandonado y que Morsi terminaría en una cárcel.
Ramy canta la esperanza de una sociedad libre y abierta, de una sociedad civil y laica en donde todos tendrán las mismas obligaciones y los mismos derechos.
Art War, realizado por Marco Wilmas, es un documentario emocionalmente y visualmente fuerte. Acompañado de Rap egipcio y de Electro-Pop, la película describe un país en transición en donde el arte se pone al servicio de la revolución y se convierte un arma de contestación.

https://www.youtube.com/watch?v=KPJetpc_CZg