El ¿casamiento? para todos, una cuestión de respeto.

Finalmente Francia aprobó la ley llamada “casamiento para todos”, juntándose a sí a 14 otras naciones que han tenido el coraje de aceptar los cambios de la sociedad y que, como en Bélgica que ya hace 10 años que esta ley fue aprobada, constatar que no trajo ningún terremoto civilizatorio, y que en realidad nada ha cambiado y que todo sigue exactamente igual. Hasta hubiéramos querido que este tipo de cosas provocase cambios definitivos, pero no es el caso. Con el tiempo constatamos la banalidad del hecho; los ritos del cotidianos, la sucesión de crisis, y los dramas personales van causando tempestades de arena que cubren todas las cosas, hasta que un día, nos preguntamos porque la nación entera enloqueció por una historia tan banal, que corresponde a la vida privada de cada uno, a la intimidad y a las opciones que todo individuo goza en total libertad en las democracia occidentales, o por lo menos así no quieren hacer pensar.

Lee mas