Tanta historia, sufrimiento y también alegrías sucedieron dese que Pedro Álvares Cabral desembarcó en la “ Terra Brasilis”.

Engañase quien piensa que estamos viviendo el peor momento de los últimos 500 años.

Nuestros indios fueron masacrados, los esclavos africanos tratados como animales, nuestro oro robado, la corrupción escondida y permitida, muchos murieron ahorcados a causa de los ideales de libertad, las mujeres no tenían voz y eran fantasmas silenciosos, los derechos de los trabajadores no existían, el hambre era mortal y en fin … Sobrevivimos y aquella frase “Un hijo tuyo no huye de la lucha”, todavía está vivo en nuestros espíritus.

Se equivocando, aprendiendo y tratando…

La tendencia populista está aumentando en algunos países, o sea la extrema derecha, como en Hungría, Austria, Reino Unido, Francia y Alemania. Estos países son ejemplos recientes de naciones centrales en la política europea que vieron el porcentaje electoral de la extrema derecha aumentar en estos últimos tiempos.

La inesperada victoria republicana de Donlad Trump en las elecciones presidenciales americanas de 2016, con un discurso sexista, xenofóbico, y belicista, alentó movimientos semejantes en todo el planeta.

Se reflexionamos sobre las tres más importantes tradiciones políticas del occidente, siendo el Liberalismo, los conservadores y las vertientes socialistas, todas ellas poseen versiones que se encajan dentro de la lógica democrática moderna. Las variaciones extremistas de estas tradiciones tienden a alejarse de las reglas democráticas que conocemos. En el caso de la extrema derecha, en la forma que es usada en el vocabulario político actual, podemos entenderla como una versión extrema del conservadorismo, que puede ser clasificada como reaccionaria.

Brasil se encuentra en una situación de quiebre con los viejos padrones de la política. El pueblo está cansado de los escándalos de corrupción que fueron investigados en los últimos gobiernos y encontraron en la figura del candidato Jair Bolsonaro, la encarnación de la religión, los valores familiares y la autoridad; un salvador de la patria.

El voto sanción del pueblo brasileño contra el actual govierno de Michel Temer es evidente. Pero esa actitud representa un peligro para la democracia, que puede costar muy caro en el plano social. El peligro de polarización que privilegia el aumento del capital en detrimento de la calidad social, empleo, educación, salud etc…nos puede colocar entre la “peste y el cólera”.

El segundo turno de las elecciones brasileñas de 2018 dividió el país, entre rabia, discordia e ofensas, el pueblo defiende un lado o el otro sin fijarse en las propuestas y programas, casi vagos, de los dos candidatos.

Jai Bolsonaro ( PSL)

25 07 2017 BolsonaroCandidato por el PSL-62 años- Rio de Janeiro- escolaridad completa- experiencia en cargos públicos: concejal, Rio de Janeiro 1989-1991; Diputado federal por Rio de janeiro de 1991 a 2018.

Vice-Presidente- Antonio Hamilton Martins Mourão, general de reserva del Ejército.

Coalición PSL-PRTB. “Brasil encima de todo, Dios encima de todos”.

El candidato Jai Bolsonaro, que tuvo 46 % en la primera vuelta, apareció en la escena nacional como un desconocido para la gran mayoría de los brasileños. Aunque esté en la política desde 1989. Pero este casi incógnito político llegó en un momento crucial para la población, con un discurso populista, defendiendo los valores de la familia, la religión y prometiendo luchar contra la violencia, que es una de las mayores preocupaciones de las grandes ciudades.

Este capitán de ejército reformado, de pocas palabras, que sufrió un atentado, tocó la sensibilidad de la población, apoyado por las Iglesias evangélicas que tienen mucha influencia en Brasil, por los productores rurales. Con una campaña de marketing muy bien realizada, vio su popularidad subir vertiginosamente.

Pero, aun así, Jair Bolsonaro tiene un alto índice de rechazo, acumula polémicas, con conducta agresiva en discusiones y postura conservadora, el político ganó proyección nacional debido a sus opiniones polémicas.

En octubre del año pasado, el diputado fue condenado después de afirmar que “ quilombolas” no sirven ni para procrear.

También fue condenado por el Superior Tribunal de Justicia ( STJ) por ofender a la diputada María de Rosario ( PT).

Bolsonaro fue condenado a pagar multa de R$ 150 mil por daños Morales colectivo devido a declaraciones homofóbicas em um programa de televisión, em 2011.

El comportamiento polémico y agresivo del diputado federal le proporciona electores fieles, que lo apoyan a pesar de las polémicas.

Las agresiones en las grandes ciudades brasileñas, atribuidas a los partidarios de Bolsonaro es un factor de rechazo en las intenciones de voto.

Fernando Haddad (PT)

bbac5cb06c4f41ba856628a750faa0fe 18Candidato PT- 55 años-São Paulo- Superior completo.

Experiencia em cargos públicos: Alcalde de São Paulo 2013-2016. Ministro de la Educación 2005-2012.

– Vice-presidente: Manuela D’Avila( PCdoB)

Coalición: PT-PC do B, PROS – “ El Pueblo Feliz”.

El candidato Fernando Haddad obtuvo 26,9%. Aunque ya sea conocido en el mundo político desde 2005, Haddad substituyó al candidato Lula en circunstancias complejas. La campaña de marketing falló en varios puntos; el color rojo representa un partido del pasado. En este segundo turno, Haddad cambió los colores de su campaña y se desvinculó del PT.

El rechazó de Haddad aumenta por varios motivos. Primero, por declaraciones que surgieron de personas de su círculo (PT) que acabaron impactando en su campaña, como la delación del exministro del PT Antonio Palocci y de José Dirceu.

El aumento del rechazo a Haddad muestra también que la estrategia de Lula en relación a él tenía sus límites. Este límite apareció en esta última semana. El electorado se dio cuenta que Haddad era un player que tenía posibilidades de ganar.

Esto dio como resultado el exacerbamiento del antipetismo, incorporado principalmente por Bolsonaro.

Bolsonaro afirma e reafirma su posición antipetista.

Lo que tenemos como propuestas de los dos candidatos es una superficial “Documento de intenciones”, que no da indicaciones sobre presupuestos o plazos de la realización de los propuestas. Son intenciones basadas en ideologías o creencias e no sobre proyectos concretos.

Miriam Rey Bernardes

Traducido del portugués por Alfonso Vásquez Unternahrer