Viernes 26 de septiembre de 2014, a las 19h00
Sala Forum II (CSP, rue du Village-Suisse 14, La Jonction)
(Al término de la conferencia, habrá vino y empanadas, a precios asociativos)

                           Conferencia dictada por el historiador y profesor Jorge Magasich, de Bruselas.

El gobierno de la Unidad Popular que gobernó Chile hace cuatro décadas, inició un interesante intento de remplazar la política internacional de alineamiento con uno de los bloques de la Guerra Fría por otra de relaciones internacionales pluralistas. En la práctica, estableció relaciones con todos los países, inscribió a Chile en el Movimiento de los países no-alineados y acogió a miles de refugiados de países bajo dictaduras.

Confrontado al fin de la convertibilidad del dólar en agosto de 1971, y a la devaluación de las reservas en dólares de muchos países del Tercer Mundo, el gobierno de Chile formula una serie de proposiciones novedosas: un estudio sobre el origen de la deuda externa efectuado por la CNUCED y la suspensión de su pago por una década; limitar el control de los medios de comunicación por consorcios internacionales; destinar parte de los presupuestos militares a políticas de desarrollo y la refundación del sistema monetario internacional, más favorable a los países del Tercer Mundo.

También sugiere la creación de una organización de los países latinoamericanos, sin Estados Unidos, con un banco propio que les permita depositar y disponer de sus reservas de divisas, y de sistemas de intercambios que prescindan del dólar.

Por último, negocia con el Presidente de Bolivia, Juan José Torres, una respuesta favorable a la demanda marítima boliviana para poder restablecer las relaciones diplomáticas o los intercambios entre Chile y Bolivia, pues su ausencia “contradice la vocación de ambos pueblos” (J.Magasich).

Todas estas iniciativas vuelven a cobrar actualidad, en el contexto actual de las relaciones internacionales, especialmente en lo que se refiere a las relaciones de Chile con América Latina. Resulta triste ver como Chile parece volver la espalda a los paises del continente, prefiriendo alinearse con los Estados Unidos de Norteamérica. Esto es muy visible en los temas de comercio internacional, de seguridad y de postura en los foros internacionales. Hoy, en que Chile tiene relaciones conflictivas con sus vecinos inmediatos, vale la pena examinar esa otra política que Salvador Allende instauró en sus 3 años de gobierno.

Organiza: Comité Memoria y Justicia, de Ginebra