Según el barómetro electoral de la SSR, “existe un efecto Fukushima”, analiza el politólogo Claude Longchamp, director del Instituto GFS, que realiza encuestas.

La catástrofe cambió las prioridades en la opinión de la población y reforzó el perfil de los partidos Verdes.

Es el Partido Ecologista que ha aprovechado este cambio de orientación de la opinión pública. Progresa 2,1% con respecto a Enero y se establece en 10,9%. “Tiene sentido”, estima Pascal Sciarini, politólogo de la Universidad de Ginebra. “Son, sin duda, la formación política  más comprometida con el tema.  No esperaron una catástrofe para hacer de la salida del nuclear uno de sus temas principales de campaña”.

Los Verdes Liberales se mantienen estables con 5,7% de las intenciones de voto en Enero. Si todavía no han beneficiado más  de las preocupaciones ecológicas  en el resultado de la encuesta, es porque el partido es todavía joven y no está presente en todos los cantones.

El PLR, una de las víctimas de este proceso, desciende a 15,2% (-2,5% desde Enero), mientras que el PDC y el PS se mantienen en 12,7% y 17,7 % de voces. La UDC continúa siendo el primer partido de Suiza con 29,9% de votos. “El debate sobre el futuro de la energía nuclear, ha también reforzado y endurecido la posición de los partidarios del átomo. Particularmente en la UDC”, explica Claude Longchamp. Los temas ligados a los extranjeros, continúan prioritarios para el electorado del partido conservador.

Falta ahora saber cuánto tiempo las cuestiones ambientales  continuarán siendo la primera preocupación de los suizos. En las manos del Consejo Federal y del Parlamento, el tema estará en la agenda, en todo caso, hasta el verano.