CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Una rebaja de la tasa de interés clave en México parece haber llegado tarde y exigua para oxigenar a la segunda mayor economía de Latinoamérica en lo que resta del año, que se libró por poco de caer en recesión técnica en el primer semestre.

El banco central (Banxico) recortó el jueves la tasa en 25 puntos base, a un 8%, en una decisión que sorprendió a algunos. Un sondeo previo de Reuters había arrojado que la mayoría de los consultados apostó que quedaría sin cambios. [nL2N25B1AW]

Aunque en países con un tipo de cambio flexible como México mover la tasa puede generar efectos positivos en el crecimiento, a través de una mayor demanda agregada al favorecer el consumo y la inversión, expertos dijeron a Reuters que una baja de un cuarto de punto porcentual no se traduciría en el corto plazo en créditos al público o empresariales más baratos.

“Todo lo que hagamos ahorita, en la parte de política monetaria, no sirve para este año en términos de crecimiento. Puede servir en términos de inflación, tipo de cambio, pero si hablamos de crecimiento, no sirve de nada”, dijo Sergio Kurczyn, economista jefe de Citibanamex.

Kurczyn agregó que el efecto en la economía local, que creció un magro 0.3% en el primer semestre, se vería en más de un año. Mientras, el jefe de investigación latinoamericana de Goldman Sachs, Alberto Ramos, opinó que el recorte de la tasa “tendrá un impacto muy pequeño en la demanda interna”.

Algunos consultados dijeron además que México, con una economía fuertemente vinculada a la de Estados Unidos y cuyo banco central vigila la postura monetaria relativa entre las dos naciones, tendría poco margen para bajar más la tasa clave sin afectar el tipo de cambio.

Y es que hace dos semanas, la Reserva Federal estadounidense recortó por primera vez desde 2008 el costo del dinero en 25 puntos base ante los temores de una recesión.[nL2N24W1MJ]

 “Si Banxico baja la tasa para beneficiar a los usuarios (de créditos al consumo), los capitales se van. Si la sube (mucho más que la Fed) por la inflación y para controlar gasto, nos llenamos de dólares”, dijo José Romero, investigador del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México (Colmex).

“El banco (central) no puede regular la tasa de interés para fines domésticos por estar conectado al mercado de capitales internacional”, agregó Romero.

COMO AGUA ENTRE LOS DEDOS

Otros analistas consideran que en un país con tasas de interés tan altas como México el recorte del costo del dinero debería ser mucho más fuerte, de al menos 100 puntos base, para estimular el consumo interno.

“A lo mejor si la bajamos 200 puntos base, sí puede haber una diferencia. Podrías ver (de nuevo) las tasas de las tarjetas de crédito a 18% (…). Ahí sí pudiera haber un cambio más positivo”, dijo James Salazar, analista de CI Banco. La tasa de interés promedio de una tarjeta de crédito clásica ronda el 30% en México, alrededor del doble que en Estados Unidos.

Pero un efecto en el consumo vía créditos bancarios también es limitado en un país en el que más del 60% de la población que ronda los 126 millones de habitantes no está bancarizada, según datos del Banco Mundial.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo recientemente que le “gustaría” que Banxico se ocupara no solo de controlar la inflación, sino que “pensara también en el crecimiento”, en un exhorto a bajar la tasa clave.

Pero el jefe del banco central, Alejandro Díaz de León, dijo el jueves en una entrevista radial que el rol del banco central no es “estimular artificialmente el crecimiento”, al tiempo que advirtió que han aumentado los riesgos para la expansión económica local en un marcado ambiente de incertidumbre global.

“Las tasas más bajas deberían ayudar a la economía, pero los principales factores recientes que influyen en el crecimiento son una desaceleración de la inversión privada vinculada a la incertidumbre política y una restricción del gasto público”, dijo Charles Seville, analista en Fitch Rating.

Reporte de Sharay Angulo, Reporte adicional de Daina Beth Solomon y Anthony Esposito, Editado por Ana Isabel Martínez y Manuel Farías

Por Sharay Angulo

 México detiene a sacerdote acusado de pederastia en Costa Rica

SAN JOSÉ (Reuters) – Un sacerdote católico acusado de pederastia en Costa fue detenido el domingo en México, dijeron el abogado de una de sus víctimas y una fuente de seguridad del país norteamericano.

Mauricio Víquez, ex portavoz de la Iglesia católica en el país centroamericano, fue aprehendido por la Policía Federal mexicana días antes de que prescriba la denuncia en su contra, presentada el año pasado por hechos ocurridos en 2003.

“Tengo información fidedigna. (Desde) hoy (domingo) lo tienen detenido”, dijo a Reuters Rodolfo Alvarado, abogado de una de las víctimas.

Según la ley local, la denuncia penal que enfrenta Víquez por supuesto abuso sexual a un menor de edad prescribe en septiembre, cuando transcurrirán 10 años desde que el denunciante cumplió la mayoría de edad.

Además, el cura enfrenta nueve denuncias canónicas por supuesta pederastia en los últimos años. Los denunciantes son hombres que dijeron sufrir abusos sexuales antes de 2003, por lo que sus casos están prescritos.

Víquez, de 55 años, fue expulsado de la Iglesia católica en febrero tras conocerse el escándalo. El sacerdote salió del país hacia Panamá y posteriormente a México. En febrero, un juzgado emitió una orden de captura internacional contra el cura.

“(Esta detención debe ser un mensaje claro de que estos delitos nunca más van a quedar impunes”, dijo Michael Rodríguez, una de las víctimas del clérigo, cuya denuncia prescribió.

En los últimos años han salido a la luz varias denuncias de abusos a menores por parte de sacerdotes católicos, algo que ha sacudido los cimientos de la Santa Sede.

Álvaro Murillo

 https://lta.reuters.com/