A principios de éste mes de septiembre, los dirigentes de las naciones más poderosas del mundo se han reunido en Hangzhou (China) para discutir diferentes temáticas: el calentamiento climático, los problemas económicos y las disputas territoriales, el conflicto sirio. Centrémonos en las temáticas económicas que refuerzan el peso de China.

En la última cumbre del G-20, se destacaron varias preocupaciones económicas. En primer lugar, el populismo. Para hacer frente a las ondas populistas que sufren la mayoría de los países occidentales (vaya gran palabra el «populismo», ya que la élite prohíbe de defender al pueblo, los «desdentados», para utilizar la metedura de pata de François Hollande y puesto de manifiesto por el libro de Valérie Trierweiler, que establece que el Presidente utiliza frecuentemente esta calificación despectiva para hablar de la «gente»).

«Los Jefes de Estado y del Gobierno expresaron su apoyo para una mejor distribución de los beneficios de la globalización, promocionando una revitalización de los intercambios comerciales para impulsar la economía mundial que se encuentra a media asta». Pues bien, caramba que es una primicia. Ocho años después del inicio de la crisis económica, repetimos las mismas banalidades que después del primer G-20 en 2009, donde ya era necesario relanzar una economía que estaba a media asta.

En segundo lugar, en lo que se refiere a las disputas marítimas en el sudeste de Asia, de manera simbólicamente con el fin de calmar a su electorado y ser recordado en la historia como un verdadero patriota, el líder del mundo libre, el señor Barak Obama «aprovechó la oportunidad del G-20, para reprender el sábado a China, instándole a cumplir con la legislación internacional.

No hay que ver estas disputas marítimas de un punto de vista solamente político y militar, sino que también como cuestiones de geoestrategia económica que, si se resuelven, permitirá a la China de asegurar su independencia en energías fósiles. De hecho, tal como lo explica Philippe Cohen y Luc Richard en el libro El imperio del medio (en referencia a China) y Jean-François Susbielle en el libro China – Estados Unidos: La guerra programada, el estrecho de Malaca es vital para China, porque mediante el control no dependerá más de los petroleros occidentales que atraviesan el estrecho, podrían imponer impuestos y controlar el flujo petrolero. Un poco como la pensión que cobra los USA siendo los propietarios del Canal de Panamá.

Por supuesto, la afirmación hecha por Pekín sobre la soberanía de la zona marítima no sólo irrita los países ribereños, sino también al imperio de los Estados Unidos y a sus vasallos.

En tercer lugar, algunas deserciones de tres de estos vasallos se ilustran en la cumbre de Hangzhou. De hecho, el nuevo primer ministro británico, Theresa May, ha presentado otros líderes mundiales y especialmente a China, las «oportunidades de negocio que se abrirán en todo el mundo para el Reino Unido después del Brexit. Esto enfureció enormemente Japón, la Comisión Europea y los USA, pero la señora May obtuvo una acogida comercial muy receptiva por parte de la India, México, Corea del Sur y Singapur, que estaban dispuestos a abrir debates sobre los acuerdos comerciales con su país.

Por supuesto que la afirmación hecha por Pekín sobre la soberanía de la zona marítima no sólo irrita los países ribereños, sino también el imperio de Estados Unidos y sus vasallos.

En tercer lugar, algunas deserciones de tres de estos vasallos se han ilustrado en la cumbre de Hangzhou. De hecho, el nuevo primer ministro británico, Theresa May, ha presentado a los otros líderes mundiales y sobre todo a los chinos «las oportunidades comerciales que se abrirán en todo el mundo para el Reino Unido después del «Brexit». Esto enfureció enormemente Japón, la Comisión Europea y los USA., pero la señora May recibió una acogida comercial muy receptiva por parte de la India, México, Corea del Sur y Singapur, que estaban dispuestos a abrir debates sobre los acuerdos comerciales con su país.

Otra emancipación de la tutela de Washington fue hecha por Canadá. A pesar de los rumores de un acuerdo de libre comercio entre el país de la hoja de arce y la China no eran fundados. Canadá se acercó de la China, invirtiendo en el banco AIIB (ver detalle esta institución en nuestro artículo anterior aquí). Esto significa que las instituciones ultra liberales de Bretton Woods (FMI, Banco Mundial, etc.) pierden gradualmente su poder destructivo de las economías del Tercer Mundo y el de la tercera Mundialización de Europa (por ejemplo, la estrategia de la zanahoria y del palo del FMI en Grecia) a favor de una institución más equitativa que supone ser el AIIB (Asian Infrastructure Investment Bank – Banco Asiático de Inversión en Infraestructura).

Por último, un cierto desprecio del anfitrión de la cumbre (China) y de una antigua colonia (dependiente económicamente) americana (Filipinas) con respecto al representante del Tío Sam. De esta manera «las cosas han comenzado mal cuando Barack Obama se vio obligado a salir a través de las escaleras desmontables de su avión Fuerza Aérea Uno, mientras que otros líderes tuvieron derecho a una amplia escalera con alfombra roja.

Pero las especulaciones se multiplicaron para afirmar que China había deliberadamente desairado Obama.

El hecho de que el nuevo presidente cualificó Barak Obama de «hijo de ****» y se haya disculpado, muestra cómo el imperio de Estados Unidos está en declive porque incluso esta fiel antigua colonia de los Estados Unidos que son las Filipinas quiere emanciparse.

Además de Rodrigo Duterte hizo comprender a los periodistas que él hace lo que quiere. Que son países y no una colonia, en referencia a los gritos descosidos de los guardianes de los Derechos Humanos, de geometría variable que son los USA. Este país predica los Derechos Humanos, pero no los aplican, por ejemplo, las torturas de Guantánamo, pena de muerte en muchos estados federales, Irak, etc. Las protestas de los USA contra Duterte se refieren a las formas expeditas que el gobierno de Filipinas empieza a aplicar a los traficantes de drogas. Básicamente se trata de un hospital que no le importa la caridad. Porque a éste propósito, hagamos hincapié en el hecho de que los USA ha estado en guerra 222 años de los 240 años de su existencia. Un país que exporta la democracia con bombas en la boca como se muestra en la imagen.

8fz7ftecsryzawn2lqaj demoncratie f5881

(Si tu no vienes a la democracia, la democracia vendrá a ti)

 

Articulo redactado por Pedro SANCHEZ

Traducido del FR al ESP por Lourdes BARROS-BELTRAN