El Gobierno de Argentina vetó el jueves una ley para frenar un alza de tarifas de servicios públicos, dijo jefe de Gabinete Marcos Peña en una conferencia con periodistas.

La medida, que había sido sancionada por 37 votos a favor frente a 30 en contra por el Senado en la madrugada del jueves, reinstalaba parte de los subsidios estatales al consumo de servicios como electricidad, gas y agua.

“La ley está vetada” dijo Peña, y añadió que “la Argentina tiene que hacer los esfuerzos necesarios para acercar su presupuesto al equilibrio más rápido”.

El presidente liberal Mauricio Macri ha calificado como “demagógico” el proyecto de ley, ya que de concretarse implicaría mantener los elevados subsidios implementados por la anterior gestión de centroizquierda.

El Ejecutivo argumentó que el recorte de subsidios -que se suma a otros en años previos- implicaría un ahorro público de unos 5.000 millones de dólares.

“Nosotros ratificamos plenamente el rumbo del cambio, creemos que la mayoría de los argentinos quiere seguir por este rumbo”, afirmó el funcionario.

Macri se ha mostrado dispuesto a pagar el costo político que implica el veto a la norma ya que busca demostrar a los inversores que seguirá adelante con su plan de reformas pro-mercado y de normalización de las cuentas públicas del país.

https://lta.reuters.com