Los lazos de la V Suiza con el país de origen se reflejan también en la bandera del Consejo de los Suzos en el Extranjero.

La Cámara baja decidió que será necesario haber contribuido al menos diez años al seguro de vejez (AVS) para poder obtener las prestaciones complementarias (PC), las cuales proporcionan una ayuda adicional a los jubilados que enfrentan problemas financieros. Los suizos en el extranjero se sienten desfavorecidos.

Por 107 votos contra 81 y 3 abstenciones, los diputados aceptaron este jueves (15.03) la propuesta de una minoría de la Comisión de seguridad social y salud pública de la propia Cámara baja (Consejo Nacional), que reclamaba este límite de diez años de cotizaciones.

Un proyecto de la Comisión del Consejo de Estados (cámara alta) preveía la exclusión de prestaciones complementarias para aquellos que no hubieran pasado diez años sin interrupción en Suiza. Esa medida estaba destinada a dificultar la entrada de extranjeros en el sistema social suizo. Pero son principalmente los suizos en el extranjero los que han sido perjudicados.

Las prestaciones complementarias constituyen una ayuda para las personas cuyas pensiones y otros ingresos no les cubren las necesidades vitales. Son un derecho, lo mismo que el AVS (seguro de vejez) y el AI (seguro de invalidez) y no deben confundirse con los beneficios de la asistencia pública o privada.

Tras fuertes críticas de los representantes de la Quinta Suiza, los senadores finalmente abandonaron la idea de vincular la atribución de prestaciones complementarias a una estancia ininterrumpida de diez años, pero presentaron la la idea de una contribución de 10 años al AVS.

Preguntado por swissinfo.ch, el presidente de la Comisión del Consejo Nacional, Thomas de Courten, justificó esa propuesta con el argumento de que muchos extranjeros, especialmente de los países la UE y la EFTA, que apenas han trabajado en Suiza, utilizan la integralidad del programa de prestaciones complementarias. Es decir, luego de un período mínimo de cotizaciones, obtienen los mismos beneficios que aquellos que han contribuido toda su vida. “Es chocante”, estimó el presidente.

Enojo de la Quinta Suiza

El pasado fin de semana, el Consejo de Suizos en el Extranjero votó unánimemente en contra de los planes para reducir el acceso de los expatriados a las prestaciones complementarias. La decisión adoptada este jueves en el Consejo Nacional es una decepción para los representantes de la Quinta Suiza.

“Esta decisión va en contra de la movilidad internacional de nuestros conciudadanos y perjudica de manera flagrante a todos los que, por la razón que sea, han vivido en el extranjero. También es contraria al artículo 8 de la Constitución federal sobre igualdad de trato”, afirmó la OSE en un comunicado.

¿Gravar en la fuente a los pensionistas que viven en el extranjero?
6626005.imageEs un tema recurrente en el Parlamento suizo: los pensionistas expatriados que no pagan impuestos en Suiza.

Los jubilados suizos expatriados que no pagan impuestos en Suiza es un tema recurrente en el Parlamento. El senador demócrata cristiano, Peter Hegglin, ha relazando la idea de gravar en la fuente las rentas de los pensionistas que viven fuera. El Gobierno evalúa la propuesta.

Los beneficiarios del Seguro de Vejez y Viudedad (AHV/AVS), el denominado primer pilar, residentes en el extranjero no reciben el mismo trato fiscal que los pensionistas que viven en Suiza. Estas diferencias preocupan al senador del Partido Demócrata Cristiano (PDC, centro derecha) por el cantón de Zug, Peter Hegglin. “Algunos beneficiarios del AVS se han establecido, por ejemplo, en la República Dominicana, donde no pagan impuestos.

Además, reciben prestaciones familiares, ya que tienen hijos a su cargo”.

La semana pasada, Hegglin presentó una interpelación parlamentaria para señalar el trato desigual respecto a los pensionistas que viven en Suiza y están sometidos a las obligaciones fiscales vigentes. El senador pregunta al Gobierno sobre la posibilidad de introducir un gravamen en la fuente.

Incentivos fiscales para los jubilados

En efecto, Suiza no grava las rentas del AHV/AVS, del Seguro de Invalidez (IV/AI) y el Seguro Militar que desembolsa en el extranjero. Generalmente, los pensionistas expatriados pagan impuestos en su país de residencia.

Sin embargo, algunos beneficiarios sencillamente no tributan, porque viven en un Estado que no tiene un convenio [de doble imposición] con Suiza o porque ese Estado no grava a los jubilados con el fin de atraerlos a su territorio. Es el caso de Portugal. Desde el 1 de enero de 2013, los jubilados europeos que desean alquilar o adquirir una propiedad inmobiliaria en ese país están exentos de pagar el impuesto sobre la renta durante una década, a condición de que residan más de 183 días al año en Portugal.

Un año para solucionar un tema delicado

Este debate no es nuevo y constituye un tema importante para los suizos que viven en el exterior.

El debate sobre el futuro del fondo de pensiones para el retiro alcanza a los jubilados establecidos en el extranjero. La proposición de la …

En octubre de 2017, un informe del Control Federal de Finanzas (CDF) barajó la opción de gravar en la fuente las pensiones cobradas en el extranjero. Con esta medida, el fisco obtendría entre 25 y 30 millones de francos de ingresos adicionales.

“Estamos analizando las recomendaciones del CDF y la eventualidad de proponer una modificación de la ley”, declaró el ministro de Hacienda, Ueli Maurer. No obstante, también subrayó que un cambio en la legislación implicaría adaptar 50 Convenios de Seguridad Social y los 80 Convenios de doble imposición que Suiza ha firmado con otros países. “Esto requiere mucho tiempo y no está garantizado que consigamos un acuerdo con todos”, comentó. Maurer confía en solucionar estas cuestiones de aquí a un año.

Las rentas en cifras

En 2014 fueron 800 000 las pensiones pagadas en el extranjero, es decir, cerca de un tercio de todas las rentas AHV/AVS. Los beneficiarios expatriados recibieron alrededor del 14% del volumen total de las rentas, lo que equivale a 5 600 millones de francos.

El Gobierno no dispone de cifras sobre las pensiones que desembolsan los seguros de accidente y el seguro militar. El Ministerio de Finanzas emitirá un mandato para analizarlo.

“Aprovechados” del AVS en el exterior, en la mira

El debate sobre el futuro del fondo de pensiones para el retiro alcanza a los jubilados establecidos en el extranjero. La proposición de la presidenta del Partido Liberal Radical (PLR / derecha) Petra Gössi de hacer ahorros a costa de las rentas que se pagan en el exterior suscita indignación.

 Para la presidenta del PLR, Petra Gössi, los pensionistas residente en el extranjero «no generan valor agregado en Suiza, donde ni consumen ni pagan impuestos».
Session MI 23 preview
El sistema suizo para el retiro está sometido a fuertes turbulencias desde que quedó claro que el AVS (Seguro de Vejez y Supervivencia) debe ser reformado. El problema es que cada vez hay más jubilados y menos activo para pagar las rentas. De no hacerse nada, el sistema de previsión para la vejez podría caer en cifras rojas.

Petra Gössi presentó una idea que contribuiría a asegurar el equilibrio financiero y que afectaría a los pensionistas establecidos en el extranjero. En su gran mayoría se trata de trabajadores inmigrantes que pasaron una gran parte de su vida activa en Suiza y que al jubilarse volvieron a su país de origen, principalmente Italia (234 500 rentas), España y Portugal.

Su propuesta se inscribe en el marco del debate sobre la reforma del Seguro de Vejez 2020, sobre la que el pueblo deberá votar dentro de tres meses. La presidenta del PLR se opone a esta reforma que contempla principalmente un aumento de 70 francos por mes para las nuevas rentas AVS.

Los suizos también en la mira

“Los jubilados en el extranjero no generan valor agregado en Suiza. Ya no pagan impuestos ni consumen aquí. Les proporcionamos una jubilación dorada a expensas de las generaciones futuras”, anotó Gössi en el periódico Blick. La presidenta del PLR apunta también contra los pensionados suizos residentes en el exterior.

Las pensiones pagadas en el extranjero representan una cuarta parte de las rentas totales del AVS. Pero en términos de valor, estas – a menudo reducidas debido a contribuciones incompletas – representan únicamente el 13% del total.

avs jubilados 1avs jubilados 2avs jubilados 3

Esta propuesta de recortar las rentas que se pagan en el extranjero ha levantado fuertes reacciones en amplios círculos, en particular en las filas de la izquierda. Por ejemplo, la responsable del sindicato Unia, Vania Alleva, considera que la propuesta es “vergonzosa y totalmente contradictoria. Se ven afectados principalmente los italianos y los españoles que ayudaron a construir la Suiza moderna”.

¿Rentas indexadas al costo de la vida?

El debate sobre las pensiones pagadas en el exterior engloba, naturalmente, las pensiones de los suizos en el extranjero. Estas representan el 4,69% de todas las pensiones AVS con un total de 123 364 francos por mes (a diciembre de 2016). La renta media de un suizo en el extranjero es 1 151 francos por mes. Esto es, más del doble del monto de una renta pagada en el exterior a un beneficiario no suizo (491 francos). Esta diferencia se explica por el hecho de que los trabajadores extranjeros a menudo no pagaron cotizaciones durante toda su vida en Suiza.

La mayoría de los destinatarios de las rentas pagadas a los suizos en el extranjero están en Francia (25 000). Los suizos que viven en Italia son 9 500 y aquellos establecidos en Tailandia, 2 300.

Y, justamente, respecto a Tailandia, donde el costo de vida es aproximadamente siete veces menor que en Suiza, surgió la idea del ahorro entre parlamentarios de derecha: vincular las pensiones en el extranjero al costo de la vida en el lugar. Una idea que permitiría ahorrar unos cuantos miles de francos por mes, y que al mismo tiempo garantizaría una gran cantidad de descontento.

Una proporción creciente

Casi un tercio de los beneficiarios de la renta AVS viven el exterior y se estima que esa proporción aumentará en los próximos años. Entre 2005 y 2015, el incremento de los beneficiarios en el exterior del AVS fue superior al de aquellos en Suiza, como lo muestra este gráfico:

ICNpv

AVS

La tendencia al alza se refleja igualmente en las estadísticas de los jubilados que han emigrado de Suiza en los últimos años:

emigrantes jubilados

Emigrantes jubilados

A diferencia de los receptores del AVS en Suiza, aquellos que residan en el extranjero no tienen derecho a los beneficios complementarios destinados a las personas cuyos ingresos no cubren el mínimo de subsistencia ni la asignación por discapacidad grave.

Sin embargo, se benefician de las pensiones para cónyuges e hijos – en 2015, casi 39 000 beneficiarios recibieron un total de 6,4 millones de francos, así como pensiones de viudedad y orfandad – unos 103 000 beneficiarios para un total de 56,2 millones de francos. Sin embargo, podrían producirse cambios radicales en esta área.

https://www.swissinfo.ch