JOSÉ VASCONCELOS

 

Qué maravilla poder escribir sobre este personaje de la historia, él es Don José Vasconcelos, abogado, político, escritor, educador, funcionario público y filósofo mexicano; este último atributo fue porque él quería serlo. Escuché que estudió leyes porque quería tener una profesión para vivir, pero que hubiera querido estudiar Filosofía.

Una de las razones por las que se me ocurre hablarles, por escrito de José Vasconcelos, es porque se acaban de cumplir 60 años de su muerte, apenas este último día del mes de junio, fue en 1959 que a sus 77 años de edad muriera de reumatismo.

Mucho hay que decir de este hombre que fue “Apóstol de la educación”, primer secretario de Educación Pública, creador de la frase “Por mi raza, hablará el espíritu” que acuña a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) significa (la convicción de que la raza nuestra elaborará una cultura de tendencias nuevas, de esencia espiritual y libérrima), él mismo lo explicó así.

Un dato importante de José Vasconcelos es que, apenas dos años después de terminar sus estudios universitarios, participó con otros jóvenes mexicanos críticos de los excesos de la educación positivista impuesta por Justo Sierra, Ministro de Instrucción Pública en el gobierno de Porfirio Díaz. Aclarando, era instrucción, no educación. La educación viene de casa, de la familia.

Amigo de Madero, en 1909 se unió a la campaña presidencial de quien le ganaría las elecciones a Díaz, y gracias a su dominio del Inglés representó al club antirreelecionista, y se dice, que fue él quien acuñó la frase más célebre del maderismo, “Sufragio efectivo, no reelección”, al menos se ha escuchado y escrito en algunas ocasiones. Mismo que hasta la fecha se ve en algunos documentos oficiales; aunque es del Plan de la Noria de Porfirio Díaz en contra de Benito Juárez.

Se le considera el primer Secretario de Educación, pero con el golpe de estado de Victoriano Huerta, tuvo que exiliarse en Estados Unidos por espacio de 5 años, regresa y con Álvaro Obregón y Adolfo de la Huerta que era el presidente interino lo nombró rector de la Universidad Nacional de México en 1920.

“Yo no vengo a trabajar por la Universidad sino a pedir a la Universidad que trabaje para el pueblo” es lo que dice Vasconcelos después de ser nombrado rector.

Ya con Obregón en el poder, fue nombrado Secretario de Instrucción Pública, fue ahí donde se realizó la primera reforma educativa, y la cultura era primordial para este genio de la educación. Desde ese puesto apoyó a los artistas como David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera; muchas actividades se realizaron con la complicidad de Vasconcelos, después de esto, en México, las actividades culturales cambiaron radicalmente.

Fue candidato a la presidencia de la república porque en este periodo del “Maximato” como se le denominó a esta etapa de México, se veían muchos excesos de Plutarco Elías Calles, aunque Pascual Ortiz Rubio, su contrincante, no iba a permitir que le quitara su intención de ser él, el presidente. La diferencia, según, fue abrumadora, así se dijo. Aunque también se dijo que fue fraude electoral, usted cree.

Y bueno, son muchas las anécdotas que se pueden escribir, mucho se puede hablar al respecto; sobre todo los cambios que se dejaron ver después de que el puesto que tuvo en aquellos años a inicios de siglo pasado, sin lugar a dudas que la cultura adquirió un encause muy singular después del apoyo a muchos artistas, a los que ahora reconocemos y sin él en la Secretaría de Educación no estaríamos viendo.

 http://www.youtube.com/watch?v=fubakzN00AM

 

Javier Salazar Rodríguez