Las manifestaciones se derivan de la destitución del fiscal contra la impunidad Juan Francisco Sandoval, por la fiscal general, Consuelo Porras.

Cientos de guatemaltecos realizaron este lunes (26.07.2021) diversas protestas como parte de un paro nacional convocado por diversas organizaciones para exigir la renuncia del presidente del país, Alejandro Giammattei, y de la fiscal general, Consuelo Porras.

Los bloqueos, de acuerdo con la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Covial, estatal), afectan carreteras de los departamentos de Alta Verapaz y Petén, en el norte del país, y de Escuintla, en el sur del territorio.

En el municipio sureño de Palín (Escuintla), los pobladores expresan su rechazo a la destitución, el viernes, del titular de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público, Juan Francisco Sandoval, quien un día después abandonó Guatemala y salió al exilio por temor a su integridad física.

En un comunicado, la alcaldía indígena de Palín considerá de «ilegal» la salida de Sandoval y advierte que con ello «se está defendiendo a los grandes corruptos y redes criminales que han saqueado» el país.

«Nos sumamos al paro nacional» señaló en el texto la Asamblea Nacional de Mujeres Maya Poqoman y convocó a todos los pueblos y organizaciones a agregarse a esta protesta para «recuperar» sus territorios y unidad.

Los inconformes exigen la renuncia de la fiscal general y jefa del Ministerio Público por la destitución de Sandoval y la del presidente Giammattei por «su mala atención en la crisis y las 10.000 muertes por COVID-19».

Sandoval abanderó durante los últimos tres años la lucha anticorrupción en Guatemala y también fue clave entre 2014 y 2018 en el desmantelamiento de más de 60 estructuras de corrupción estatales, incluida la captura del expresidente Otto Pérez Molina en 2015 durante su Gobierno.

Por su parte, el diputado Aldo Dávila, del partido de oposición Winaq, informó que este lunes presentó ante la Secretaría Privada de la Presidencia de Guatemala una carta en la que se pide «formalmente» la renuncia de Giammattei.

La misiva, explicó, fue recibida en esa institución y precisa que el mandatario tiene un plazo de 8 días para responder a esta demanda.

Dávila también comentó que este lunes empezaron las protestas a nivel nacional para exigir la renuncia de «Desconsuelo» (Consuelo Porras) y del presidente Giammattei.

El titular de la FECI, Juan Francisco Sandoval, fue destituido el viernes por Porras, a la que señaló de procurar «impunidad».

Por su parte, la fiscal general dijo el domingo en una entrevista con un medio de comunicación local que la remoción de Sandoval se debió que realizaba «investigación selectiva».

El viernes, Porras señaló al titular de la FECI de supuestos «abusos y frecuentes atropellos» a la institucionalidad del Ministerio Público.

Sandoval, de 38 años, abandonó Guatemala y viajó vía terrestre hasta la frontera de las Chinamas para ingresar en El Salvador, según confirmó el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, quien lo acompañó hasta salir del territorio, sin que se divulgara el destino final del abogado.

La salida del ahora exfiscal anticorrupción se registró solo horas después de una maratónica conferencia de prensa en la que expuso que la fiscal general ha detenido diversas investigaciones en contra del Gobierno de Giammattei.

«Soy el último de los fiscales que ha sufrido por buscar la verdad», explicó Sandoval en la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Sandoval recibió el respaldo de guatemaltecos de diversas organizaciones y hasta del Gobierno de Estados Unidos.

mg (efe, El Periódico)

EE.UU. «apoya» al destituido fiscal anticorrupción de Guatemala

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que la salida forzada del investigador solo “fortalece a las fuerzas que generan impunidad”. Juan Francisco Sandoval intentó indagar al presidente guatemalteco.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, condenó este domingo (25.07.2021) la destitución del fiscal anticorrupción de Guatemala, Juan Francisco Sandoval (38), una medida que, a su juicio, fortalece la «impunidad» en el país centroamericano. Sandoval, que intentó investigar al presidente Alejandro Giammattei, huyó del país alegando temer por su seguridad.

A través de su cuenta de Twitter, el titular de Exteriores estadounidense expresó su apoyo al exfiscal, principal bastión de la lucha anticorrupción en Guatemala durante los últimos tres años, que fue removido el viernes de su cargo por la jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras. La decisión de Porras provocó críticas de Estados Unidos y de varias organizaciones.

«Estamos del lado del pueblo de Guatemala y del fiscal Juan Francisco Sandoval, al que yo reconocí este año con un premio Campeón Anticorrupción» del Departamento de Estado, escribió Blinken. «Su destitución socava el Estado de derecho y fortalece a las fuerzas que generan impunidad. Los guatemaltecos merecen algo mejor», añadió en el breve mensaje.

Exiliado en un destino desconocido

Porras alegó el viernes que destituía a Sandoval por supuestos «abusos y frecuentes atropellos» a la institucionalidad, y denunció que ella misma fue víctima de presuntos «vejámenes». Por su parte, Sandoval explicó que desde 2019, cuando Porras tomó posesión nombrada por el expresidente Jimmy Morales (2016-2020), el poder de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), bajo su cargo, fue disminuyendo, principalmente al involucrarse en pesquisas contra el actual Gobierno. 

Según dijo el abogado, una investigación en noviembre de 2020 vinculada al exministro de Comunicaciones durante la administración de Morales, José Luis Benito, actualmente prófugo, «incomodó demasiado» a ciertos grupos de poder. La pesquisa, vinculada con el hallazgo de 17 millones de dólares en efectivo en una residencia, llevó a Sandoval a investigar a Giorgio Bruni, exsecretario privado del actual presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei. 

Sandoval abandonó este sábado Guatemala rumbo al exilio vía El Salvador, sin que se divulgara su destino final. 

DZC (EFE, AFP)

Fiscal de Guatemala destituido abandona el país por seguridad

Juan Francisco Sandoval, fiscal contra la impunidad fue removido por la fiscal General María Consuelo Porras.

El destituido fiscal contra la impunidad de Guatemala, Juan Francisco Sandoval, abandonó el país para «resguardar su vida», tras señalar que le obstaculizaron investigar al presidente Alejandro Giammattei, informó este sábado (24.07.2021) una fuente humanitaria oficial.

El ombudsman Jordán Rodas acompañó a Sandoval a la frontera con El Salvador, «ante la dura decisión de abandonar el país para resguardar su vida e integridad por los recientes hechos», señaló en redes sociales la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala (PDH).

El destino final del exfiscal se desconoce y fuentes de organismos humanitarios salvadoreños indican que ya salió de ese país.

La PDH es una institución autónoma creada por el Congreso para promover el respeto de los derechos humanos y vigilar el debido proceso en casos legales. Sus resoluciones no son vinculantes.

Sandoval lideraba la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y fue destituido el viernes por su jefa, la fiscal general María Consuelo Porras, tras denunciar falta de apoyo a su gestión.

La decisión provocó críticas del Departamento de Estado, que lo consideraba un «campeón anticorrupción», además de cuestionamientos de grupos humanitarios, organizaciones sociales y empresariales.

Sandoval dijo el viernes que su labor en la FECI encontró muchos obstáculos, y que hasta se le pidió no investigar a Giammattei sin el consentimiento de la Fiscal General.

La destitución fue anunciada en un comunicado del Ministerio Público (Fiscalía General) donde se afirmó que a Sandoval se le había retirado la confianza.

Este sábado, unos 1.000 guatemaltecos manifestaron su apoyo al exfuncionario y pidieron la renuncia del mandatario y la Fiscal General en la Plaza de la Central frente a la antigua sede de gobierno de la capital. Los manifestantes portaban nacionales y carteles contra las autoridades.

Decenas se raparon el cabello con un peluquero que llegó a la plaza con sus instrumentos como muestra de rechazo a las declaraciones del presidente que solo «unos 150 pelones»(calvos) llegaban a manifestar.

«No somos 150 pelones, pedimos al renuncia de la nefasta fiscal que está al servicio del presidente», dijo un estudiante universitario en un altoparlante, al tiempo de recriminar al gobernante, médico de profesión, el mal manejo de la pandemia del nuevo coronavirus, la falta de vacunas e insumos en los hospitales públicos.  

«El despido de Juan Francisco Sandoval es un retroceso para el Estado de Derecho en Guatemala», dijo en Twitter la subsecretaria interina del Departamento de Estado para las Américas, Julie Chung.

«Contribuye a la percepción de un esfuerzo sistemático en Guatemala para debilitar a quienes luchan contra la corrupción», agregó. Estados Unidos incluso implementó un grupo de trabajo para apoyar a la FECI. 

La premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, rechazó, condenó y mostró su indignación «por esta nueva ilegalidad y violación a la Constitución» del país este sábado.

Asimismo, en un comunicaod pidió la restitución del exfiscal y «renuncia, juicio y castigo a quienes resulten responsables de violar la Constitución».

«Ante esta disyuntiva, no queda más alternativa que convocar y reiterar un llamado a la unidad nacional de nuestros pueblos a una gran convergencia, alianza cívica y ciudadana» comprometidos con la lucha contra la corrupción, sentenció.  

A su vez, las entidades que integran el Centro Contra la Impunidad en el Norte de Centroamérica (CCINOC), rechazaron la decisión de la fiscal Porras al considerar que significa «retrocesos en la lucha anticorrupción en la región».

La FECI fue creada para trabajar junto a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un ente adscrito a la ONU, para combatir la corrupción e impunidad.

La CICIG dejó de funcionar en 2019 por decisión del entonces presidente Jimmy Morales (2016-2020), tras ser señalado por ambas entidades de corrupción electoral.

FECI y CICIG destaparon juntas varios casos de corrupción, entre ellos un fraude en las aduanas que terminó con la renuncia del presidente Otto Pérez (2012-2015) y su vicepresidenta Roxana Baldetti, acusados de liderar la estafa. Ambos fueron arrestados y aguardan juicio en prisión.

mg (afp, Prensa Libre)