Actualmente existe en el mundo una guerra entre los pocos lúcidos que quedan y el oscurantismo mental que se apodera de las sociedades. En el medio de esta guerra están los indiferentes, los incrédulos, los acomodados.

Son muchos los ejemplos. Comencemos por el caos que un grupo de camioneros y opositores a la vacunación y las medidas sanitarias en Ottawa están causando. El principal argumento para desencadenar semejante situación es la obligación de vacuna para aquellos que trabajan con los EEUU y tengan que pasar la frontera.

La inmensa mayoría de los camioneros, como el resto de la población canadiense, está vacunada.  Pero una minoría se niega a esta obligación. Grupos ligados a movimientos de extrema derecha, a QAnon, complotistas de todo tipo, anti sistema, anti Trudeau, etc.

Los habitantes de Ottawa están viviendo un verdadero infierno por absolutamente nada, porque en los Estados Unidos existe la misma obligación de vacuna para los camioneros. En resumen, los camioneros canadienses que no estén vacunados no podrán entrar en el país. Así que, aunque el gobierno Federal acabe con esta obligación, tendrán que confrontarse con la misma obligación del otro lado de la frontera.

¿Será que los camioneros canadienses paralizarán Washington y tratarán de invadir el Congreso estadounidense para exigiré la renuncia de Tudor y la abolición de las medidas sanitarias?

A parte de exigir la extinción de todas las medidas para combatir la epidemia, los manifestantes no presentan ninguna alternativa. Ninguna palabra sobre los muertos o la sobrecarga de los hospitales. Ninguna palabra sobre el sufrimiento de miles de familias que perdieron un ser querido, un amigo. No existen.  Son números inventados por el gobierno. Ninguna palabra sobre los trabajadores de la salud que hace dos años sufren una presión inmensa, fuera de las violencia e insultos.

Es tan grande el individualismo y el egoísmo que los torna ciegos al sufrimiento ajeno. Solamente les importa su pequeña verdad. Les arrancaron toda empatía hacia sus semejantes convenciéndoles que nada es verdad, que todo es mentira, que vivimos en una realidad artificial y que no se puede confiar en nadie. Hasta ese punto que este mundo enfermo ha llegado, creando verdaderos monstruos de alienación y fanatismo.

LIBERTAD

La extrema derecha utiliza la palabra Libertad para justificar todas sus ofensivas. La caravana que se dirige hacia Paris y luego pretenden ir hasta Bruselas al grito de Libertad Es sólo mas una muestra de la grave crisis que viven los franceses. Crisis de identidad, de democracia, económica agravada por la crisis sanitaria. Pero hemos visto que esta palabra es relativa según quien la utilice. Para la extrema derecha, toda la libertad para que eles cometan todo tipo de abuso e impongan regímenes autoritarios e intolerantes como en Rusia, Polonia, Brasil, Hungría… Con los argumentos de defensa de la civilización occidental cristiana, imponen la dictadura del pensamiento único, el de ellos, y todos los medios son aceptables; noticias falsas, mentiras, la división de la sociedad en lados irreconciliables, el odio, la discriminación, la represión, etc.… Ese fue el legado que Donal Trump dejó en USA. Un país aún más dividido, al borde de la guerra civil, con rencores irreconciliables debido a las mentiras difundidas por Trump y sus acólitos. En Brasil el discurso negacionista de Bolsonaro es responsable por la muerte de más de 630.000 brasileros y el retorno a más de mil muertes diarias. El 90% de los internados y muertos son persona no vacunadas.

Libertad va junto con responsabilidad. La libertad para sí mismo no vale nada cuando se vive en sociedad. La única forma de ser totalmente libre es viviendo en una cabaña en la cumbre de una montaña. La libertad de uno acaba cuando comienza la libertad del otro. Y este es un concepto que este movimiento es incapaz de entender. Ellos quieren imponer su libertad individual por encima de las libertades colectivas y de la protección de la población, sobre todo de los más frágiles sin importarse con las consecuencias.

LOS DESAFIOS

La pandemia colocó el mundo frente a un desafío extremo y la mayoría de la sociedad humana reaccionó de la peor forma posible. Los países ricos monopolizaron las vacunas mientras los países pobres eran abandonados al virus, sin la menor carga de conciencia a pesar de los discursos acalorados pidiendo solidariedad. Cuanta hipocresía. Cuanto cinismo. Los argumentos de que el Covid podría traer una nueva conciencia social, política y ecológica se desvanecieron en la férrea voluntad de los dirigentes mundiales en defender con uña y carne las “democracias oligárquicas y liberales” y el comportamiento de los complotistas y negacionistas que envenenaron el planeta con argumentos completamente idiotas, negando evidencias científicas y renegando la historia. ¿Qué seria del mundo si no existieran tratamientos contra la poliomielitis, la fiebre amarilla, la variola, la gripe y tantas otras enfermedades producidas por virus y bacterias? ¿Cuántos millones de personas no estarían muertas sin estas vacunas? Todo el mundo cuando nace ja recebe la tríplice. Y nunca nadie salió a manifestar ni paralizó el país conta la obligación de vacunarse contra estas enfermedades. ¿Entonces por qué ahora? ¿Por qué específicamente contra esta vacuna?

Existen varios argumentos para responder a esta pregunta. Uno de ellos es que es un movimiento deliberado de las elites capitalista y liberales para desviar la atención sobre la crisis climática y del sistema “democrático liberal”, que obliga el mundo a un cambio radical de dirección en los sistemas de producción, en las economías y en la repartición de las riquezas. Los que tienen no quieren repartir y quieren ganar aun más. Estos hacen parte del oscurantismo mental.

A pesar da la catástrofe climática, se sigue invirtiendo en petróleo y carbón. Australia no tiene la más mínima intención de cambiar su política sobre el carbón, menos aún China.

A pesar de la crisis que vive la humanidad, Putin en un discurso producto de un surto de exceso de testosterona amenaza el mundo con el holocausto atómico si la OTAN no se retira de los países satélites de la ex Unión Soviética, pasando encima de la soberanía de los checos, de los eslovacos, de los húngaros, de los poloneses y de los países bálticos que considera dentro de su esfera de influencia. Con este discurso Putin simplemente les niega toda y cualquier independencia y autonomía de poder decidir por ellos mismos sus alianzas. Un salto magistral a los años 50 y a la guerra fría.

La intención insana de Putin es reconstruir la ex Unión Soviética bajo la amenaza nuclear.

¿Qué hará Putin cuando el permafrost siberiano desaparezca liberando el mercurio, el metano y millones de virus y bacterias adormecidos hace siglos y que podrá diseminar la población rusa y mundial?  (1)     ¿ Mandará su ejército y sus tanques para resolver el problema, que de hecho ya está sucediendo y que si no se toman medidas urgentes en poco tiempo será comparable al apocalipsis nuclear ?

En cuanto el mundo se encuentra al límite de una extinción masiva, los coreanos se divierten lanzando misiles supersónicos únicamente para llamar la atención. Los chinos aumentan la represión y la infantilización de toda una población: Ustedes no piensen, papá Xi piensa por ustedes. Ustedes consuman, compren y no se ocupen de la política, el PCC se ocupa de todo. Y así continúan desapareciendo artistas, periodistas, deportistas, ciudadanos comunes, lanzadores de alerta, como fantasmas que nadie vio y nadie saben en donde están. Desmentidos patéticos de campeona de Tenis agredida sexualmente, violada, obligada a retractarse y decir que nada sucedió, que fue mal interpretada, el genocidio étnico de un pueblo y de una cultura, el imperialismo económico que se despliega como una neblina sobre el planeta sin que nadie, casi, se dé cuenta.

En Afganistán se decreta que la música es demoniaca, que las mujeres fueron creadas inferiores por Alah para servir al hombre, que son fuente de pecado y tentación y que deben vivir separadas e invisibles por la paz espiritual de una sociedad patriarcal y enferma de ignorancia.  Afganistán abandonado por la comunidad internacional, victima de la corrupción de sus dirigentes que huyeron cargando maletas de dinero y dejando su pueblo en manos de fanáticos extremistas que sueñan vivir como en el siglo VI amputando toda una generación de futuro y esperanza.

EL INFIERNO SON LOS OTROS

Podríamos seguir así mucho tiempo describiendo el infierno que el genero humano a construido para si durante siglos de guerras, genocidios, masacres. No existe un continente que esté a salvo del desequilibrio mental de la raza humana. La famosa inteligencia propia del género humano convierte toda invención en arma de destrucción masiva, las famosas redes sociales liberaron toda la estupidez de la humanidad convirtiéndose en una cloaca de insultos, amenazas, ideas extremistas, teorías absurdas. Tik Tok, Instagram, Facebook son una vitrina de egocentrismo y exhibicionismo inventando una realidad paralela más parecida con un cuento de hadas que en nada corresponde con el mundo concreto. La internet que podría ser una fuente infinita de conocimiento se ha convertido en una plataforma de desinformación, de trasmisión de imágenes aberrantes, vehículo de grupos fundamentalistas que exhiben con orgullo decapitaciones y flagelaciones.

A pesar de todo no tenemos el derecho de renunciar a la humanidad, por nuestros hijos. Tenemos que combatir con todas nuestras fuerzas los hostes del oscurantismo, de la ignorancia, del egoísmo y del individualismo. Tenemos que pensar que las nuevas generaciones tienen derecho a un futuro y que tomarán mejores decisiones que nosotros y que permitirán que el mundo sea salvo de la destrucción y que podrán construir sociedades que vivan en paz, solidarias y fraternas. Que la guerra no sea más que una pesadilla del pasado, fruto de la ignorancia y falta de madurez del genero humano. No tenemos el derecho de perder la esperanza. La lucha es enorme y amarga, pero cada vez que veo la luz en la mirada de mi hija y la confianza en la sonrisa de mi nieto, me digo que todo el sufrimiento no es nada comparado con la ardua tarea de construir un futuro para ellos.

Alfonso Vásquez Unternährer

1)

Editorial, febrero 2021 www.hwbdolatino.ch