Cuando hablamos de homosexualidad, hablamos también de diversidad: «diferencia o variedad, conjunto de personas o cosas distintas». Así también podemos hablar de razas, y de todo aquello que sirve de pretexto para separar a los seres humanos y dividirlos y sub-dividirlos, según los intereses religiosos o políticos. Así se han cometido las peores atrocidades en nombre de Dios (?) o de la pureza racial.

Diversidad de creencias, diversidad religiosa – como dicen los Sufi, Alá es el nombre árabe de Dios – diversidad de comportamientos, diversidad de sexualidad.

Cuando la Iglesia Católica Romana ataca la homosexualidad, acusándola de anti-natural y de perversión, acusa todo comportamiento que no corresponda a la doctrina oficial, porque aceptarlo, es aceptar la falibilidad de Dios. Es tal la ignorancia de lo que podría significar un ser divino, que se le niega toda imaginación o curiosidad. Se niega la posibilidad de que la naturaleza sea un enorme laboratorio experimental, en donde se manipulan colores y formas, organismos diversos, que nos dan esta increíble diversidad de la vida en nuestro planeta. A tal punto que los tres niveles que componen todo lo que existe, están poblados con las formas de vida más increíbles. Como ejemplo, una simple demostración: existe vida en la superficie de la tierra, en el mundo subterráneo medio – es decir a poca profundidad-, en donde viven seres desde lo micro (de bacterias a larvas)  a lo macro, roedores mamíferos y otros; y en las profundidades abisales en donde existen seres que todavía desconocemos la existencia. En el mar podemos ver el mismo fenómeno: tenemos la vida de superficie, es decir animales anfibios y que viven en la parte luminosa del mar, la vida en las aguas intermedias entre la luz y la oscuridad, y los fabulosos seres fluorescentes de las profundidades.

Los bisexuales, los homosexuales, los transexuales, los heterosexuales, los andróginos y otros, todos experiencias de la naturaleza, o simplemente un capricho biológico, una danza de ADN acompañando la sinfonía de la naturaleza?

Si en la doctrina de la Iglesia está escrito que todo lo que existe en la tierra, existe por la voluntad de Dios, por qué no aceptar que todo este mundo es fruto de la volunta divina y que si existen es porque tienen una función en los objetivos de la existencia? Nada es fortuito en la naturaleza. Todo tiene su lugar, todo hace parte de un equilibrio, y es ignorancia crasa negarlo. No hay dogma o ideología que pueda desmentir tamaña verdad.

baptismjesus-400-400

Son todas experiencias de la curiosidad del creador, sea quien sea. Y tenemos todos el mismo  derecho a la vida y a la felicidad. Porque el objetivo primordial de la vida es vivir, plenamente, sea cual sea el origen, el color de la piel, la forma de los ojos, o la sexualidad. Porque todo esto nos hace diferentes, diversos, pero sin duda alguna, de la misma especie. Como los hombres y mujeres. No fuimos hechos para ser antagónicos y si complementarios, y toda esta discusión de la guerra de los sexos es absolutamente primitiva. Como la actitud de ciertas culturas y religiones sobre lo femenino. Si Dios es tan omnipotente y sabio, lleno de sabiduría Divina y Luz, implica un cierto nivel de inteligencia, y nadie inteligente puede aceptar el trato que las mujeres sufrieron durante siglos gracias a la Iglesia Católica, y que viven actualmente gracias al Islam. Aunque el Corán le da a la mujer el derecho de heredar, ella continúa siendo una menor, usualmente sin educación y necesitando un guardián que puede ser el padre, el esposo, o incluso el hijo. De hecho, el estado de la mujer en el Islam está teóricamente exaltado, pero en la práctica es totalmente deplorable.

veloislamico_noticias_3268-400

El sólo hecho de ver a una mujer cubierta de paños negros de la cabeza a los pies,  con una mascara de cuero o de fierro cubriéndole el rostro, en total desprecio por sus derechos fundamentales, ya es para mi un signo de que esta religión no entienden absolutamente nada con respecto a lo divino y sagrado, porque la igualdad del hombre y de la mujer no tiene nada que ver con lo jurídico o lo religioso, porque el hombre y la mujer fueron criados iguales, con diferencias biológicas normales a dos géneros diferentes de la misma especie, pero iguales.

La igualdad es un derecho natural y sagrado y quien niega esta realidad, no puede pretender tener el monopolio de la verdad, principalmente cuando se han momificado y tratan de  imponer a la sociedad una forma de vida de antes de la Edad Media. Quien no tiene la inteligencia de ver que todo en el universo crece y se desarrolla, que todo evoluciona, quedarse inmóvil en la interpretación de palabras escritas hace dos mil años y tratar de imponer una forma de vida arcaica, es simplemente el colmo de la ceguera y de la debilidad intelectual.

Lo mismo diría por la religión católica que ha sido incapcura_pedofilo-400az de adaptarse a las sociedades modernas, que ha perdido totalmente la moral con los escándalos sucesivos, tantos financieros, políticos, como sexuales. Qué representantes de Dios son estos que violan niños, que ensucian la imagen de Cristo con comportamientos inaceptables, que se atreven  a erguirse como líderes espirituales y morales, cuando son incapaces de entender el mundo que los rodea?

Cuántas especies diferentes existen en el planeta? Cuántos tipos de rosas? Cuántas razas de perros, y de caballos, y de gatos?

Por qué toda esta diversidad nos parece normal y sí horrorosa la diversidad humana?

Cuánto sufrimiento y angustia esta negación ha causado en la sociedad… Las Iglesias deberían establecer una profunda reflexión y, en el caso, reconocer públicamente que se han equivocado, y que por una mala interpretación, o por ignorancia, han causado siglos de amargura.

foto1nota2-400

Desgraciadamente, veo casi imposible esta autocrítica de las superestructuras religiosas, que continuarán negando la curiosidad del creador (cuidado con acusar al propio Dios de blasfemia!), y continuarán cerrando los ojos a la maravillas que vemos en la naturaleza, que cambian permanentemente, en donde mutaciones fantásticas suceden todos los días a todos los niveles, todos los segundos.

Estamos tan acostumbrados a que el ser humano sea reducido a un padrón único, dogma absoluto de la inefabilidad de Dios, que todo lo que salga de eses padrones nos aterroriza.

Me pregunto si los máximo dirigentes religiosos de las tres religiones monoteístas se dan cuenta de todo el mal que han hecho en nombre de Dios, nombre sumergido en un baño de sangre que continúa, de injusticias y aberraciones que continúan, de dogmatismo, fanatismo que ciega, incapacidad de darse cuenta de  los cambios  del mundo moderno, insensibilidad para captar lo que las personas necesitan y sienten. En este momento, el fanatismo religioso es la causa de la mayoría de las guerras y masacres perpetuadas en el mundo.

mahoma_caricatura61-400

La inmensa mayoría de las personas están cansadas de esta guerra de religiones, y lo único que quieren es vivir en paz en una sociedad cada vez más complicada. Basta con las aberraciones de la nueva religión, cuya sede episcopal se encuentra en Wall Street, y sus dios es el todo sacro santo e omnipotente  beneficio.

La nueva trilogía: especulación, fraude y beneficio, son los principios básicos de la nueva religión dominante…