El problema de la emigración de menores que quieren atravesar la frontera hacia los Estados Unidos está tomando proporciones gigantescas , visto la cantidad de menores que intentan esta travesía, con todo lo que significa de infinitos peligros que corren estos niños indefensos de la parte de traficantes, narcotraficantes y guardias fronterizos americanos.

La violencia de las pandillas

Una de las consecuencias imprevistas de la violencia de las pandillas en Centro América es la migración infantil. En los últimos anos, las pandillas han aumentado su influencia en Centro América, específicamente en Guatemala, Honduras, y El Salvador, estos sufriendo un fuerte aumento de actividad pandillera. El triangulo del norte es actualmente la región más violenta del28 pandillas 400 mundo. Mientras las pandillas ganan más poder, se ha vuelto cada vez más difícil proteger a los jovenes de su alcance, ya que muchos son persistentemente amenazados con unirse a la pandilla.

Mientras que algunos jovenes se ven obligados a unirse a la pandilla, otros son secuestrados, asaltados, asesinados, o atrapados en el fuego cruzado. Esta triste realidad ha causado que muchas familias en El Salvador huyan; les llaman “los desplazados”. Como se señala en el artículo por El Faro, muchos han huido “porque no quieren que sus hijos se conviertan en miembros de las pandillas; para que sus hijas no sean violadas o abusadas; porque las balas pasan demasiado cerca; porque se les acusa de trabajar para la policía o una pandilla rival.” Las familias se ven obligadas a abandonar sus hogares, enfrentando circunstancias severas. La situación se amplifica para los niños que no tienen otra opción que salir por su cuenta.

Muchos de los niños migrantes de Centro América intentan huir hacia los Estados Unidos con la esperanza de escapar de la violencia de las pandillas, la violencia domestica, o para reunirse con sus padres inmigrantes. Muchos no pueden recorrer todo el camino hasta los Estados Unidos, y terminan en México, donde o son deportados a su país de origen, o son dejados en situaciones vulnerables y similares a aquellas de violencia, falta de educación y oportunidades de empleo, abuso sexual y físico y explotación económica. Conforme al Instituto Nacional de Migración de México (IMN), 3,391 niños de Guatemala, Honduras y El Salvador, fueron deportados de México este ano, a partir de Julio de 2012. De esos deportados, casi el 83% eran menores no acompañados.

También ha habido un aumento en los niños migrantes de Centro América entrando a los EEUU, junto con una disminución de migrantes menores mexicanos. Este aumento en la migración infantil plantea muchos desafíos para los EEUU, ya que estos niños han cruzado varios países solo para llegar a EEUU y ser deportados. Las oficinas de refugiados alberga a los menores por unos días para poder llevar a cabo verificaciones de antecedentes e intentar reubicarlos, algo que recientemente excede su capacidad. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Reasentamiento de Refugiados estima que usualmente ellos procesan entre 7,000 y 8,000 niños anualmente; numero que se duplicara a finales de este ano. Ha habido un aumento en el presupuesto de los EEUU para proteger a los migrantes no acompañados; un tema que antes del 2003 estaba sin resolver.

ACNUR inicia en Guatemala y México programa para niños migrantes no acompañados

ninos de pazLa Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) presentó en Guatemala y México en el mes de febrero de 2015 la iniciativa “Niños de Paz”, que promoverá la protección de los menores migrantes centroamericanos no acompañados por medio de actividades educativas, recreativas y lúdicas.

ACNUR recordó que la violencia y persecución, ejercida principalmente por actores criminales no tradicionales y no estatales, como las maras y pandillas, afectan de manera desproporcionada a niños y adolescentes en los países de la región denominada Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala).

Además de la violencia en sus países de origen, las traumáticas experiencias de estos menores durante la huida y la ansiedad generada por la detención migratoria por su ingreso irregular afectan su estabilidad, y las actividades educativas, lúdicas y recreativas contribuyen a recuperar un sentido de normalidad y mejorar su bienestar.

ACNUR afirmó que una de las contribuciones del proyecto es que permite colocar la situación de los niños no acompañados como un tema humanitario y de derechos humanos, más allá de que sea visto como un aspecto meramente migratorio y de control fronterizo.

OIM presenta estrategia de asistencia a niños migrantes en Honduras.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentó en el mes de Marzo de 2015 al gobierno de Honduras un programa estratégico para coordinar la asistencia de las instituciones, la sociedad civil y los organismos internacionales a los niños y adolescentes migrantes.

La estrategia abarca la recepción, protección y ayuda a los menores y sus familias cuando regresan al país.

La iniciativa de la OIM ayudará a articular los trabajos con un enfoque de género y respeto a los derechos humanos.

Según los datos oficiales, más de 10.000 niños y adolescentes hondureños regresaron de México y Estados Unidos en 2014. De ese número, el 40% eran mujeres.

La OIM recordó que las regulaciones nacionales e internacionales estipulan que los menores requieren protección especial, que incluye cuidados médicos, albergue, alimentos y condiciones de higiene, así como seguridad y respeto a sus garantías fundamentales.

Honduras lanza campaña para proteger a niños migrantes

La Oficina en Honduras del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó en el mes de febrero 2015 del lanzamientohonduras 400 de una campaña del gobierno de ese país destinada a reducir la migración de menores y proteger a los que retornan.

La iniciativa, denominada “Cambiemos el presente, no dejemos que se vayan”, cuenta con el apoyo de esa agencia de la ONU, las alcaldías hondureñas, medios de comunicación y jóvenes voluntarios de una ONG local.

La campaña está dirigida a la población que sufre el impacto de la migración, además de otros grupos que influyen en las decisiones de los niños o prestan atención a quienes migran o retornan.

El objetivo es generar más conciencia sobre el problema sobre los riesgos de la migración a través de diversas estrategias que incluyen materiales audiovisuales para los medios de comunicación.

Este es uno de los mensajes de radio:

“Yo me llamo Yeny, tengo 12 años y soy de Tegucigalpa.

Yo me llamo Walter, tengo 11 años y soy de San Pedro Sula.

Yo me fui para ayudarle a mi mamá, para comprarle una casa para que vivamos con mis hermanitos, porque ella no tiene trabajo.

Yo me fui porque en mi barrio hay mucha violencia y tenía miedo que me pasara algo malo.

La migración de niñas, niños y adolescentes debilita a la familia, a la comunidad y al país.

Es urgente que el Estado y la sociedad fortalezcan la protección de los derechos de la niñez y la juventud, brindando oportunidades para todos y todas.

Cambiemos el presente, no dejemos que se vayan. Evitemos la migración d enuestro niños, niñas y adolescentes.

Este es un mensaje del gobierno de Honduras, UNICEF y este medio de comunicación”.

Otra de las estrategias es el apoyo psicosocial a los menores retornados que han viajado no acompañados y de forma irregular a los Estados Unidos. Esa parte de la campaña se denomina “Retorno de la Alegría”, y está compuesta por actividades para fortalecer la autoestima del niño.

El Salvador pide apoyo para afrontar la migración de menores y la violencia

El Salvador también pidió a la comunidad internacional en el mes de septiembre el apoyo para afrontar el incremento del flujo de la migración de los niños no acompañados que viajan hacia Estados Unidos.

En su discurso ante la 69 Asamblea General de la ONU, el presidente de ese país centroamericano, Salvador Sánchez Cerén, indicó que su gobierno está haciendo un esfuerzo para generar más conciencia sobre los riesgos que implica la migración irregular.

También destacó la implementación de la Ley del Sistema de Protección Social Universal para afrontar los retos del desarrollo con equidad y crear oportunidades para las nuevas generaciones.

Sugirió que la Asamblea General asuma un papel más preponderante en la cuestión migratoria.

“La amenaza a la seguridad es otro gran desafío que enfrenta nuestro país al igual que otros en la región y el mundo, por lo que no descansaremos hasta garantizar las condiciones necesarias para que los salvadoreños y salvadoreñas puedan vivir en paz y seguridad”.

También pidió a la comunidad internacional a fortalecer su ayuda en la lucha contra la violencia que afecta a El salvador y el resto de la región de Centroamérica.

Fuentes http://www.un.org/ http://www.redcentroamericana.org