Embajada de Venezuela en Lima, Perú

Un grupo de 90 venezolanos que había migrado a Perú arribó el sábado a Caracas luego de solicitar ser incorporados a un plan de retorno al país petrolero, promovido por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ante la ola de ciudadanos que se han ido en busca de mejores condiciones dada la crisis económica.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, informó que el puente aéreo que forma parte de un “plan vuelta a la patria” seguirá activo en varias naciones de la región, pero no dio detalles.

La gobernación del estado Bolívar, en el sur de Venezuela, informó el sábado que está recibiendo venezolanos provenientes de Brasil. Otro grupo llegó desde Ecuador el miércoles.

La migración hacia países vecinos aumentó en los últimos meses en medio de una severa crisis económica e hiperinflación. Unos 420.000 venezolanos están en Perú, cuatro veces más que el año pasado, según cifras de la oficina de migraciones peruana.

“Es bastante difícil, es bastante difícil la situación, no es como lo pintan, no hay país como Venezuela (…) Esto es un aprendizaje”, dijo Isbelis Herrera desde Lima en un video que colgó la cancillería venezolana en su cuenta en la red social Twitter.

El Ministerio de Relaciones Exteriores precisó que el grupo está integrado por 58 mujeres, 32 hombres y 10 niños.

“Me voy (a Venezuela) por propia voluntad, a mí nadie me está obligando, pagando para irme”, dijo a Reuters Endrí Avendaño, un técnico médico de 30 años, mientras esperaba en Lima para abordar el avión que lo llevaría de regreso a su país.

El multicanal estatal Telesur, citando a autoridades, dijo que 1.695 venezolanos han retornado. En los próximos días se harán nuevos viajes para repatriar a venezolanos desde Colombia y Ecuador.

La cancillería de Venezuela mostró imágenes de los ciudadanos en la cabina de un avión y cuando arribaron al aeropuerto internacional de Maiquetía.

“Así fue la salida del vuelo que trajo a su país, desde Perú, a 90 venezolanos que solicitaron a las autoridades venezolanas facilitar su retorno. Emociones encontradas luego de ver sus expectativas no cumplidas en el país andino”, tuiteó la cancillería en su cuenta oficial de la red social.

Maduro dijo que cientos de venezolanos fueron víctimas de una “operación psicológica” para salir del país.

Adversarios del Gobierno han calificado el puente aéreo como un “show”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, anunció esta semana la creación de un “Grupo de Trabajo” para analizar el flujo migratorio de Venezuela “más a fondo”.

Varios países latinoamericanos se reunieron a inicios de esta semana y solicitaron ayuda financiera y cooperación técnica internacional para atender a miles de migrantes venezolanos que han desbordado los sistemas de atención humanitaria.

Gobierno de Venezuela modifica normas para flexibilizar control de cambios

El Gobierno de Venezuela publicó el sábado un nuevo convenio cambiario que autoriza la compra y venta de dólares en bancos y casas de cambio a una tasa “fluctuante” que marcará el Banco Central, en un nuevo intento por flexibilizar el estricto control de cambios vigente desde hace 15 años.

El Gobierno, que dejó de vender divisas a los privados este año en medio de una severa crisis económica, impulsa las modificaciones en medio de un plan para sacar al país de la recesión e hiperinflación y tras inútiles esfuerzos por captar millones de dólares que venezolanos en el extranjero están enviando a sus familias.

Según el texto publicado en la gaceta oficial extraordinaria número 6.405, de fecha 7 de septiembre, el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Ministerio de Finanzas desplegarán acciones para “procurar el debido equilibrio del sistema cambiario”.

Si bien las nuevas normas buscan “la libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional”, según dice el texto, el Banco Central regulará el mercado donde se podrán transar las divisas y las personas podrán comprar a una tasa que a diario aprobará el instituto emisor. Las ventas de divisas al menudeo también se harán a esa tasa.

El convenio señala que el Banco Central publicará en su página de internet el tipo de cambio promedio ponderado de las operaciones transadas en el Sistema de Mercado Cambiario y que fluctuará de acuerdo con la oferta y demanda de las personas naturales y jurídicas.

El BCV se reserva el derecho de comprar las divisas que se oferten a esa tasa, según indica el texto.

Analistas afirman que es un error usar el término de “libre convertibilidad” como está escrito en el artículo 1 del convenio cambiario, dado que se mantienen restricciones y con un precio establecido por el Estado venezolano.

“El control de cambios se mantiene, aunque más flexible” dijo el economista y director de la firma Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros. “Es el intento más serio de liberar el control de cambios desde 2003 ( …) el tema está (en) cómo en la práctica van a estructurar el mercado”, comentó el exfuncionario del Banco Central y diputado opositor José Guerra.

En el convenio, el Gobierno exige a quienes compren divisas mostrar “el destino lícito” de esos recursos y todas las operaciones deben ser reportadas al Banco Central. También señala que el emisor centralizará la compra y venta de divisas provenientes del sector público y de la actividad exportadora.

“Las monedas extranjeras originadas por concepto de exportaciones de hidrocarburos, incluidos los hidrocarburos gaseosos y otros, serán de venta obligatoria al Banco Central de Venezuela”, se lee en el decreto.

No quedó inmediatamente claro si el Gobierno mantiene la vigencia del Dicom, un mecanismo estatal que fija a diario un tipo de cambio que se ubica hasta 30 veces por debajo de otra cotización de un mercado paralelo que la mayoría usa como referencia, pero criminalizado por las autoridades.

“Las reglas del juego están claras, aquellas personas, empresas que decidan seguir alimentando al mercado criminal están trabajando en la sombra y están trabajando además con un gran riesgo financiero, riesgo legal”, declaró el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, al anunciar la nueva norma.

El Gobierno relanzó en agosto el Dicom, luego de anunciar una devaluación de un 96 por ciento como parte de un plan económico, y llamó a los privados a colocar dólares en el esquema.

Analistas y críticos señalan que el férreo control de cambio causó serias distorsiones en la economía y llevó al país a una profunda recesión con hiperinflación.

Pero el Gobierno del presidente Nicolás Maduro dice que es víctima de una denominada “guerra económica” en su contra, liderada por la oposición con la ayuda de Washington.

Gobierno de Venezuela ratifica a presidente de PDVSA, suma a funcionario sancionado por EEUU

El Gobierno de Venezuela ratificó nuevamente al jefe de la estatal PDVSA, el mayor general Manuel Quevedo, y agregó como director externo al vicepresidente de Economía y ministro, Tareck El Aissami, un funcionario sancionado por Estados Unidos.

El Aissami, incluido por Estados Unidos en una lista negra por narcotráfico y quien dirigió la comisión para renegociar la deuda externa del país y de PDVSA, se incorpora días después de que se ordenara la reorganización de la estatal petrolera.

Según el decreto 3.608 publicado en la gaceta oficial 6.405 que circuló el sábado, quedaron ratificados los vicepresidentes de exploración y producción, Nelson Ferrer; de Refinación, Guillermo Blanco; de Comercio y Suministro, Fernando De Quintal; de Gas, Nemrod Contreras; de Finanzas, Iris Medina; de Asuntos Internacionales, Marcos Rojas; y de Planificación, Miguel Quintana.

Los otros cinco directores externos se mantuvieron en sus puestos, incluido el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, también sancionado por Estados Unidos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, otorgó en abril amplios poderes al presidente de la estatal petrolera para efectuar cambios en la industria de los hidrocarburos y en las contrataciones, en un intento por lograr un “aumento de las capacidades productivas”.

El Gobierno firmó recientemente unos acuerdos con empresas locales y una de China, con lo que busca recuperar sus niveles de producción, que se ubicó en 1,4 millones de barriles por día (bpd) en julio, de acuerdo con las últimas cifras reportadas a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La producción petrolera de Venezuela, fuente esencial de ingresos para el país, ha caído en 2018 año a mínimos en 60 años a raíz de la desinversión, recesión e hiperinflación que afectan a su economía. El Gobierno también atribuye el declive a las sanciones de Estados Unidos.

 https://lta.reuters.com/