Es para reconocer el hartazgo de la gente de nuestro pueblo mexicano, en relación a los delitos que tienen que ver con la violencia y sobre todo cuando en esta intervienen los menores de edad, los pequeños; sobre todo porque no se sabe para qué los quieren, los que se los llevan.

Pero de cualquier forma el que se le permita a un grupo de personas que linchen y asesinen, sobre todo que quemen vivos a unos individuos que los acusaban de querer robarse a unos menores de edad en el municipio de Hitzilac, en el estado de Morelos, está muy desfazado de nuestra “Civilización”.  

¿Quién es más cruel?

De hecho, frente a las autoridades les propinaron unas golpizas impresionantes, a los dos acusados de “robachicos”, llegaron 10 policías, después llego el presidente municipal, posteriormente les enviaron 15 policías más, de refuerzos, y ni así lograron calmar a la gente que quería acabar con ellos fuese como fuese.

¿Quién es más cruel?

Repito que el hartazgo de la gente pacífica está ya, en los límites del soporte; pero, de cualquier forma, y delante de las autoridades, seguir en la misma situación, en un estado de derecho fallido y sin cómo actuar; y las armas, y las macanas, y todo lo que traen para defender la injusticia, dónde quedó….

Quiero decir lo siguiente a nivel personal, me da pena ajena, que estas personas que cometieron este acto ilícito, que prendieron fuego vivos a estos presuntos delincuentes, no deben estar libres, deben ser enjuiciados, como debieron haber exigido que se les hiciera un juicio a estas personas acusadas de secuestradores o “robachicos”, todos tenemos derechos, no debieran ser igual, pero por desgracia, mientras que no se compruebe la culpabilidad de una persona, será así, no culpable o inocente de lo que se le acuse.

La situación es muy grave en nuestro país, porque si seguimos por este rumbo, entonces haremos todos lo mismo, la justicia no puede estar en manos de todos, por eso tenemos nombramientos, para eso están los que se deben encargar del cumplimiento de las reglas y de la impartición de justicia. Porque si no ocurre nada de esto, estaríamos llegando, de nuevo, a la barbarie. Ahí estamos.

Mientras no existan las sanciones bien definidas, mientras que nos siga valiendo poquito la vida de los demás y se siga haciendo justicia por propia mano, créanme que no vamos a tener calma jamás. Por qué se habla de transformación si ni siquiera nos dan seguridad. Estamos muy mal en ese y otros rubros en la sociedad mexicana.

Repito, ya la gente está harta, de que no se haga justicia, que a los delincuentes se les deje en libertad, pero ahora mismo lo van a hacer. Quitaron dos vidas. Dicen que eran delincuentes, pues órale, a llevarlos a la justicia y que los juzguen de acuerdo a las leyes que existen, pero entonces, ahorita hay que llevar a la justicia a los que los quemaron, a los policías y al presidente municipal por no hacer lo que les tocaba, serían muchos los implicados en este doble crimen, muchos a prisión.

Pero qué creen; no ocurrirá eso. Por qué, porque no hay justicia, porque la justicia es por propia mano y no es la primera ocasión que ocurre algo parecido, ya sabemos que de nuevo ocurrirá en cuanto se tenga la oportunidad de repetirlo, se dará de nuevo un evento de esta naturaleza. La barbarie en 2021. Eso está pasando en México.

Javier Salazar Rodríguez