Por Martin Montiel

 

Escribir su diario es quizá necesario para conservar los futuros recuerdos. Pero, cuando el objetivo es contar los horrores de la guerra se necesita un gran cuaderno.

Le Grand Cahier (1986), libro que permitiría a Agota Kristof entrar en lista de los grandes escritores de la lengua francesa del siglo XX, relata la historia de dos hermanos gemelos de 13 años, durante la ocupación alemana en Hungría. Luego de habérselos encargado a su abuela, el padre les encomendó anotar en un Gran Cuaderno que les ofreció, todo lo que les sucediera durante el tiempo que estarían separados de él y su madre.

En 2013, el director húngaro János Szász, llevó esta obra a la pantalla bajo el título de “A Nagy füzet”. Su osadía intelectual le permitió ganar el Globo de Cristal, máxima distinción del Festival Internacional “Karlovy Vary” del cine checo. János Szász, quizás jamás pensó que su película tendría tanto éxito como la obra original.

Le Grand Cahier - grandmère et petits filsUno de sus méritos como director de esta película, consiste en haber creado una especie de gran retrato en movimiento de la obra original de la escritora húngaro-suiza. Los protagonistas principales, los gemelos Claus y Lucas, provocan en el espectador una sensación de impotencia, al verlos infligirse golpes, que según ellos “son un ejercicio para volverse insensibles al dolor” motivado por la separación de sus padres y la crueldad del entorno donde se encuentran.

El Gran Cuaderno, en su versión española, traducido también a otros 32 idiomas, es el primer libro de una trilogía, donde el segundo se llama “La Prueba” publicado en 1988 y “La tercera mentira” en 1992.

János Szász, quien también es profesor de la Escuela Superior de Arte Dramático y de la Cinematografía de Budapest, a la manera de un ilusionista, nos habla de un tema que es apenas visible en la película. Se trata de la segunda guerra mundial que arrebató la vida a entre 60 y 80 millones de personas, de las cuales el 58% fueron civiles. Janos Szasz - au Grutli MM

En la película, las escenas de guerra están ausentes, apenas se logra ver la sombra de los aviones bombarderos, de un tanque militar y la marcha de algunas personas condenadas al exterminio por sus creencias religiosas.

El director húngaro parece dejarnos la libertad, a lo mejor por respeto a nuestra inteligencia, de ver los estragos que provoca la guerra; las heridas que sangran hacia el interior y las cicatrices que marcan el corazón de los dos pre-adolescentes, que logran sobrevivir, pero que sus emociones y sentimientos parecen haber reventado con el estallido de las bombas.

Polémica en Francia en torno al “Grand Cahier”

La película, disponible en las salas cine francés desde el 19 de marzo de este año, seguramente hará que los franceses recuerden un escándalo relacionado con la pedofilia, que surgiera 14 años después de la publicación del libro.

En noviembre del año 2000, en la comuna de Abbeville, región de la Picardie francesa, un grupo de policías se introdujo en una escuela para llevarse a un enseñante, quien supuestamente estaba proponiendo “lecturas pornográficas” a sus alumnos.

László et András Gyémánt - Claus et Lucas - Le Grand CahierEn realidad, se trataba de la lectura del Grand Cahier de Agota Kristof, libro que por su valor literario había sido integrado al programa de estudios.  La intervención inmediata de un grupo de intelectuales y de otros enseñantes, hizo posible la liberación del infortunado profesor, que intentaba probablemente explicar en qué consistía el valor de esa obra.

Ciertamente, si el libro contiene algunos pasajes crudos, en los cuales la escritora “llama a las cosas por su nombre”, Agota jamás pensó que en la Francia católica, algunos atribuirían un sentido obsceno a su escritura, llegando hasta generar un escándalo sexual.