La policía del Capitolio trata de impedir que los partidarios del presidente Trump, liderados por Jacob Anthony Chansley, entren en el Capitolio el 6 de enero de 2021 (Foto de Saul LOEB / AFP)

Los investigadores del Departamento de Justicia aseguraron en una presentación oficial que hay evidencias concretas de cuáles eran los objetivos de algunos de los líderes de la toma

Los fiscales estadounidenses creen que los seguidores del presidente Donald Trump planeaban “capturar y asesinar” a congresistas durante su ataque al Capitolio la semana pasada, según un nuevo documento judicial.

Con esta acusación, presentada por los abogados del Departamento de Justicia el jueves por la noche, buscan la detención de Jacob Chansley, de Arizona, el chamán de las teorías conspirativas de QAnon que entró en el Capitolio con el torso desnudo y con unos cuernos en la cabeza.

“Pruebas sólidas, incluidas las propias palabras y acciones de Chansley en el Capitolio, respaldan que la intención de los alborotadores era capturar y asesinar a funcionarios electos del gobierno de Estados Unidos”, dijeron los fiscales sobre el asedio del 6 de enero.

Chansley, alias Jake Angeli, en el centro de uno de los pasillos del Capitolio (Photo by Saul LOEB / AFP)

Los fiscales afirmaron que Chansley, de 33 años, dejó una nota para el vicepresidente Mike Pence en el estrado del Senado, donde este había estado minutos antes. En ella decía: “Es sólo cuestión de tiempo, la justicia está llegando”.

Este nuevo documento ofrece más información sobre la investigación que el FBI lleva a cabo sobre el ataque al Congreso, episodio en el que murieron cinco personas, incluido un oficial de policía. Las autoridades ya han presentado cargos contra algunas de las personas involucradas en el asalto, incluido un hombre que enarbolaba la bandera confederada dentro del edificio, otro que vestía una sudadera en la que se leía “Camp Auschwitz” y un nadador estadounidense ganador del oro olímpico.

Chansley debe comparecer ante el tribunal el viernes. Los fiscales dijeron que consume drogas habitualmente y que probablemente tiene problemas de salud mental.

Seguidores de Donald Trump en el Capitolio (Foto de Saul LOEB / AFP)

“Chansley ha hablado abiertamente sobre su creencia de que es un extraterrestre, un ser superior, y que está aquí en la Tierra para ascender a otra realidad”, afirman los fiscales en el documento.

El hombre que irrumpió en el Congreso disfrazado de guerrero sioux pidió en las últimas horas que el presidente Trump le conceda un indulto. Así lo dio a conocer Albert Watkins, abogado de Chansley, también conocido como Jake Angeli. “Dada la forma pacífica y obediente en que el señor Chansley se comportó, sería apropiado y honorable que el presidente lo perdonara a él y a otras personas pacíficas de ideas afines”, afirmó el defensor del sujeto cuya presencia en el Capitolio se hizo viral en las redes sociales y llamó la atención de miles de personas.

Los fiscales creen que los invasores querían secuestrar y asesinar a congresistas (Photo by Saul LOEB / AFP)

Por su parte, los fiscales solicitaron que permanezca detenido ya que existe “riesgo de fuga y peligro para la comunidad”. Chansley está vinculado a QAnon, un grupo de extrema derecha defensor de teorías de la conspiración al que se culpa de arengar a una parte de los seguidores de Trump en el edificio del Capitolio. Las plataformas de redes sociales han comenzado a tomar medidas enérgicas contra sus seguidores, que creen que Trump está librando una guerra secreta contra un culto liberal de pedófilos adoradores de Satanás.

La Cámara de Representantes votó el miércoles a favor de someter a Trump a un segundo juicio político. En este caso, por “incitación a la insurgencia” por alentar a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

Más de 20.000 efectivos de la Guardia Nacional están desplegados en Washington DC, cuyo centro fue cerrado la madrugada del viernes por temor a nuevos episodios de violencia durante la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero.

AFP

Congresistas demócratas sospechan de la complicidad de algunos legisladores republicanos en el asalto al Capitolio

Un grupo de miembros de la Cámara de Representantes pidió que se investigue especialmente la invitación de integrantes de la bancada republicana a seguidores del presidente Donald Trump el día anterior al ataque

Partidarios del presidente Donald Trump vagan bajo la Rotonda del Capitolio después de invadir el edificio (Foto de Saul LOEB / AFP)

En un nuevo giro de las repercusiones del asalto al Congreso de los Estados Unidos perpetrado por seguidores de Donald Trump el pasado 6 de enero, congresistas demócratas plantearon este jueves sus sospechas respecto del papel desempeñado por sus colegas republicanos. Sin mencionar a ningún legislador en particular, creen que algunos podrían haber cooperado con los invasores, que intentaron anular la confirmación de Joe Biden como presidente electo.

Una de las cosas que llama la atención de los demócratas es cómo la turba sabía dónde ir cuando entró al edificio. Es cierto que los planos de cada piso están publicados y muestran dónde están, por ejemplo, las oficinas de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes. Pero eso no impide que los dirigentes que pasarán a ser oficialismo el 20 de enero consideren que los intrusos tuvieron ayuda interna.

Es por eso que un grupo de 34 congresistas demócratas firmó una carta para pedir investigar la “sospechosa” visita al Capitolio de trumpistas invitados por algunos legisladores republicanos en la víspera del asalto, pese a que las giras están suspendidas, y que incluyeron zonas delicadas para la seguridad. La misiva indica que algunos de los firmantes “fueron testigos de un gran número de grupos externos en el complejo (del Capitolio) el 5 de enero”.

La representante de los Estados Unidos Abigail Spanberger (D-VA) camina a través de un túnel subterráneo en su camino hacia el piso de la Cámara de Representantes, el 18 de diciembre de 2019 (REUTERS/Jonathan Ernst)

”Lo que yo vi fue a grupos de personas que no tenían por qué estar ahí, caminando por las oficinas del Congreso (…) Había personas caminando por los pasillos vestidos claramente como personas que participaron en la manifestación (a favor de Trump)”, explicó este jueves en la cadena CBS la congresista demócrata Abigail Spanberger, una de las firmantes de la carta.

Los congresistas recuerdan que debido a la pandemia las visitas del público al Capitolio han sido canceladas y solo miembros del Congreso podrían haber facilitado el acceso de ese grupo de trumpistas. Algunos han asegurado que al menos dos colegas republicanos podrían haber patrocinado estas visitas.

”Los visitantes que encontraron algunos de los miembros del Congreso firmantes de esta carta parecen estar relacionados con la manifestación en la Casa Blanca del día siguiente”, indica el texto enviado a los responsables de la seguridad de la Cámara de Representantes y del Senado, así como al jefe en funciones de la Policía del Capitolio.

La representante Mikie Sherrill (D-NJ) habla durante una reunión del ayuntamiento en el Hanover Township Community Center en Whippany, Nueva Jersey, el 25 de noviembre de 2019 (REUTERS/Shannon Stapleton)

La concentración de la Casa Blanca, a la que asistió el presidente saliente, Donald Trump, estaba convocada para protestar contra la sesión conjunta del Congreso que iba a certificar ese día la victoria electoral de Biden, que Trump ha reiterado falsamente que es resultado de un gran fraude. En su intervención, Trump conminó a los centenares de asistentes a marchar hacia el Capitolio y “mostrar fuerza”. Antes de que terminara su discurso varios grupos comenzaron a intentar romper el perímetro de seguridad del complejo y alrededor de las 2 de la tarde consiguieron ingresar por la fuerza, obligando al desalojo de todo el recinto durante varias horas.

”Miembros del grupo que atacó el Capitolio parecen haber tenido un conocimiento inusualmente detallado del plano del complejo del Capitolio. La presencia de estos grupos (los de la víspera) en el Capitolio es sin duda sospechosa”, apuntaron los congresistas demócratas.

Según la congresista por Nueva Jersey y también firmante del documento Mikie Sherrill, estos grupos invitados por congresistas republicanos aún no identificados fueron en una misión de “reconocimiento” previa al asalto del 6 de enero. Sherrill, ex piloto de la Armada, y otros firmantes, como Spanberger, ex agente de la CIA, tienen experiencia militar y en inteligencia, por lo que aseguran que hacen las acusaciones teniendo la certeza de que se requiere una investigación.

EFE

https://www.infobae.com