Embajador Jorge Valero: “Bolívar se adelantó a su tiempo al sentar las bases de una doctrina política que legaría a la posteridad acendrados valores humanistas”, afirmó el embajador Jorge Valero, durante el acto celebratorio del Día Nacional de Venezuela, realizado este miércoles en Ginebra, Suiza.

Ante la nutrida concurrencia de diplomáticos de diferentes continentes, Valero, quien también es historiador, hizo un recuento del proceso político que dio lugar a la emancipación de nuestro país.

En su discurso expresó que, al invocar “la voluntad y autoridad del soberano”, nuestros libertadores declararon solemnemente “que las Provincias Unidas serían Estados libres e independientes, absueltos de toda sumisión y coloniaje”.

El Representante Permanente venezolano ante la ONU Ginebra manifestó que aquellos luchadores por la libertad llamaban a recobrar la dignidad natural, haciendo uso de los imprescriptibles derechos que tienen los pueblos a construir su propio destino.

Se refirió al “universo de razones” que alimentara la gesta independentista y que hoy inspira el accionar digno y humanista del pueblo de Bolívar.

“En este nuevo aniversario de la independencia, nuestro pueblo construye la Patria que soñaron los libertadores”, señaló.

Sentenció que el credo bolivariano está vigente: “Esta gesta ilumina el camino de la redención humana que ha prefigurado la Revolución Bolivariana, en este tiempo histórico”.

“Bolívar, con su ceño quijotesco nutrido por la filosofía de la Ilustración, diseñó el proyecto político más ambicioso de su tiempo”, destacó.

Añadió que el Libertador “es guía tutelar de la nación de naciones que construimos, para bienaventuranza de todas las criaturas talladas por Dios”.

Recalcó que la Constitución de 1999 representa hoy la continuación del ideario bolivariano, pues contiene los fundamentos políticos y filosóficos de la nueva República, orientados a la creación de un Estado social, de derecho y de justicia.

El reto: consolidar la independencia

El embajador Valero aludió a las recientes palabras del Presidente Nicolás Maduro Moros, quien expresara que Venezuela tiene un gran reto: consolidar la independencia y la soberanía de la patria cuando se intenta, con villanía neocolonial, erosionar las bases de la democracia venezolana.

Los concurrentes al evento aniversario, realizado en la Residencia Oficial de Venezuela, en Ginebra, compartieron en un ambiente de fraternidad, comidas y bebidas venezolanas, y disfrutaron de la excelente presentación del cuarteto de cuerdas “Eternum”, integrado por jóvenes virtuosos, que ofreció un variado repertorio de música latinoamericana y caribeña.

Embajadorees presente : Jordania, Rusia, China, España, Vietnam, Bielorrusia, Pakistán, India, Sri Lanka, Uruguay, Brasil , Perú, Nicaragua, República Dominicana, Cuba, Ecuador, Nicaragua , Bahamas, Honduras, Bolivia, Paraguay, Chile, Angola, Zimbawe, Mali, Myanmar, Siria, Irak, Turmenistán, Palestina, Ghana, México, Barbados, Italia,entre otros..

 

PALABRAS DEL EMBAJADOR JORGE VALERO, RERESENTANTE PERMANENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA ANTE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS Y DEMÁS ORGANISMOS INTERNACIONALES CON SEDE EN GINEBRA, SUIZA, CON MOTIVO DEL DÍA DE LA INDEPENDENCIA

 

Residencia Oficial de Venezuela,
Ginebra, miércoles 8 de julio de 2015.

Patriotas que conformaban la “Confederación Americana de Venezuela en el continente meridional” proclamaron, el 5 de julio de 1811, la emancipación de nuestra Patria.

El “universo de razones” que alimentaba su gesta libertaria, quedó plasmado en el Acta Solemne de Independencia.

Deploraban los precursores de nuestra nación la conducta de los gobernantes metropolitanos que oprimían y mancillaban a los habitantes del terruño.

Aquellos luchadores por la libertad llamaban a recobrar la dignidad natural, haciendo uso de los imprescriptibles derechos que tienen los pueblos a construir su propio destino.

Invocando la voluntad y autoridad del pueblo soberano, declararon solemnemente al mundo que las Provincias Unidas serían -desde ese día- Estados libres e independientes, absueltos de toda sumisión y coloniaje.

En su enjundioso libro En busca de Bolívar, el escritor neogranadino William Ospina dibuja el panorama reinante en los prolegómenos de la gesta independentista.

Expresa que Bolívar es parto de la revolución, pues -dice- “creció expuesto a sus fuegos”.

Nuestro Libertador sintetiza el ideario emancipatorio heredado de revoluciones pretéritas: Rousseau, Diderot, Voltaire, Spinoza y Montesquieu agitaban su pensamiento.

Bolívar, con su seño quijotesco nutrido por la filosofía de la Ilustración, había diseñado el proyecto político más ambicioso que humano alguno hubiera imaginado en su tiempo.

Bolívar emergía de una Tierra de Gracia poblada por ríos desde donde se mudaban encantos; montañas habitadas por osos frontinos que cantaban con don de Pitijok; serpientes danzarinas ebrias de amor; jardines de acrisolada magnificencia.

¡Toda una constelación de los prodigios que el divino creador regalara a nuestros ancestros y que los chamanes, con su arte, anunciaban como restauración de la Pacha Mama!

El joven Bolívar, a la sazón venteañero, tuvo la dicha de conocer en París, en casa de su prima Fanny, al gran naturalista alemán Alejandro de Humboldt, quien, con lumbre de sabio le dijo: “Su país está maduro para la independencia, pero yo francamente no veo quién podría encargarse de dirigir esa empresa”.

Y Bonpland, quien había acompañado a Humboldt en sus correrías y estaba presente en ese encuentro, sentenció: “Las mismas revoluciones producen grandes hombres dignos de realizarlas”.

La historia se encargaría de reafirmar el sentido premonitorio de esas sapientes palabras, en torno al futuro de nuestras tierras equinocciales, que el genio americano haría realidad.

A los patriotas correspondería continuar los procesos de libertad, iniciados en Filadelfia en 1775 y París en 1789, con sus proclamas sobre los Derechos del Hombre.

Francisco de Miranda, el Precursor, había propagado en Hispanoamérica la revolucionaria “Carta a los españoles americanos” del Padre jesuita Juan Pablo Viscardo y Guzmán.

Bolívar, a su vez, había atesorado los aportes político-filosóficos de la Ilustración, y estaba familiarizado con las teorías de los derechos naturales y el contrato social.

Pero Bolívar, como expresó el reputado académico británico John Lynch- “(…) no era un esclavo de los ejemplos de Francia y Norteamérica. Su revolución fue única, y, al desarrollar sus ideas y políticas, no se preocupó por imitar los modelos del mundo occidental, sino por responder a las necesidades de su propia América”.

Bolívar se adelantó a su tiempo al sentar las bases de una doctrina política que legaría a la posteridad acendrados valores humanistas.

El Libertador asumía una concepción vanguardista en materia de derechos humanos. Sus ideas coinciden con los principios reconocidos universalmente en nuestro tiempo, como derechos fundamentales del hombre. Él sostenía que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derecho”.

El credo bolivariano está aún vigente. Sus ideales reafirman que la observancia de los derechos humanos pavimenta el camino para alcanzar una sociedad reconciliada consigo misma y con la naturaleza.

Pablo Neruda profetizó que Bolívar “despierta cada cien años cuando despierta el pueblo”. Rodó lo dibuja como “grande en el pensamiento y en la acción”. Y Unamuno expresó que sin Bolívar “la humanidad hubiera quedado incompleta”.

Bolívar es guía tutelar de la nación de naciones que construimos, para bienaventuranza de todas las criaturas talladas por Dios.

La Constitución venezolana de 1999 representa la continuación del ideario bolivariano, en este nuevo tiempo histórico. Están allí los fundamentos políticos y filosóficos de la nueva República, orientados a la creación de un Estado social, de derecho y de justicia.

Como ha dicho el Presidente Nicolás Maduro Moros, Venezuela tiene en este momento un gran reto: consolidar la independencia y la soberanía de la patria cuando se intenta socavar infructuosamente las bases de la Revolución Bolivariana.

En este nuevo aniversario de nuestra Independencia, el pueblo venezolano construye la Patria que soñaron nuestros libertadores. Esta gesta ilumina el camino de la redención humana que ha prefigurado la Revolución Bolivariana, en este tiempo histórico.

Lenín Pérez Rangel
Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela
ONU- Ginebra

Galeria de fotos:

foto 32 400foto 1 embajador jorge valero 400foto 42 400valero i 400foto 52 400