“Es tiempo de actuar”. Con estas palabras, Kristjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional norteamericana, confirmó que Donald Trump tiene a la firma la orden para militarizar la frontera con México.

El presidente prevé enviar a la Guardia Nacional, en días en que toma forma el controversial proyecto del muro fronterizo.

Respecto de la cantidad de soldados, la funcionaria dijo que serán “tantos como sean necesarios” para poder cerrar las “fisuras” que, en su opinión, se producen en la frontera y permiten el paso de inmigrantes ilegales. Según Nielsen, hubo un incremento de llegadas a la frontera, cuando los arrestos de inmigrantes ilegales el año pasado representaron la cantidad más baja desde 1971.

En rueda de prensa, aseguró que hay un “fraude” en las peticiones de asilo, que se multiplicaron por diez en cinco años desde 2013 respecto del principal argumento para entrar a territorio norteamericano: el miedo por su vida. Nielsen explicó que el sistema migratorio de Estados Unidos obliga a dar asilo a quien dice que su vida corre peligro y que eso se usa como excusa para poder migrar.

La idea de Trump es que trabajen en forma conjunta Seguridad Nacional y el Departamento de Defensa junto a los estados fronterizos (California, Arizona, Nuevo México y Texas) en el despliegue de tropas, que se hará “tan rápidamente como sea posible”.

La funcionaria aprovechó para enviar un mensaje al Congreso: pidió cambios en las leyes migratorias (la Casa Blanca tiene en ciernes un proyecto de ley) y que gire los fondos necesarios para poder construir el muro. Hace dos semanas, Trump hizo un viaje relámpago a California, donde vio modelos de muro para edificar.

donald trump desplegara tropas en la frontera con mexico hasta que se construya el muro 1021x580

A su vez, el Fiscal General (ministro de Justicia), Jeff Sessions, vinculó la decisión presidencial con la caravana de migrantes centroamericanos que recorre México. “El presidente tenía claro que esta caravana debía detenerse antes de que llegara a nuestra frontera sur, y sus esfuerzos ahora parecen tener éxito”, afirmó.

Al otro lado de la frontera, el gobierno de Enrique Peña Nieto se manejó con cautela ante la noticia. El presidente dijo que “tendrá una posición” recién si se produce la movilización de tropas.

En los mismos términos se expresó el canciller Luis Videgaray, de visita en Washington en las horas previas al anuncio, quien tiene previsto reunirse con Jared Kushner, el yerno de Trump, para hablar de la relación bilateral

Mientras, el candidato de izquierda, Andrés López Obrador, habló en duros términos. “Si el señor Donald Trump hace eso, lo digo con todo respeto, nosotros en los 3185 kilómetros de frontera que tenemos con Estados Unidos vamos a hacer una manifestación, una cadena humana, todos vestidos de blanco pidiendo la paz y el progreso”, expresó el máximo favorito a hacerse con la presidencia en las elecciones de julio.

Trump desplegará a sus tropas en la frontera con México hasta que el muro esté construido

4551837El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este martes que desplegará a las tropas en la frontera con México y las mantendrá allí hasta que el muro esté construido, para garantizar la seguridad de la línea limítrofe, hacia donde ahora se dirige una caravana de más de mil inmigrantes centroamericanos.

“Vamos a proteger nuestra frontera con nuestros militares. Es un gran paso”, ha dicho en declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca, donde ha recibido a los líderes de Estonia, Letonia y Lituania. “No podemos tener gente llegando a nuestro país de forma ilegal, desapareciendo y sin comparecer ante los tribunales”, ha esgrimido, según Politico.

Este mismo martes, la Casa Blanca ha concretado que la estrategia de Trump para lidiar con la inmigración ilegal que llega a través de la frontera con México incluye la movilización de la Guardia Nacional.

El anuncio de Trump ha tenido lugar después de reunirse con el secretario de Defensa, James Mattis, el fiscal general del Estado, Jeff Sessions y otros altos cargos para abordar el tema migratorio ante la creciente crisis en la zona.

Los efectivos de la Guardia Nacional han sido utilizados durante los últimos años para desempeñar labores de Inteligencia y supervisión en la frontera.

“Hasta que no tengamos un muro y una seguridad apropiada, vamos a tener que defender la zona mediante el uso de militares”, ha aseverado el magnate neoyorquino durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, donde ha lamentado las “lamentables” leyes vigentes en el país.

Horas antes, Trump ha publicado una serie de ‘tweets’ en los que ha amenazado a México con dinamitar las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA o TLCAN) y con cortar “la ayuda exterior a Honduras y a los países que permitan” que la caravana continúe.

Trump ha reprochado a la anterior Administración de Barack Obama que, gracias a sus regulaciones migratorias, la frontera es tan débil que, si alcanza la línea limítrofe, será como si ésta no existiera. “Nuestras leyes son patéticas”, ha lamentado.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto ha contestado en un comunicado que “México no promueve la migración irregular” y ha recordado que esta ‘Viacrucis del Migrante’ se produce cada año desde 2010 para “llamar la atención sobre el fenómeno migratorio” y, como en ocasiones anteriores, las autoridades mexicanas han actuado “con estricto apego” a la ley.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia de Honduras, Ebal Díaz, ha expresado la “indignación” del Gobierno por lo que considera “una alusión injusta” a la nación centroamericana. “Honduras seguirá trabajando y creciendo con o sin el apoyo del presidente Trump”, ha aseverado.

Igual que Bush y Obama

No se trata de la primera vez que un presidente estadounidense despliega las tropas en la frontera con México para hacer frente a los problemas migratorios.

En 2006, el expresidente republicano George W. Bush anunció un plan para desplegar a unos 6.000 efectivos de la Guardia Nacional en las zonas fronterizas de los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas.

Cuatro años después, en 2010, el exdirigente Barack Obama, desplegó en la frontera con México 1.200 militares en el marco de un plan de unos 110 millones de dólares (98,5 millones de euros), según ha informado la cadena de noticias CNN. Las fuerzas fueron retiradas en 2012 y la supervisión de la zona pasó a realizarse de forma aérea.

Las operaciones de Bush y Obama supusieron un coste total de 1.300 millones de dólares (1.058 millones de euros). Las voces críticas con tales despliegues han alertado en reiteradas ocasiones de que éstas son costosas y resultan ineficientes. Los adeptos han indicado que las tropas ayudan a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

https://www.pagina12.com.ar/

http://www.eleconomista.es