Luis Arce, de ministro a Presidente de Bolivia

Por Carlos Corz

Luis Arce Catacora, es el virtual ganador de las elecciones que lo llevarán a gobernar Bolivia por cinco años. Tiene una maestría en economía y fue uno de los artífices, como ministro de Economía, del llamado “milagro económico” que puso a los bolivianos en los primeros sitiales de crecimiento económico, incluso durante la crisis mundial.

En enero, en Argentina, fue elegido candidato presidencial del MAS, mientras que el excanciller David Choquehuanca, su excompañero de gabinete, su acompañante de fórmula. Ambos estuvieron por varios años en el gabinete ministerial del expresidente Evo Morales, desde 2006, cuando asumió el poder con más del 50% de votos en las elecciones de 2005.

Nació en La Paz, el 28 de septiembre de 1963. Es licenciado en Economía, por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). También se graduó como Contador General en el Instituto de Educación Bancaria. Recibió el grado de Master en Ciencias Económicas (MSc in Economics) de la Universidad de Warwick, Inglaterra, donde estudió entre 1996-1997.

Toda su carrera profesional la desarrolló en el Banco Central de Bolivia (BCB), desde 1987 hasta enero de 2006. Es docente de pre y post grado en universidades públicas y privadas de Bolivia como la UMSA, el Post Grado en Ciencias del Desarrollo (Cides)- UMSA, la Universidad Católica Boliviana (UCB) y Universidad Privada de Bolivia (UPB).

Fue parte de una corriente denominada Chuquiago Boys, que trabajó en una tesis que apostó por fortalecer el Estado. De hecho, desde el cargo de Ministro de Economía consolidó un Estado con mayor presencia en la economía, a diferencia del modelo neoliberal, no solo con fuerte inversión pública sino con brazos operativos a través de empresas públicas.

En 2006 empezó un proceso de recuperación de empresas estratégicas privatizadas o capitalizadas en los gobiernos de corte neoliberal. Además, alentó la redistribución de recursos económicos con el pago de bonos a sectores vulnerables como los niños y jóvenes en edad escolar.

Acompañó a Morales hasta 2017, cuando se alejó para tratarse de un cáncer que afectó su salud. Volvió a otros cargos, una vez recuperado, pero abandonó Bolivia tras la dimisión de Morales por la crisis de noviembre de 2019 derivada de las denuncias de fraude electoral, un paro cívico, un motín policial y la sugerencia de los militares de renunciar.

Estuvo en México, pero poco tiempo después retornó a Bolivia. Fue elegido candidato y este domingo se convirtió en el virtual nuevo presidente, con el 52.4% de los votos según el conteo rápido de Ciesmori para la red Unitel.

La Razón


¿Quién es y cómo piensa Luis Arce, el nuevo presidente de Bolivia?

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, se comprometió a trabajar por todos los bolivianos y a construir un gobierno de unidad. Con su triunfo, el Movimiento Al Socialismo (MAS) regresa al poder tras varios meses de mando de Janine Añez, quien tomó ocupó el cargo tras el golpe de Estado que destituyó a Evo Morales y lo obligó al exilio.

“Mi compromiso (es) trabajar, de llevar adelante nuestro programa y como lo venimos diciendo vamos a trabajar para todos los bolivianos y vamos a construir un gobierno de unidad nacional, vamos a construir la unidad en nuestro país”, dijo Arce, según cita la agencia de noticias estatal ABI.

El mensaje del exministro de Economía de Evo Morales se produjo luego de que dos empresas encuestadoras entregaran los resultados de conteos rápidos no oficiales que le dieron la victoria en primera vuelta con más del 50% de los votos.

Asimismo, consideró que se está recuperando la certidumbre en la población boliviana con estas elecciones para poder desarrollar todo tipo de actividades económicas.

Estas actividades beneficiarán “a la micro, a la pequeña, a la mediana y a la gran empresa, y también al sector público y a todas las familias bolivianas que han estado durante 11 meses en una incertidumbre”, agregó.

Además, aseguró que se trabajará y se “reconducirá el proceso de cambio” aprendiendo y superando de los errores cometidos por el Movimiento Al Socialismo (MAS), que estuvo en el gobierno durante 14 años hasta noviembre de 2019.

Luis Arce con Ámbito

En octubre de 2019, Luis Arce recibió a Ámbito en sus oficinas de La Paz. En un diálogo mano a mano explicó el “milagro boliviano” y habló sobre el futuro de la relación con la Argentina y la posibilidad de crear una OPEP del litio.

Durante 13 años de gestión, Bolivia mostró números sólidos: el PBI creció de 9.000 a más de 40.000 millones de dólares, el PBI per cápita se triplicó, aumentó el salario real, las reservas crecieron, la inflación dejó de ser un problema y la pobreza extrema cayó de casi 38% a un 15%.

Arce definía así la economía boliviana: “Un modelo económico social comunitario productivo con muchos elementos. Reconoce que en nuestro país conviven varios modos de producción, para utilizar la terminología marxista. Y lo primero que hicimos fue reconocer esa híbrida relación entre modos de producción y empezar a interactuar con algo que durante el neoliberalismo estaba proscripto: la presencia del Estado. Hoy el Estado toma la vanguardia de la economía boliviana, es el actor más importante de la economía”.

Y sobre el contexto internacional planteaba: “La guerra comercial entre EEUU y China está afectando a todos y nos va a afectar indirectamente. Eso también nos podría abrir oportunidades de mercados, estamos negociando con Rusia, con China. Hoy se están peleando las potencias por la lucha por la hegemonía de la economía mundial y en esa pelea hay reflujos de comercio exterior. Uno tiene que intentar insertarse”.

¿Quién es Luis Arce, el nuevo presidente de Bolivia?

Luis Alberto Arce Catacora nació en La Paz el 28 de septiembre de 1963. Es licenciado en Economía, título otorgado por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), y además se graduó como Contador General en el Instituto de Educación Bancaria.

Recibió el grado de Master en Ciencias Económicas de la Universidad de Warwick, Inglaterra, donde estudió entre 1996 y 1997. Realizó toda su carrera profesional en el Banco Central de Bolivia (BCB), desde 1987 hasta enero de 2006, cuando se sumó al gobierno de Morales.

Posee una vasta experiencia como catedrático de pre y posgrado en universidades públicas y privadas de Bolivia, como la UMSA, en posgrado en Ciencias del Desarrollo (Cides)- UMSA, la Universidad Católica Boliviana (UCB), Universidad del Valle, Universidad Franz Tamayo y Universidad Loyola, entre otras.

Fue el ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia en dos ocasiones, durante el gobierno del expresidente Evo Morales: la primera vez desde el 23 de enero de 2006 hasta el 24 de junio de 2017, y la segunda entre el 23 de enero de 2019 y el 10 de noviembre de ese mismo año.

El exministro de Economía, Luis Arce Catacora, es un político paceño de relevante participación en los gobiernos del depuesto presidente Evo Morales, y llega a la contienda electoral liderando con comodidad las encuestas del país andino.

Arce acompañó a Morales desde su llegada a la presidencia y ocupó el Ministerio de Hacienda en 2006, y en 2009 fue designado a cargo de la cartera de Economía y Finanzas Públicas hasta 2017, año en el que debió dejar temporalmente el cargo por problemas de salud, para retomar la función en 2019.

Su candidatura es resistida por los sectores conservadores que ven en él al continuador de la obra de Evo Morales, quien fue obligado a renunciar tras una rebelión militar en noviembre de 2019, por lo que debió enfrentar impugnaciones de las otras alianzas electorales.

Arce, académico respetado internacionalmente que puso los fundamentos teóricos al “Modelo económico, social, comunitario y productivo”, es reconocido en Bolivia como la cabeza y principal impulsor de ese modelo que hizo exitoso al Gobierno de Morales.

Nació el 28 de septiembre de 1963 en La Paz y egresó de la secundaria en 1980, para anotarse en el Instituto de Educación Bancaria, donde se graduó como contador en 1984.

Entre 1986 y 1992 estudió en la Facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), de donde egresó como licenciado en Economía.

Sus estudios continuaron luego en el exterior, con un magister en Ciencias Económicas en la Universidad de Warwick en Coventry, Reino Unido, perfil académico que se complementa con su labor de catedrático en varias universidades públicas y privadas de Bolivia como la propia UMSA, la Universidad Católica Boliviana, la Universidad del Valle, la Universidad Franz Tamayo y la Universidad Loyola, entre otras.

Durante años mantuvo una intensa actividad como conferencista en universidades del Reino Unido, EEUU y América Latina que también le otorgaron títulos de doctor Honoris Causa.

Trabajó en el Banco Central de Bolivia, donde ingresó en 1987 y se mantuvo en cargos funcionales hasta 2006, cuando fue convocado por Morales (2006-2019) para hacerse cargo del Ministerio de Economía y Finanzas.

Como el propio Arce explicaba en una publicación del Ministerio de Economía boliviano en 2011, este modelo apuntaba a “sentar las bases para la transición hacia el nuevo modo de producción socialista”. De esta forma, procuraba modificar la forma en la que se generaban y distribuían los excedentes económicos generados por la sociedad boliviana.

Hábil orador que despliega sólidos argumentos, Arce pudo sacar ventaja de estas características en el debate mantenido el pasado 4 de octubre, donde aseguró que un eventual Gobierno suyo no pagará por dos años la deuda externa, mientras sus oponentes Carlos Mesa, del Comunidad Ciudadana (CC) y Luis Fernando Camacho, de la Alianza Creemos, se centraron en criticar los gobiernos de Morales.

Bolivia enfrentó este 2020 su peor año económico en varias décadas.

La pandemia de coronavirus provocó una ola de despidos y el cierre de empresas y el Banco Mundial pronosticó una caída del seis por ciento del PBI durante el 2020 en el país andino.

Arce buscará generar un nueva fase de industrialización basada en la sustitución de importaciones, dijo en el debate.

El economista aventaja a sus contrincantes, según los últimos sondeos y hasta podría ganar la elección en primera vuelta, de obtener el 50% más uno de los votos, o un mínimo del 40% y una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales respecto del segundo aspirante.

Ámbito