Ya conocido de las tablas europeas, el argentino Rodrigo García presenta en Ginebra  “Compré una pala en Ikea para cavar mi tumba » ( J’ai acheté une pelle chez Ikea pour creuser ma tombe).

El albo principal del director son los ritos de las sociedades consumistas.

Lo hace con su hosquedad de rebelde excedido por los ritos de las sociedades consumistas, e irritado por el uso de la comida pre-fabricada (prêt-à-manger) (Findus), el deseo pre-fabricado (prêt-à-jouir) (los viajes organizados), y los sueños pre-fabricados (prêt-à-rever) (las estrellas del deporte y del cine).

Lo hace utilizando su lirismo sagrado y al mismo tiempo blasfematorio (Navidad es una fiesta tan necesaria cuanto aburrida).

Finalmente, lo hace con su truculencia de cínico acostumbrado a las cosas del sexo (Amar y resignarse, es la misma cosa).

Rodrigo García, dramaturgo y director argentino establecido en Madrid, vuelve a Ginebra.

Este titulo, con connotaciones mórbidas, esconde un humor incendiario que estigmatiza la más insoportable de nuestras manías: la del reciclaje. “Hoy en día se domestica la naturaleza y se le llama parque, se domestica al hombre y se le llama nación”.

J’ai acheté une pelle chez Ikea pour creuser ma tombe”.

Théâtre Saint-Gervais.

Jusqu’au 10 novembre

Tel : 022 908 20 20