En representación del gobierno mexicano, el subsecretario para América Latina de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, acusó que el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha lastimado las democracias de los países latinoamericanos.

Durante la 50 Asamblea General de la OEA, Maximiliano Reyes señaló que ese organismo, bajo el mando de Luis Almagro, “han deslegitimado a las misiones de observación electoral y han llevado a la Organización a un choque con la realidad democrática que vivimos hoy en día en la región”.

A nombre del gobierno de México reiteró que la Secretaría General de la OEA debe actuar siempre dentro de su propio marco institucional y alejarse de cualquier pronunciamiento en nombre de la membresía.

“Somos los Estados miembros, y no la Secretaría General, los que decidimos el rumbo de la Organización”, aseguró.

“Advertimos la configuración de un patrón de actuación preocupante por parte de la Secretaría General consistente en utilizar sus facultades administrativas para la toma de decisiones políticas que impactan el rumbo de la Organización sin someterlas previamente a la consideración de la membresía“.

“Tales decisiones adolecen de un sustento jurídico y de la información necesaria que permita conocer su motivación y objetivos”, añadió Reyes Zúñiga.

Lo ocurrido en Bolivia, no debe repetirse jamás

Aunado a ello, el subsecretario puso de ejemplo los comicios que se celebraron en Bolivia en 2019. Señaló que la Secretaría General de la OEA “utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral para denunciar, prematuramente, un supuesto fraude que nunca existió”.

“Este uso faccioso generó inestabilidad, violencia y desorden constitucional en ese país y creó un entorno internacional de confrontación”.

“La Secretaría General de la OEA no está para calificar elecciones o gobiernos, por eso, México sugiere al señor Luis Almagro someterse a un proceso de reflexión y autocrítica a partir de sus acciones en contra de la carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia, para determinar si aun cuenta con la autoridad moral necesaria para seguir encabezando esa Organización”.

“Mi país denuncia del afán del secretario general de intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y de lastimar nuestras democracias. Lo que ocurrió con la OEA en Bolivia no debe repetirse jamás”, sostuvo.

Descargar (PDF, 339KB)

Aristegui Noticias


Luis Arce: “Estamos indignados con la OEA”

Por Mercedes López San Miguel

En tiempos de entrevistas remotas, Luis Arce aparece en pantalla sentado, viste una camisa escocesa, responde con tono pausado y frases breves. Desde La Paz, el presidente electo de Bolivia tiene motivos para esbozar una sonrisa.

–¿La victoria le genera emoción?

— No tanto por el resultado, que no ha sido una sorpresa, sino porque fue realmente emocionante vivirlo con los compañeros.

Casi un año después del golpe de Estado en su país, el triunfo del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, fue arrasador. Con 90 por ciento del escrutinio, la fórmula liderada por Arce obtiene el 54,5 por ciento, a 25 puntos del principal rival Carlos Mesa (29,2).

Esta victoria tan contundente ratifica y mejora el resultado de los comicios de octubre de 2019, que la Organización de Estados Unidos (OEA) cuestionó mediante un informe sesgado. Un año atrás, el candidato era Evo Morales y su contendiente, el mismo Mesa.

El exministro de Economía, artífice del exitoso modelo económico de Bolivia durante los gobiernos de Morales (2006-2019), sostiene con firmeza: “Evidentemente, con el resultado tan aplastante quedó claro que el año pasado también ganamos, con una diferencia más estrecha, pero por encima de los diez puntos porcentuales que la ley boliviana exige para evitar la segunda vuelta. El compañero Evo ganó en primera vuelta, de manera limpia. Este domingo 18 de octubre no quedó la menor duda de que en Bolivia hay una mayoría que prefiere al Movimiento al Socialismo”.

– ¿Cómo tomó el saludo que le dirigió Luis Almagro, secretario general de la OEA?

— Fue un insulto para el pueblo boliviano que la OEA viniera prácticamente con la misma delegación del año pasado, cuando hizo ese informe tan lapidario y vergonzoso, y se inmiscuyó en los asuntos de los bolivianos violando la normativa de los observadores internacionales. No estamos felices de recibir ningún piropo de la OEA, todo lo contrario, estamos indignados porque vinieron con la misma gente que el año pasado.

— México y el Grupo de Puebla piden que Almagro dé un paso al costado. ¿Está de acuerdo?

— Después de haber generado todos esos eventos que dieron lugar al golpe de Estado, que provocaron muertos, por supuesto que estoy de acuerdo.

— En Argentina, quienes perdieron las elecciones mantienen poder de decisión a través de un sector influyente en la Justicia. ¿Cree que existe el mismo riesgo en Bolivia?

— Siempre hay un riesgo en ese sentido. Pero con semejante resultado que tuvimos en las elecciones, todos han recapacitado sobre la necesidad de generar un gobierno de unidad y dejar de lado las peleas internas a fin de promover un clima positivo para el desenvolvimiento de las pequeñas, medianas y grandes empresas, y salir de esta crisis económica. Estamos con una caída de la economía de 11 por ciento y puede ahondarse aun más si no se toman medidas. Entendemos que todos queremos remar el barco en la misma dirección.

— ¿Cree que las denuncias contra Evo Morales por terrorismo y sedición pueden ser usadas para erosionar a su gobierno?

— Nosotros entendemos que todas esas acusaciones que nos han hecho, a mi persona, a otros dirigentes del MAS, a campesinos y dirigentes de la Central Obrera Boliviana han sido fabricadas sobre la base de temas políticas. Estamos convencidos de que se caerán uno a uno estos juicios. No tienen fundamentos jurídicos, sino estrictamente políticos.

— ¿Va a impulsar que se haga justicia por las masacres de Senkata y Sacaba ocurridas después del golpe, que dejaron 21 muertos y 200 heridos?

— Eso ya está en manos del órgano judicial, no está en manos del Ejecutivo. Son resortes del Poder Judicial que debe avanzar en esta labor, vamos a estar pendientes de que eso ocurra, pero sin injerencia. Vamos a vigilar que los procedimientos jurídicos se den.

–El golpe de Estado contó con el apoyo de la Policía. El régimen de Jeanine Áñez tuvo un discurso y un accionar de mano dura. ¿Ve amenazas con respecto a las fuerzas policiales?

–Quienes estuvieron involucrados en el golpe de Estado han sido las cúpulas de la policía y las Fuerzas Armadas. Por tanto, la base, el policía de a pie, las subclases de ambas instituciones no estuvieron involucrados. Hay un riesgo mientras estén los altos mandos policial y militar, para abajo vemos que no debería haber ninguna amenaza. El año pasado se pudo ver al padre del señor (Luis Fernando) Camacho yendo a hablar con las autoridades, ahí se decía que llevaron bastante dinero para que policías y militares participaran en el golpe. Abrigamos la esperanza de que las generaciones que están por debajo sí puedan actuar respetando la Constitución y el voto popular.

— ¿Prevén cambios en la cúpula?

–Normalmente se cambia el alto mando con el ingreso del nuevo gobierno.

— En once meses de gobierno de facto,¿ qué Bolivia encuentra?

— El retroceso ha sido evidente. Dejamos un desempleo del 4,2 por ciento, ahora está cerca del 12 por ciento, –tres veces más–y en el sector de la construcción ha llegado al 30 por ciento, cifras muy grandes y negativas. La recesión está en -11 por ciento, cuando nosotros crecíamos 4 por ciento. Hay una caída de 16 puntos porcentuales en la producción. Además, el déficit fiscal era del 6 por ciento cuando yo era ministro de Economía, ahora se incrementó a más del 9 por ciento. Los indicadores sociales también empeoraron: aumentó la pobreza y la concentración del ingreso en pocas manos, que es una característica del modelo neoliberal, es decir, abrir la brecha entre ricos y pobres. Hemos retrocedido en distribución del ingreso, hay muchas cifras negativas que se evidencian tras este gobierno de facto.

— La pandemia también agudizó la situación económica.

— Por supuesto. Ya veníamos mal desde el golpe de Estado de noviembre por la mala gestión, y luego vino la pandemia en marzo que terminó de rematar la economía. Por lo tanto, la crisis se veía venir con las malas decisiones del gobierno y se profundizó con la covid-19. No habíamos estado tan mal ni siquiera en el período de 1982 , 1984 donde tuvimos indicadores malos.

— ¿Cómo se recrean las expectativas en este contexto?

— Hemos visto más tranquilidad, hasta el domingo había mucha incertidumbre hacia donde íbamos. Ahora, con la victoria aplastante del MAS, se ratifica que tenemos una mayoría que nos apoya. Vemos el optimismo de varios sectores de la población, ya está cambiando la expectativa. Cuando manejamos la economía tuvimos los mejores momentos económicos e indicadores sociales.

— Usted anunció acciones urgentes como un bono para luchar contra el hambre. ¿Qué otras medidas serán prioritarias?

— Esta medida es principal porque tiene que ver con la redistribución del ingreso para generar aumento de demanda interna y más gasto por parte de la población. Por otro lado, hay que reactivar la producción; básicamente tenemos tres proyectos estrella: industrialización con sustitución de importaciones para pequeñas y medianas empresas, programa de seguridad con soberanía alimentaria, y producción de diesel ecológico desde el inicio de la gestión. Vamos a continuar con nuestro esquema estratégico de mantener los recursos naturales en manos del Estado.

— ¿Cómo abordará un recurso clave como el litio, sobre el que hay muchos intereses privados?

— Retomaríamos el programa que veníamos planteando desde octubre del año pasado con el objetivo de industrializar el litio y que generemos 42 nuevas industrias, que van a permitir empleos e ingresos para el pueblo boliviano.

— Evo Morales ya dijo que no formará parte de su gobierno. ¿Va a convocar a nuevas caras?

— Así es, queremos ser un MAS versión 2.0, donde demos cabida a los jóvenes profesionales comprometidos con su país para que puedan aportar desde los puntos de decisión y empezar a mirar el posible recambio, no sólo dentro gabinete sino también de la vida política. Todos somos pasajeros, hay que dejar una huella; el backup para quien nos reemplace y tome las riendas del proceso. Aquí lo más importante es continuar el proceso de cambio que lideró el compañero Evo.

“Agradecemos al pueblo argentino”

— ¿Qué espera de la relación con Argentina?

— Felizmente tengo muy buena relación con el presidente Alberto Fernández, lo visité cuando estuve en Buenos Aires con los residentes bolivianos. Hemos estado conversando últimamente y quiero agradecer la predisposición del presidente argentino para que Bolivia sea una de las prioridades cuando concluya el desarrollo de la vacuna que están elaborando con la Universidad de Oxford. De esta manera, nos vamos a beneficiar para tener esa vacuna a la brevedad posible y resolver gran parte del problema que tiene la población en tema de salud. Eso es importantísimo. El mandatario argentino me llamó la misma noche del resultado de las elecciones, felicitándome por el triunfo; es una de las mejores relaciones que hemos tenido de los últimos tiempos.

— Los golpistas cuestionaron mucho el papel que jugó el gobierno argentino al darle asilo a Evo Morales y Alvaro García Linera.

–Hay muchos bolivianos que, producto del golpe de Estado, están en Argentina, y le agradecemos al pueblo argentino habernos recibido. Yo espero que pronto todos los bolivianos puedan volver al país.

— Fue abrumador el voto de los bolivianos residentes en Argentina a favor del MAS, con 88 por ciento. Con 74. 423 votos emitidos, fue la principal plaza de votantes en el exterior.

— Sí, totalmente. Es una fidelidad enorme que tiene el pueblo boliviano que vive en Argentina al votar con ese caudal al MAS. Nuestro jefe de campaña, el compañero Evo, está en Argentina. No podía ser de otra manera.

— ¿Cree que se abre un nuevo ciclo para la izquierda y centro-izquierda regional? Pienso en Bolivia, Argentina y México.

— Es una posibilidad muy cierta. El proceso ecuatoriano podría marcar otro hito en Sudamérica (N. de la R: las elecciones serán el 7 de febrero de 2021). Nuestra contundente victoria es una continuidad, porque aquí la derecha desde 2005 nunca ganó elecciones; el único mecanismo fue el golpe de Estado del año pasado. El voto popular se ha inclinado por la izquierda boliviana desde hace 15 años. Esta elección da un mensaje en América latina, da una humilde contribución en la política internacional: se vienen vientos de cambio en un momento económico diferente también.

— ¿Cómo prevé las relaciones con Estados Unidos, teniendo en cuenta que han sido conflictivas en el pasado?

— Sí, nosotros no tenemos relaciones diplomáticas a nivel de embajadores. Nuestra política exterior va a ser abrirnos a todos los países, pero con la condición de que se respete la soberanía, que el trato sea de igual a igual. Cualquier país que cumpla ese requisito, bienvenido. Si EE.UU. quiere establecer relaciones con nosotros debe saber que esos son los requisitos.

Página 12


GRUPO DE PUEBLA PIDE LA RENUNCIA DE LUIS ALMAGRO A LA SECRETARÍA GENERAL DE LA OEA

Los resultados de la reciente elección en Bolivia, con un triunfo contundente de la opción de MAS-IPSP, liderada por Luis Arce, con más de un 20% de diferencia con el candidato Carlos Mesa, confirmó de forma fehaciente lo que varios estudios de centros de investigaciones internacionales habían señalado en estos últimos meses: que no hubo fraude en las elecciones de octubre del 2019 y que Evo Morales se hubiera debido posesionar como Presidente legítimo de Bolivia si la OEA, en su condición de Observador, no hubiera desconocido dichos comicios.

El cuestionamiento electoral de la OEA, además, desencadenó una situación de violencia política y social, que terminó en un golpe de estado y la posterior renuncia del Presidente Evo Morales, quien así preservó la paz social y salvó su vida, con el apoyo del Grupo de Puebla, exiliándose en México y después en Argentina.

Más aún, primeros estudios que analizan los resultados en los recintos de votación que fueron señalados por la OEA como ejemplos de fraude en las elecciones pasadas, se ratifica el triunfo del MAS-IPSP, incluso esta vez con mayor porcentaje que en octubre pasado.

Ante estas evidencias, es claro que el liderazgo regional del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, resulta seriamente cuestionado. El papel que jugó en la desestabilización democrática de Bolivia y las relaciones excluyentes que mantiene con otros países del área lo inhabilitan para seguir ejerciendo el papel de mediación y facilitación democráticas que debería desempeñar al frente de tan importante cargo. Su salida ayudará a recuperar la paz en la región y reactivar la integración regional que tanta falta ha hecho en estas épocas de pandemia.

Dilma Rousseff
Ernesto Samper
Rafael Correa
José Luis Zapatero
Fernando Lugo
Hugo Martínez
Mónica Xavier
Clara López
Gabriela Rivadeneira
Aída Garcia Naranjo
Iván Cepeda
Carlos Sotelo
Karol Cariola
Fernando Haddad
Esperanza Martínez
Celso Amorim
Ricardo Patiño
Ana Isabel Prera
Alejandro Navarro
Verónika Mendoza
Jorge Taiana
Carlos Ominami
Adriana Salvatierra
Marco Enríquez-Ominami
Camilo Lagos
Aloizio Mercadante
Cuathémoc Cárdenas
Carol Proner
Guillaume Long

Grupo de Puebla


Venezuela | OEA exigirá liberación de “presos políticos” y otras condiciones para reconocer las legislativas

La Asamblea General de la OEA aprobó este miércoles 21 de octubre una resolución que condiciona el reconocimiento de las legislativas del 6 de diciembre en Venezuela a que existan las condiciones necesarias de libertad y transparencia, garantías para la participación de “todos los actores” y la liberación de “presos políticos”.

En el debate virtual de los 34 países que participan en la Organización de Estados Americanos (OEA) a favor del texto votaron 21 miembros, cuatro se expresaron en contra y nueve se abstuvieron.

La resolución señala que el reconocimiento de las legislativas “va a depender de que existan las condiciones necesarias de libertad, justicia, imparcialidad y transparencia” y de que haya garantías para la participación de “todos los actores” y la “liberación de presos políticos”.

Además insta a que se convoquen, “lo más pronto posible, elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y legítimas”.

La resolución fue apoyada por Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía, Uruguay, Bahamas y Venezuela, que en este foro está representada por un delegado del Parlamento y no del Gobierno de Nicolás Maduro.

En contra se expresaron cuatro países: Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, mientras que 12 países se abstuvieron, incluyendo Argentina y México.

Las votaciones para renovar el único poder en manos de la oposición son boicoteadas por una treintena de partidos que consideran que serán un “fraude”, después de que nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral fueran nombradas por el Tribunal Supremo de Justicia, de línea oficialista.

Los países firmantes del proyecto de resolución en la OEA expresaron su “preocupación” de que las acciones llevadas a cabo por el gobierno de Maduro -que no es reconocido por más de 50 naciones- socaven el proceso electoral.

Según Foro Penal, una ONG que defiende los derechos de los encarcelados en Venezuela, en el país aún hay 336 detenidos por motivos políticos.

El Gobierno de Maduro se retiró en abril de 2019 de la OEA y ahora el escaño del país lo ocupa Gustavo Tarre, quien fue nombrado por la Asamblea Nacional.

Panorama


El Celag señala que el MAS supera la votación en los 86 recintos objetados por la OEA en 2019

Por Miguel Gómez

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) realizó un estudio comparativo entre los resultados de las elecciones anuladas del año pasado y las del pasado domingo, y señaló que el MAS supera la votación en los 86 recintos objetados por el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que apoyó el discurso del fraude.

La auditoría del organismo internacional fue la estocada final para la renuncia del presidente Evo Morales (MAS), el 10 de noviembre de 2019, que ganó los comicios, asfixiado, paralelamente, por las protestas cívicas que enarbolaron la narrativa del fraude, un motín policial y la sugerencia de las Fuerzas Armadas para que tome esa determinación.

“En @CELAGeopolitica revisamos la votación 2020 en los 86 recintos que fueron objetados por la OEA en elección Bolivia 2019. Esa fue la excusa para hablar de fraude. Se comprueba q efectivamente el MAS tiene la misma votación (o incluso más). Jamás hubo fraude. #AlmagroDimisión” (sic), escribió en su cuenta de Twitter el director del Celag, Alfredo Serrano.

El Celag señala que se revisó la votación obtenida por el MAS en los 86 recintos en los que el informe final de la OEA “objetaba la votación por ‘irregularidad de interés pericial y transgresión de las atribuciones de los Jurados de Mesa’”, y los comparó con el cómputo oficial que realiza el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sobre los comicios del reciente domingo, al 86,92% de las actas computadas hasta el 21 de octubre, a las 08.26. El dato es que la votación promedio del MAS llega a 97%, cuando el año pasado tuvo 91,6%.

El exministro Luis Arce, candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), es el presidente electo tras, primero, los datos de los conteos rápidos de dos encuestadoras, y ahora por el cómputo oficial, que le da el 54% de la votación a falta de la revisión de casi el 12% de actas del paíss. Sus voceros afirmaron que esta contundente victoria desahucia la tesis del fraude en 2019.

Con base en ese estudio, el Celag remitió este miércoles una carta a los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros de la OEA, para que inicien los trámites previstos en la Carta del organismos hemisférico para proceder a la remoción de su secretario general, el uruguayo Luis Almagro, por su papel en los comicios bolivianos del año pasado.

“Este análisis plantea muchas dudas sobre la exactitud y pertinencia dl informe de la OEA presentado en 2019 y que sirvió como base para la anulación electoral y, posteriormente, el derrocamiento del entonces presidente, Evo Morales Ayma. El informe elaborado por Celag se suma a documentos previos, tanto del propio Celag, como de otras instituciones, que cuestionaban seriamente la validez de las conclusiones de la OEA”, señala la misiva.

La Razón


Evo Morales: “Si tuviera algo de ética Luis Almagro debería renunciar a la OEA”

Evo Morales, expresidente de Bolivia, dijo que si el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro tuviera algo de ética debería renunciar. Además aseguró no tiene pensado ocupar un cargo en el gobierno del presidente electo Luis Arce. El líder del Movimiento al Socialismo (MAS) agradeció la gestión del presidente argentino Alberto Fernández para ayudarlo a salir del país después del golpe de Estado. “Realmente nos salvó. No solamente la vida sino todo el proceso de cambio”, sostuvo Morales. Con casi el 90 por ciento de las mesas escrutas el masismo le saca 25 puntos de diferencia al candidato Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana.

Volver a la Unasur

Morales volvió a referirse al papel que ocupó Almagro durante el golpe de Estado. “Si tuviera algo de ética debería renunciar a la OEA. (…) A los responsables del golpe, después de tantas masacres y tanta destrucción de la economía, corresponde juzgarlos”, sostuvo el expresidente. Y aseguró que presentará nuevas denuncias contra Almagro. El líder boliviano señaló la importancia de volver a fortalecer la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para no depender de entidades como la OAE. “Con la Unasur estábamos encaminados muy bien, Suramérica no necesitaba la OEA. Tenemos la obligación como latinoamericanos de impulsar el proceso de integración con Unasur”, sostuvo el líder cocalero en diálogo con radio El Destape. En noviembre del año pasado la dictadora Jeanine Áñez había anunciado la salida de Bolivia de la Unasur. Quedará en manos del presidente electo volver a incorporar al país en el bloque continental.

El escrutinio definitivo de las elecciones presidenciales sigue avanzado lentamente en Bolivia. Los últimos resultados arrojaron que la fórmula del MAS Arce-Choquehuanca había alcanzado el 54,5 por ciento de los votos. En un lejano segundo lugar quedó Mesa con el 29,2 por ciento. Tras la contundente victoria electoral, Morales manifestó la necesidad de alcanzar un acuerdo con la derecha para garantizar gobernabilidad. “Quiero decir a los opositores que no perjudiquen al pueblo. Les pido hacer un pacto de unidad con la derecha, opositores, junto al MAS, movimientos sociales, trabajadores para salir nuevamente adelante con nuestro modelo económico”, instó el exmandatario. Luego remarcó lo importante que fue la movilización de los bolivianos para forzar al llamado de elecciones. “El pueblo con mucha paciencia, constancia, perseverancia y sobre todo resistencia logró que haya elecciones. Repito: esa vocación pacifista ha permitido obligar al gobierno de la dictadura a que convoque”, sostuvo el exmandatario.

En otra entrevista Morales rechazó de plano cualquier posibilidad de ocupar un cargo en el nuevo gobierno. Y anunció que sólo espera volver a al Trópico de Cochabamba para dedicarse a la agricultura y a la piscicultura, según le aseguró al sitio brasileño Plurinacional. El expresidente también dijo que quiere regresar pronto a Bolivia. “Tengo mucha presión de los movimientos sociales. Estamos evaluando. Pero en cualquier momento, tarde o temprano, tengo que volver a Bolivia”, dijo el líder del MAS.

Agradecimiento a la Argentina

El expresidente también recalcó la gestión del presidente de Argentina tras el golpe. “Recordamos como el día 11 de noviembre ya el presidente electo me llamó, no solamente ocupado sino preocupado, llamándonos selva adentro con Álvaro. Y me acuerdo a la tarde ya que le respondimos por teléfono”, manifestó el exmandatario. Además aprovechó para reconocer el trabajo de su equipo legal encabezado por el exjuez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni y el apoyo del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. “También a las Madres de Plaza de Mayo, Abuelas, mis madres”, reconoció el expresidente. En un tono que sonó de despedida dejó un agradecimiento para todo el pueblo argentino. “La solidaridad de mis hermanos es impresionante. Aparecen con su carne en la puerta para hacerme un asado”, dijo el líder boliviano.

Informe: Juan Manuel Boccacci

Página 12

https://www.nodal.am