Nació en Toledo, en el año 1501, emparentado con las familias patricias de los Pérez de Guzmán, Hurtado de Mendoza y Santillana.

Fue Caballero, a la vez, de Carlos I y del Duque de Alba, viajando con ambos como guerrero y embajador, por España, Italia y Francia.

Se casó en 1525 con Isabel de Zúñiga, quien falleció en 1534.

En 1529, viajó a Italia acompañando a Carlos I, quien sería coronado Emperador por el Papa Clemente VII.

Regresó a España, pero fue castigado con el destierro en una isla del Danubio, por haber concurrido a la celebración del casamiento de su sobrino, enemigo de la Corona, sin consentimiento imperial.

En 1532 dejó el Danubio y se dirigió a Nápoles.

Durante la campaña de Provenza, tuvo un accidente en un asalto a un castillo francés que precipitó su muerte, a los treinta y tres años, el 19 de octubre de 1536.

Su obra fue breve como su vida y está compuesta por:

* Una epístola, dirigida a su amigo Boscán.

* Dos elegías: una dedicada al hijo del Duque de Alba, Don Bernardo deToledo, fallecido prematuramente en la guerra, y la otra, a Isabel Freyre,una dama portuguesa por la que sintió un gran amor, no correspondido.

* Tres églogas.

* Cinco canciones, en las cuales cultivó el endecasílabo italiano, como en sus otros poemas.

* Treinta y ocho sonetos.

* Algunas composiciones de metro español.

Abordó en sus poesías la vida pastoril, la idealización de la naturaleza, con hierbas y flores coloridas y sanas, el agua fresca y serena, el radiante amanecer, la alegre primavera, etcétera. Los elementos del paisaje, sienten y se expresan en una animación y personificación constante, por ejemplo, “Con mi llorar las piedras se enternecen”, “las aves que me escuchan”.

Frente a la poesía medieval, surge el antropocentrismo renacentista, centrado en los episodios de su vida personal. En ellos alude a su Toledo natal, a su destierro en una isla del Danubio y en Italia, a sus actividades de guerrero y poeta, entre otras.

Hay en sus versos un ansia incontenible de apresar el tiempo, de hacer permanente lo fugaz y material.

Según el estudio realizado por Rafael Lapesa, podemos distinguir tres etapas en la obra de Garcilaso:

La primera, es la castellana, en la que su pluma compuso versos octosílabos.

La segunda, etapa italiana o petrarquista, con notable influencia de Francesco Petrarca, donde dedicó a su amada Isabel Freyre, la mayoría de sus sonetos y canciones.

La tercera, clasicista o napolitana, con aportes de los clásicos latinos y de poetas napolitanos, concibió elegías, epístolas, églogas y odas.

Su obra no vio la luz durante su vida. Fue su amigo Boscán, quien la publicó junto a su propia producción, en el año 1543, bajo el título “Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega”.

En 1569, se editó un tomo que contenía solamente la obra de Garcilaso de la Vega.

SONETO VIII

De aquella vista buena y excelente
salen espirtus vivos y encendidos,
y siendo por mis ojos recibidos,
me pasan hasta donde el mal se siente.

Entránse en el camino fácilmente,
con los míos, de tal calor movidos,
salen fuera de mí como perdidos,
llamados de aquel bien que está presente.

Ausente, en la memoria la imagino;
mis espirtus, pensando que la vían,
se mueven y se encienden sin medida;

mas no hallando fácil el camino,
que los suyos entrando derretían,
revientan por salir do no hay salida.

https://www.poemas-del-alma.com/garcilaso-de-la-vega.htm