BUENOS AIRES (Reuters) – Un equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se encuentra en Argentina se reunió el lunes con el principal candidato presidencial de la oposición, Alberto Fernández, y un grupo de economistas que lo asesoran, a dos semanas de su aplastante victoria en las elecciones primarias.

“Durante la reunión, el candidato (…) reiteró su preocupación por el hecho de que los créditos otorgados por el FMI al Gobierno nacional hayan sido utilizados, en gran parte, para financiar la salida de capitales”, dijo un comunicado de la coalición de centroizquierda Frente de Todos, de Fernández.

Fernández, cuya apabullante victoria electoral en agosto dejó casi sin chances de reelección al presidente Mauricio Macri, es un crítico del acuerdo “stand-by” por 57.000 millones de dólares firmado por el presidente Mauricio Macri con el organismo en 2018 y prometió renegociarlo si es electo.

“Los desembolsos totales efectuados por el FMI suman un total de 44.500 millones de dólares aproximadamente y (…) la salida neta de dólares supera los 36.600 millones de dólares, lo que representa más del 80% de los desembolsos recibidos hasta la fecha”, agregó el comunicado.

La semana pasada, asesores económicos de Fernández dijeron, tras una reunión con el ministro de Hacienda Hernán Lacunza, que están trabajando en un “programa económico alternativo” para recuperar el crecimiento, el empleo y las exportaciones.

“El programa económico que impulsa el Gobierno nacional no refleja ninguna de las prioridades establecidas en la plataforma del Frente de Todos. Tampoco existen coincidencias con las recomendaciones de política impulsadas por el FMI”, dijo la coalición.

Agregó que “quienes han generado esta crisis, el Gobierno y el FMI, tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina.

Para ello deberían arbitrar todos y cada uno de los medios y las políticas necesarias”.

Los funcionarios del FMI también continuaron el lunes sus reuniones con funcionarios del Ministerio de Hacienda, dijo a Reuters un portavoz de la cartera.

El sábado los enviados del organismo se reunieron en Buenos Aires con Lacunza, quien asumió su cargo la semana pasada, y con el presidente del banco central, Guido Sandleris.

La amplia ventaja que obtuvo Fernández en las elecciones primarias del 11 de agosto llevó a una caída del peso de cerca del 18% por el temor a que se retome una fuerte intervención del Estado sobre la economía como sucedió durante el gobierno de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, ahora candidata a vicepresidenta acompañando a Fernández.

La volatilidad se desaceleró la semana pasada tras un diálogo de Macri y Fernández con el que buscaron tranquilizar a los argentinos mostrando que estaban unidos para estabilizar la economía. El lunes, los mercados financieros domésticos cayeron frente a la incertidumbre de los inversores, dijeron los operadores.

La próxima revisión del FMI del programa acordado con Argentina es el 15 de septiembre. En la revisión de julio, el organismo alertó que el programa tenía elevados riesgos ante la debilidad del peso y la incertidumbre política.

 Opositor Fernández promete beneficiar a mineras y petroleras que operen en Argentina

BUENOS AIRES (Reuters) – El candidato de la oposición Alberto Fernández, que en las elecciones primarias de Argentina obtuvo una amplia ventaja por sobre el presidente Mauricio Macri, dijo el lunes a las compañías mineras que las exportaciones eran “la única solución” para el país, según un comunicado de su coalición.

Fernández, el favorito para las presidenciales de octubre, dijo que su equipo ha estado trabajando en un plan para crear un marco legal “que brinde seguridad jurídica” para las inversiones en la formación Vaca Muerta y para el sector del litio, dijo la coalición “Frente de Todos” tras la reunión.

En su exposición ante las empresas mineras que operan en las provincias de Santa Cruz y Catamarca y de sus dos gobernadoras, Fernández dijo que quiere promover el flujo de dólares a Argentina, sin poner controles sobre los giros de dinero al exterior, dijo una fuente que presenció la reunión y agregó que sus comentarios fueron “tranquilizadores”.

“Si hago bien mi trabajo, las empresas querrán mantener su dinero en Argentina”, dijo Fernández, según la fuente.

Representantes de compañías como Glencore, Galan Lithium, Neo Lithium, Livent Corp, Antofalla Minerals, Posco, Newmont Goldcorp y Galaxy Lithium América, asistieron a la reunión, según informó el comunicado.

Las compañías mineras abrieron la reunión, a la que asistieron entre 30 y 40 personas en un hotel en el centro de Buenos Aires, con comentarios dirigidos a Fernández, pidiendo continuidad en el sector, facilidad para importar equipos y para sacar dinero del país, dijo la fuente.

Fernández, por su parte, explicó que su objetivo era garantizar la continuidad del sector minero durante 10 años y que la regulación seguiría a nivel provincial.

El candidato a presidente dijo que consideraba que la minería era una oportunidad, más que un problema, y ​​prometió no ser un obstáculo para el sector, que incluye la producción de oro, plata y cobre, agregó la fuente.

Los comentarios fueron unas de las señales más claras de Fernández sobre sus planes para la minería, en medio de las preocupaciones de los inversores de que su gobierno pueda regresar a las políticas intervencionistas de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien ahora es su compañera de fórmula como candidata a vicepresidenta.

Las inversiones mineras se desplomaron cuando Fernández de Kirchner, quien gobernó Argentina desde 2007 hasta 2015, determinó un impuesto del 5% a las exportaciones del sector y prohibió a las firmas enviar ganancias a las sedes extranjeras.

El presidente liberal y pro mercado Mauricio Macri abandonó los controles sobre el comercio y las divisas, incluido el impuesto del 5% sobre las exportaciones mineras.

Sin embargo, luego aplicó un gravamen sobre todas las exportaciones argentinas para alcanzar el equilibrio fiscal acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el programa de crédito stand-by por 57.000 millones de dólares.

 

Plaza financiera de Argentina anota baja generalizada, liderada por bolsa

BUENOS AIRES (Reuters) – Los mercados argentinos cayeron el lunes afectados por la persistente reticencia inversora por cuestiones locales y externas, situación que se reflejaba en un riesgo país por encima de las 1.800 unidades, dijeron operadores.

“El adverso clima externo combinado con la incertidumbre electoral doméstica (…) siguen afectando las cotizaciones de los activos domésticos a raíz de las liquidaciones de posiciones principalmente de fondos externos aún tras el fuerte castigo acumulado en las valuaciones”, dijo Gustavo Ber, economista titular de la consultora Estudio Ber.

* El riesgo país elaborado por la banca JP.Morgan subía 14 unidades, a 1.820 puntos básicos (2003 GMT), firmeza que se mantiene como reacción al resultado adverso al Gobierno en las elecciones primarias. El candidato opositor Alberto Fernández obtuvo una amplia ventaja sobre el presidente Mauricio Macri, que busca su reelección en los comicios de octubre.

* En el contexto externo, el presidente estadounidense Donald Trump dijo que Pekín había contactado a Washington para decir que quería retornar a la mesa de negociaciones, añadiendo que las conversaciones entre las partes estaban siendo más significativas que nunca antes.

* Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil local operaron con una merma promedio del 1,5%, liderados por la tendencia negativa de la deuda más líquida y al ritmo de la firmeza del riesgo país, el que transito sus máximos en más de 10 años. Una misión del FMI visita el país con reuniones de trabajo.

* El índice accionario S&P Merval de Buenos Aires bajó un 2,60%, a 25.894,30 unidades como cierre provisorio, con lo que acumula una merma de casi un 38% en lo que va de agosto golpeada básicamente por las ventas en papeles financieros y energéticos. Este mercado retoma sus niveles mínimos desde finales de agosto.

* El peso mayorista se depreció un 0,22%, a 55,29/55,31 por dólar, sin la intervención del banco central con reservas propias aunque inyectando 60 millones de dólares por cuenta del Tesoro, al tiempo que la moneda en el mercado marginal ganó un 0,87%, a 57,00/57,50 unidades, con pocos negocios de envergadura.

* El flamante ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, ratificó el uso de las reservas del banco central (BCRA) para evitar nuevas depreciaciones del peso tras el fuerte derrumbe cambiario con las primarias. El peso pierde casi un 18% en las últimas dos semanas.

Cassandra Garrison

https://lta.reuters.com/