La redacción del Hebdolatino ha recibido la siguiente nota de Prensa Misión de Venezuela ante la ONU Ginebra

 

El embajador Jorge Valero entregó un documento al director general de la ONU Ginebra, Michael Møller, en el que se rechaza una nota del ACNUR que presenta a Venezuela como un país de origen de refugiados.

La Misión venezolana ante la ONU Ginebra rechazó que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), circulara una “Nota de Orientación sobre flujo de venezolanos”, políticamente motivada, que presenta a Venezuela como un país de origen de refugiados.

El representante permanente de Venezuela ante la ONU Ginebra, embajador Jorge Valero, lamentó que en esa Nota “se confundan las categorías de refugiados, asilados y migrantes, cada una de las cuales se rige por marcos jurídicos distintos y bien diferenciados”.

El vocero diplomático entregó un documento al director general de la ONU Ginebra, Michael Møller, en el que se desmiente esa nota que reproduce una matriz mediática impulsada por el gobierno de los Estados Unidos y sus “dóciles aliados”.

Foto 2 AcnurExplicó el embajador bolivariano que el término de “refugiado” se aplica a toda persona que tema ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas. “Pero -dijo- en Venezuela no se persigue a nadie por estos motivos”.

“Los refugiados son personas que huyen de conflictos armados o persecución; en cambio -dijo el diplomático-, los migrantes eligen trasladarse; no a causa de una amenaza directa de persecución o muerte, sino para mejorar sus condiciones de vida, al encontrar trabajo, educación o lograr la reunificación familiar”.

Explicó que aunque los términos de “migrante” y “refugiado” tienen significados diferentes, el ACNUR, en su Nota, tiende a confundirlos.

Dijo que el ACNUR divulga una matriz de opinión políticamente motivada, y denunció que su Nota ha sido utilizada por medios de comunicación al servicio de potencias imperiales y sus aliados domésticos, para crear zozobra en Venezuela.

El vocero bolivariano enfatizó que “las cifras que ofrecen algunos países de nuestra región, y cuyos gobiernos están complotados arteramente en contra de la patria de Bolívar, se basan -mayormente- en datos manipulados sobre migración, y no en solicitudes de refugio suministradas por esos mismos Estados”.

Las sanciones matan

Para el embajador Jorge Valero el lenguaje confuso utilizado por el ACNUR hace creer que en Venezuela hay una crisis caracterizada por una “diáspora de refugiados”.

Advirtió que esa supuesta crisis humanitaria es un cínico pretexto para imponer sanciones inhumanas a los venezolanos, por parte de potencias extranjeras, y se utiliza para justificar una intervención militar foránea.

“En Venezuela no hay crisis humanitaria; lo que hay es una criminal guerra económica, un bloqueo financiero y medidas coercitivas unilaterales que causan muerte de personas vulnerables. Las sanciones matan; sus responsables deben ser llevados a la Corte Penal Internacional de La Haya, como lo ha sugerido el experto de la ONU, profesor Alfred de Zayas”, recalcó Valero.

El embajador solicitó, en nombre de su gobierno, un pronunciamiento del ACNUR sobre la brutal arremetida imperial contra Venezuela.

Cortina de humo

El embajador Jorge Valero denunció que esta ominosa campaña internacional sirve de cortina de humo para desviar la atención de la opinión pública sobre las graves situaciones que sufren algunos países, en los que predominan la producción de drogas ilícitas, el paramilitarismo, la violencia generalizada, la corrupción, el desempleo, los fraudes electorales, y alarmantes transgresiones a los derechos humano.

Prensa Misión de Venezuela ante la ONU Ginebra