Decenas de miles de personas salieron el sábado 29 de mayo a las calles en varias ciudades de Brasil para protestar contra el presidente Jair Bolsonaro, en especial por su gestión de la pandemia, que deja casi 460.000 muertos y amenaza con arreciar de nuevo.

Se trata de las primeras manifestaciones multitudinarias desde el inicio de la crisis sanitaria, y se organizaron bajo el grito de «por la vida”.

Convocadas por las centrales sindicales, partidos de izquierda y movimientos sociales, las protestas se desarrollaron de manera pacífica en más de 200 ciudades de todo el país, incluidas las capitales.

La avalancha democrática y popular que se apoderó de las calles de las principales ciudades de Brasil este 29 de mayo [29M] es el rechazo más contundente a Bolsonaro y al gobierno fascista-militar controlado por el partido uniformado. Los gobiernos militaristas no llegan a su fin voluntariamente, incluso cuando pierden las elecciones que manipulan.

Por esta razón, no puede haber ilusiones sobre la voluntad del gobierno militar de «dejar el filete» si no elige a su candidato en 2022 para continuar el proyecto energético que pretenden ser duradero.El partido de generales alberga a más de 10.000 militares-parásitos en puestos técnicos, propios de su ocupación por civiles profesionales

Los militares ocupan los ministerios más relevantes y, además, colonizan dependencias gubernamentales, empresas estatales y puestos técnicos de 1º, 2º y 3º escalón, para los cuales, en la mayoría de los casos, no cuentan con titulación profesional. El ejemplo más notorio es el del general activo y exministro de la Muerte Eduardo Pazuello. Su apego al pecho y los beneficios de ganancias extra, por lo tanto, es excelente.

El cierre anticipado de este gobierno genocida, que tiene a Bolsonaro como pantalla, solo será viable con una fuerte presión popular y una intensa movilización social. Lo mismo puede decirse del respeto que tendrá el partido militar en caso de sufragio por las urnas en 2022 de un presidente que no sea de su agrado.

Hoy, como mucho, toleran a Lula, a quien consideran un enemigo mortal, bajo dos condiciones: inelegible o muerto. La historia demuestra que los militares solo se verán obligados a respetar el resultado electoral, o solo tendrán sus instintos totalitarios contenidos, ante una gigantesca movilización civil.

Este fue el caso de la dictadura instalada en 1964, que sólo llegó a su fin [muy tarde] en 1985 en medio de un vigoroso e intenso proceso social, por el cual convergieron movimientos sociales, estudiantes, jóvenes y campesinos; artistas e intelectuales; sindicalismo independiente, organizaciones de izquierda, iglesia progresista y sectores liberales.

Si dependiera sólo del conchavo entre las dos fracciones de la clase dominante autorizadas por el régimen, que se expresaban sólo a través de los dos partidos autorizados por la dictadura para funcionar – ARENA y el MDB – el régimen tardaría mucho más en colapsar, a pesar de su inexorable crisis de legitimidad.

Es en este aspecto que la enorme importancia de la avalancha democrática y popular que ocupó las calles del país en este 29M radica en reclamar [i] el juicio político del presidente Jair Bolsonaro y del vice Mourão, [ii] vacunas para toda la población ya, y [iii] pan y comida para saciar el hambre de millones de brasileños desfavorecidos.

La efectividad de la lucha para sacar urgentemente al genocidio de la presidencia y detener la macabra matanza, así como la efectividad de la lucha para garantizar el respeto al resultado de las elecciones de 2022, depende de la movilización popular generalizada y radicalizada en las calles.

Este 29 de mayo de 2021 puede representar el inicio de un nuevo ciclo. Puede simbolizar el hito de un nuevo patrón de respuesta popular al enfrentamiento frontal y efectivo con Bolsonaro y el gobierno militar que es indispensable dar, incluso en medio de la pandemia.

El 29M tiene que promover la inauguración de una dinámica radicalizada y vigorosa de acción política y de masas en Brasil. Es hora de que la izquierda se radicalice, para contrarrestar la radicalización de la extrema derecha.

Como advierte el filósofo Vladimir Safatle, “Tenemos un proceso de carácter revolucionario siendo capitaneado por la extrema derecha y creo que es importante entender que debe haber otra revolución. Es necesaria una radicalización de ambos polos. La extrema derecha ya se ha radicalizado ”.

Definitivamente es necesario tomar más en serio a sectores de la juventud del 29M de Porto Alegre que gritaban: “¡Los fascistas no pasarán! ¡Tú quieres dictadura, nosotros queremos revolución! ”.

Eso es, la Revolución; o es el no futuro, la dictadura.

Por Jefferson Miola*

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)