Juan de Dios y María del Carmen son dos niños ayacuchanos que tienen la mala fortuna de vivir en los años ochenta en Ayacucho, lugar donde Sendero Luminoso inició sus actividades terroristas. Su madre ha sido asesinada por los militares que la sospechaban guerrillera y su padre, profesor universitario, es perseguido bajo la misma sospecha.

En una ciudad que vive en permanente guerra, los militares también practican terrorismo de estado, arrestando a todo aquel que ha sido denunciado por otra persona inocente bajo tortura.

Los asesinatos clandestinos ocurren todos los días en “La casa rosada”, operada por el servicio de inteligencia de las Fuerzas Armadas.

En ese contexto, Adrián, el padre de los niños protagonistas, intentará por todos los medios abandonar la ciudad donde es perseguido sin pruebas. Sin embargo, será arrestado y torturado por los militares. Consigue escapar, pero a través de escenas kafkianas de creciente ansiedad respecto al absurdo de la situación, Adrián fracasa constantemente en sus intentos de partir junto a sus hijos hacia Lima.

Esta cinta goza de una muy buena producción audiovisual. Aunque se inscribe en el marco de cineastas peruanas que tratan el tema de la guerra interna, trata el tema de manera convencional, desde el punto de vista de las víctimas que se encuentran entre dos fuegos cruzados.

La película es dirigida y producida por Palito Ortega Matute. Ha ganado el premio a Mejor Dirección Artística en Largometrajes en el 10º Festival Internacional de Cine Bajo la Luna 2017 en Huelva, España.

 http://www.youtube.com/watch?v=XCcRAYrsNZ0

Carmen Carrasco